Actualizado: 22/11/2019 16:09
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

CPJ

El CPJ advierte que La Habana puede dificultar la cobertura internacional de la muerte de Castro

'El gobierno cubano intenta controlar todo lo que se dice, y lo que no le gusta, lo restringe', dijo Carlos Lauría, coordinador del Programa de las Américas de la organización.

Enviar Imprimir

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) advirtió este martes que la no renovación de credenciales a periodistas extranjeros que trabajaban en Cuba podría "obstaculizar la cobertura internacional" de acontecimientos históricos como la muerte de Fidel Castro o el cambio de régimen en la Isla, informó Europa Press.

En los últimos días de febrero, el gobierno cubano comunicó a los corresponsales Stephen Gibbs, de la BBC en inglés; Gary Marx, del diario estadounidense Chicago Tribune, y César González-Calero, del periódico El Universal, de México, que no les reacreditaría para trabajar en Cuba por considerar sus despachos "negativos"

"El gobierno cubano intenta controlar todo lo que se dice, y lo que no le gusta, lo restringe", dijo este martes en Madrid Carlos Lauría, coordinador del Programa de las Américas del CPJ.

Lauría recordó que este mes "se cumplen cuatro años de la embestida contra la prensa" en Cuba, en referencia a la oleada represiva que llevó a 75 disidentes a la cárcel, entre ellos 26 periodistas independientes.

La Isla es el segundo país con más periodistas encarcelados, sólo superada por China, indicó Lauría, y "aunque algunos han sido liberados, aún quedan 24" entre rejas.

El Comité para la Protección de los Periodistas presentó un informe anual titulado Ataques a la prensa, en el que denunció que "la impunidad es una luz verde" para quienes perpetran agresiones contra los informadores, y un mal que se ha convertido en la tónica de países como México, Colombia, Filipinas o incluso Estados Unidos.

En cuanto a este último, señaló el CPJ, se dieron en 2006 casos de "tácticas agresivas" contra la prensa por hacer ejercicio de derechos como no revelar las fuentes. "Después de haber acaparado el panorama sobre la libertad de prensa durante más de dos años", Estados Unidos tiene ahora "tres encarcelados, entre ellos un blogger (Joshua Wolf) por no entregar una cinta de una manifestación"; un corresponsal de Al Jazira que permanece en Guantánamo desde 2001 sin que se le haya imputado ningún cargo, y un Premio Pulitzer, Bilal Hussein, detenido desde abril de 2006 porque, según el Ejército, tiene relaciones con la insurgencia iraquí, dijo la organización.

El director ejecutivo del Comité, Joel Simon, y el coordinador del Programa de las Américas recordaron que 2006 fue uno de los años más sangrientos de la historia para la prensa (fallecieron 55 periodistas y 134 fueron detenidos).

Respecto a América Latina, Lauría dijo que "el avance de la democracia no se traduce en una mejora de las condiciones de la prensa".

Según Joel Simon, esto se debe a que algunos líderes elegidos democráticamente "no respetan las instituciones democráticas" y, por tanto, "desconfían" de quienes deben su poder a las mismas, como los periodistas.

En Venezuela, por ejemplo, el gobierno "ha implementado medidas como la Ley de Responsabilidad Social y modificaciones legales que dificultan la labor de la prensa" independiente. Es el caso de la Radio Caracas Televisión, crítica con el presidente Chávez, y a la que el mandatario ya ha anunciado que no renovará la licencia.

En Colombia, donde han muerto 39 periodistas en los últimos 15 años, "la tendencia es a la baja", apuntó Lauría.

En otros sitios del mundo, como Irak, han muerto 92 periodistas desde la invasión estadounidense en 2003, y 32 de ellos sólo el pasado año. EL CPJ denunció que la situación evidencia que "los informadores que antes podían llegar a una zona de guerra y tener paso libre ya no pueden esperar eso". Ahora ya "no mueren en combate", sino que son asesinados "a la puerta de sus casas", dijo.

Simon calificó la situación de "sumamente alarmante" porque "no se sabe lo que está pasando allí, ya que los periodistas no pueden moverse" para relacionarse con el pueblo y conocer distintos puntos de vista. Esto provoca un absoluto "vacío de información" respecto al conflicto, ya que "no se conocen las condiciones del país, ni se sabe qué quieren los iraquíes".

En cuanto a China, el CPJ dijo que, pese a los amagos de apertura económica y el hecho de que acogerá las próximas olimpiadas, "es el país con más periodistas encarcelados (31)" y está poniendo en práctica una política "alarmante" de censura en Internet, con un concepto que podrían acabar aplicando otros países: "permito usar la Red porque lo controlo todo".

Según el Comité, en China hay 16.000 personas monitorizando la web permanentemente.