Actualizado: 14/10/2019 9:31
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

corresponsales extranjeros, censura

La Habana dice que la retirada de credenciales a tres corresponsales extranjeros es 'irrevocable'

El CPI se encuentra en proceso de reacreditación de los periodistas extranjeros. Varios medios de prensa tienen pendiente aún la renovación de sus credenciales.

Enviar Imprimir

Funcionarios del Centro de Prensa Internacional (CPI) dijeron este viernes que la decisión de no renovar las acreditaciones para trabajar en Cuba a tres corresponsales extranjeros es "irrevocable", informó EFE.

Según fuentes citadas por la agencia, al CPI (organismo de la cancillería encargado de las relaciones con los periodistas extranjeros en la Isla) "le tienen sin cuidado" las protestas de varias organizaciones internacionales de defensa de la libertad de prensa por la retirada de credenciales a los corresponsales Stephen Gibbs, de la BBC en inglés; Gary Marx, del diario estadounidense Chicago Tribune, y César González-Calero, del periódico El Universal, de México.

"Consideramos que estos casos no se ajustaban a la objetividad en sus despachos", dijo a la AFP el director del CPI, José Luis Ponce.

"No es una expulsión a los medios de prensa ni mucho menos, ni se trata siquiera de una expulsión (a los periodistas), la palabra expulsión es una exageración en todas estas cosas. Sencilla y llanamente se le retiró la credencial de prensa", añadió.

El CPI se encuentra en proceso de reacreditación de los periodistas extranjeros. Varios medios de prensa tienen pendiente aún la renovación de sus credenciales.

"No se ha terminado todavía la reacreditación, la reacreditación sigue la semana próxima. Hemos estado haciéndolo poco a poco", dijo Ponce al respecto.

Las autoridades cubanas actualizaron en diciembre pasado el reglamento de trabajo para la prensa extranjera acreditada en la Isla.

Ese texto, de 11 páginas, estipula que "el CPI puede suspender temporalmente o retirar definitivamente la acreditación temporal o permanente" de un periodista, sobre todo "cuando considere que faltó a la ética periodística y/o a la objetividad en sus envíos".

Las fuentes citadas por EFE dijeron que el gobierno cubano "tiene el derecho soberano de tomar decisiones de este tipo y no se cuestiona la soberanía del país".

Aunque una medida como esta no se aplicaba desde hace años, las fuentes negaron que esté relacionada con el momento político que vive la Isla, bajo el gobierno provisional de Raúl Castro, ministro de las Fuerzas Armadas.

El corresponsal del servicio en inglés de la BBC, Stephen Gibbs, de 39 años, reportaba sobre Cuba desde octubre de 2002. Fue notificado de que debía cesar sus actividades a la espera de que su medio designe un nuevo corresponsal.

"La BBC está discutiendo con las autoridades de La Habana sobre el estatuto de su corresponsal tras la retirada de la acreditación. El resultado de estas discusiones depende de Cuba. Steve Gibbs no fue expulsado", declaró a la AFP un portavoz del medio británico en Londres.

El corresponsal del servicio en español de la BBC, Fernando Ravsberg, pudo renovar su acreditación.

A Gary Marx, de 50 años, periodista del Chicago Tribune en Cuba desde 2002, las autoridades le dijeron que "ya había estado suficiente tiempo" en el país y que sus artículos eran "negativos". Él y su familia tienen 90 días para abandonar la Isla.

César González-Calero, 41 años y nacionalidad española, era corresponsal de El Universal desde abril de 2003.

"La explicación fue que la manera de abordar la situación cubana no fue la que mejor convenía al gobierno cubano", declaró el periodista, citado por su diario.

Las autoridades cubanas ordenaron a González-Calero no escribir a partir del 28 de febrero.

Defensores de la libertad de prensa condenan la decisión de las autoridades cubanas

Las organizaciones Reporteros Sin Fronteras (RSF) y Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) protestaron este viernes por la retirada de credenciales a los tres corresponsales extranjeros en La Habana.

"Cuando las autoridades no reprimen a los periodistas cubanos independientes se dedican a atacar a los corresponsales extranjeros", declaró RSF en un comunicado.

"Está muy clara la razón de estas expulsiones: al régimen cubano le cuesta mucho entender que la prensa no es un instrumento de propaganda. El régimen debe saber que la prensa extranjera, como tampoco la prensa de la Isla, no está allí para gustar al gobierno", agregó.

Por su parte, el CPJ dijo estar "consternado por la decisión del gobierno cubano de prohibir el trabajo" de respetados periodistas al decidir no renovarle sus visas.

"La decisión es en clara represalia al trabajo independiente" de los corresponsales. "Instamos al gobierno cubano a revisar su decisión y permitir que los periodistas puedan cumplir con su labor informativa desde Cuba", dijo Carlos Lauria, coordinador del programa de las Américas del Comité.

La SIP condenó la suspensión de visas periodísticas y expresó que representa "una abusiva represalia y otra manifestación del manejo arbitrario de la libertad de expresión y de prensa en ese país".

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Gonzalo Marroquín, dijo que las acciones del gobierno cubano "ignoran totalmente convenciones y tratados internacionales relativos a la libertad de expresión", y "provocan un efecto contrario ante la comunidad internacional que observa con interés lo que allí sucede".

Marroquín exhortó al gobierno a "considerar con detenimiento las terribles consecuencias de su política arbitraria y excluyente", y aprovechó para reiterar el pedido de la SIP de que sean puestos en libertad "26 periodistas cubanos encarcelados por ejercer su derecho a la libertad de prensa".