Actualizado: 21/10/2019 9:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

corresponsales, El Universal, BBC, Chicago Tribune, censura

El gobierno retira la acreditación a tres corresponsales extranjeros

La Habana retiró el permiso para ejercer en la Isla a reporteros del diario mexicano 'El Universal', el estadounidense 'Chicago Tribune', y la cadena británica BBC.

Enviar Imprimir

El gobierno cubano decidió retirar la acreditación para ejercer el periodismo en la Isla a tres corresponsales extranjeros, por considerar sus trabajos "negativos".

El Centro de Prensa Internacional (CPI), organismo que se encarga de las relaciones con la prensa extranjera, comunicó a los corresponsales del diario mexicano El Universal, César González-Calero; el estadounidense Chicago Tribune, Gary Marx, y la británica BBC, Stephen Gibbs, que sus permisos de trabajo no serán renovados.

De acuerdo con El Universal, originalmente se había decidido cerrar la acreditación a periodistas de los medios británicos BBC y Reuters, el Chicago Tribune, el periódico español El País, la agencia francesa AFP y el diario mexicano, pero al final solamente se les negó la renovación a los tres corresponsales mencionados.

El CPI dijo a González-Calero, que su "forma de enfocar la situación cubana no es la que más le conviene al gobierno" de Fidel Castro, informó El Universal .

"Para nosotros es una expulsión técnica la de nuestro corresponsal", declaró Roberto Rock, vicepresidente y director general editorial del diario.

"Es un atentado a la libertad de prensa", agregó.

Más tarde, en declaraciones a la cadena CNN, Rock consideró que la medida parecía tener el objetivo de inhibir las coberturas periodísticas en la Isla. Es una señal que se manda a un medio de Estados Unidos, otro en Europa y otro en América Latina, opinó.

El diario envío este jueves una nota de protesta oficial al gobierno cubano, a través de la Embajada de Cuba en México.

González-Calero, de nacionalidad española, era corresponsal en La Habana desde abril de 2003. Las autoridades cubanas le notificaron que a partir del 28 de febrero su categoría migratoria pasa a ser la de "acompañante", ya que su esposa, periodista de la agencia española EFE, tiene permiso de trabajo en la Isla.

"No refutaron ni una sola de mis informaciones sobre Cuba en cuanto a errores de contenido o de datos", dijo tras conocer la retirada de su acreditación.

Entre los argumentos esgrimidos por el CPI figuran también los de "informaciones no balanceadas, falta de objetividad y publicación de artículos contra Cuba", agregó.

"Le prohíben escribir a él (González-Calero) y a los colegas de la BBC y del Chicago Tribune por ser buenos periodistas", dijo El Universal en un editorial publicado este viernes.

"El trabajo del colega español González-Calero (…) en ningún momento se ha apartado de la ética periodística, no ha calumniado a ningún individuo o institución cubana, menos aún pudo señalarse que hubiera cometido errores factuales", añadió.

El diario afirmó que "la decisión de las autoridades cubanas se recibe en un momento especialmente delicado, cuando se ha estado hablando de crear condiciones para que los gobiernos de México y La Habana se reencuentren y restablezcan a plenitud las relaciones diplomáticas mermadas en los últimos 10 años".

" El Universal rechaza la medida en contra de un periodista de esta casa y se niega a someterse a moldes establecidos desde cualquier gobierno para sus coberturas internacionales", declaró el periódico en su editorial.

"A nivel gremial, acciones como la que comentamos sólo refuerzan nuestra convicción de que es necesario seguir pugnando, a nivel regional e internacional, por un marco jurídico compartido, para defender las libertades más elementales del hombre, entre ellas la de expresarse libremente y sin cortapisas", advirtió.

En el caso del corresponsal del Chicago Tribune, Gary Marx, las autoridades cubanas consideraron que sus crónicas eran demasiado "negativas", según AFP.

Marx, quien reportaba desde La Habana desde 2002, fue informado el miércoles de que sus credenciales de prensa no serían renovadas y él y su familia debían abandonar Cuba en el plazo de 90 días, informó el diario estadounidense.

"Dijeron que ya había estado suficiente tiempo aquí y que sentían que mi trabajo era negativo", declaró Marx al Chicago Tribune. "No citaron ningún ejemplo", agregó.

"Estamos muy decepcionados y preocupados por la noticia de que el gobierno cubano ha decidido no renovar las credenciales de nuestro corresponsal y que le ha pedido a él y a su familia que abandonen la Isla", dijo George de Lama, editor ejecutivo de información del diario.

"Gary Marx es un periodista veterano y experimentado que ha suministrado a nuestros lectores una cobertura precisa, incisiva y perspicaz desde Cuba, trabajando a veces en condiciones difíciles", agregó.

Funcionarios cubanos dijeron a Marx que darían la bienvenida a una solicitud de acreditación para un nuevo corresponsal del Chicago Tribune.

Pero el diario afirmó que tal solicitud llevaría tiempo y que el gobierno cubano exigía ahora que las acreditaciones fueran renovadas cada treinta días.