Actualizado: 19/10/2017 11:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

antenas, TV Martí

El gobierno advierte contra la recepción ilegal de señales tras incremento de transmisiones de TV Martí

Las autoridades reforzaron las últimas semanas la búsqueda con equipos especiales para detectar la recepción ilegal de la televisión satelital.

Enviar Imprimir

Las autoridades cubanas intensificaron los operativos contra la piratería y la distribución ilegal de señales satelitales, y advirtieron que ese tipo de actividades se castiga en la Isla con severas multas y penas de hasta tres años de prisión, en momentos en que TV Martí inició transmisiones diarias hacia Cuba.

La piratería de los servicios de la televisión satelital "no sólo transgrede regulaciones jurídicas nacionales e internacionales", sino que "en las condiciones actuales, además, son caldo de cultivo para quienes pretenden ejecutar los objetivos previstos en el plan de la administración Bush para derrotar a la revolución cubana", señaló este miércoles el diario oficialista Granma.

Según el órgano del Partido Comunista de Cuba, "buena parte de la programación que se recibe por esa vía es de contenido desestabilizador, injerencista, subversivo y convoca cada vez más a la realización de actividades terroristas".

"Esto forma parte de las recomendaciones contenidas en el capítulo uno del plan anexionista de (George W.) Bush que pretende destruir a la revolución cubana", agregó el diario.

El anunció de Granma coincide con el incremento de las emisiones hacia la Isla de TV Martí, patrocinada por el gobierno estadounidense.

El sábado, la Oficina de Transmisiones a Cuba, del gobierno estadounidense, presentó un nuevo avión G-1, provisto con dos turbinas, para incrementar las transmisiones a Cuba de una a seis tardes a la semana, informó la AP.

Estaba previsto que el nuevo avión, de propiedad privada, comenzara a volar a mediados de agosto, pero TV Martí cambió la fecha después del 31 de julio, cuando Fidel Castro cedió temporalmente el poder a su hermano Raúl.

Según la AFP, las autoridades cubanas reforzaron las últimas semanas la búsqueda con equipos especiales para detectar la recepción ilegal de la televisión satelital. Los infractores reciben severas multas de hasta 30.000 pesos (1.200 dólares), y tres años de prisión.

Los operativos se realizan en los municipios de Centro Habana, La Habana Vieja y en El Vedado, dijeron algunos vecinos a la AFP.

Granma afirmó que la distribución ilegal de programas de televisión satelital se ha convertido "en un gran negocio, en una manera de enriquecimiento ilícito" en la Isla, informó EFE.

El diario dijo que la programación de TV Martí tiene un contenido "enajenante". El espectador recibe "una avalancha de propaganda comercial que muestra la apariencia del capitalismo, mensajes anticubanos y hasta pornografía (…) muy lejos de los valores culturales, educativos y patrióticos que predominan en nuestros programas televisivos", añadió.

En Cuba todos los medios de comunicación están bajo control del gobierno. A pesar de las advertencias y las prohibiciones, miles de cubanos cuentan con antenas y receptores ilegales camuflados de las formas más sorprendentes en viviendas, balcones, azoteas, patios y jardines.

Decenas de personas pueden acceder a un mismo servicio "abonándose" a un vecino que tiene un receptor y que extiende un cable, a veces de cientos de metros de longitud, creando una mini-red local, conocida popularmente como "red araña".

Muchos de los equipos que permiten formar estas redes han sido introducidos ilegalmente en el país o robados a personas e instituciones autorizadas a tener este servicio en la Isla.