Actualizado: 17/10/2017 10:31
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

huracán Wilma

El gobierno cubano rechaza que pretenda sacar 'ventaja política' de la misión estadounidense por Wilma

La cancillería dijo haber aclarado unas tres veces a Washington que La Habana no está interesada 'en evaluaciones económicas de los daños con vistas a hipotéticas ayudas'.

Enviar Imprimir

El gobierno cubano rechazó este jueves que busque sacar ventaja política de una misión de funcionarios que Estados Unidos iba enviar a la Isla para evaluar los daños del huracán Wilma, informó la AFP.

"Cuba rechaza la imputación que se le hace de haber modificado el propósito de la visita de los funcionarios, así como la insinuación de que con su aceptación pretendemos lograr ventajas políticas y abrir un canal para la discusión de problemas bilaterales entre los dos países", dijo la cancillería de la Isla en un comunicado.

"Cuba reitera una vez más que no ha solicitado ayuda al gobierno de Estados Unidos para enfrentar los daños causados por el huracán Wilma. Contamos con los recursos materiales y humanos necesarios para la recuperación, que por demás marcha de manera acelerada", añadió la cancillería en el texto, publicada en el diario oficialista Granma.

El Departamento de Estado norteamericano anunció este miércoles que se negaba a enviar a Cuba una misión de expertos destinada a la evaluación de la ayuda necesaria para las víctimas del huracán Wilma, si el asunto no se limita al área humanitaria.

El portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, manifestó que existen temores de que el tema sea desviado hacia un "diálogo político" por el régimen de Fidel Castro.

La oferta "de equipo de evaluación queda sobre la mesa, pero no queremos que una misión humanitaria se convierta en un diálogo político sobre temas que no están relacionadas con la oferta de ayuda a los cubanos víctimas del huracán Wilma", afirmó el portavoz.

El pasado 27 de octubre, Castro dijo que su gobierno había aceptado la visita de tres funcionarios estadounidenses para evaluar los daños de las inundaciones históricas que causó el huracán Wilma en La Habana, a pesar de que los dos países no mantienen relaciones diplomáticas.

"Sin embargo, en las siguientes conversaciones, el régimen de Castro cambió la misión del equipo, limitando su posibilidad de evaluar la situación de la población cubana afectada por Wilma", dijo McCormack.

"El gobierno cubano quiere utilizar la misión del equipo de evaluación para hablar de la visión de Cuba sobre una respuesta regional en caso de desastres", agregó.

La cancillería de la Isla dijo haber aclarado en al menos tres ocasiones a Washington que La Habana no estaba interesada "en evaluaciones económicas de los daños con vistas a hipotéticas ayudas", sino en analizar una cooperación regional contra los desastres naturales.

"La posición de Cuba ha sido transparente desde el primer momento, al dejar clara nuestra disposición a recibirlos para debatir e intercambiar sobre la necesaria cooperación regional en esta esfera, para la cual cada país podría aportar los recursos materiales y técnicos de que disponga", señaló.

En ese sentido, el gobierno cubano afirmó que su propuesta de conversar sobre esa cooperación "sigue en pie".

McCormack dijo también que Estados Unidos "entregará 100.000 dólares a Organizaciones No Gubernamentales independientes en Cuba". Esa es la forma habitual que utiliza Washington para entregar ayuda a la Isla después del paso de un ciclón, según la AFP.

Al referirse a ese hecho, la cancillería cubana señaló que eso "a todas luces parecería un intento encubierto de otorgar aún más financiamiento con el pretexto del huracán a los grupos mercenarios que el gobierno de los Estados Unidos organiza y dirige en Cuba".

La Habana suele calificar de mercenarios al servicio de Washington a los miembros de la disidencia interna.