Actualizado: 26/11/2020 16:04
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Derechos Humanos, Corrupción

El MININT cubano y la Stasi alemana, detrás del contrato más amplio que involucraba a IKEA

Según el investigador cubano radicado en Alemania, Jorge Luis García Vázquez, el entonces ministro de Comercio Exterior y uno de los actuales vicepresidentes del Consejo de Ministros, Ricardo Cabrisas, expresó sobre estas operaciones: “Esta cooperación ha sido autorizada por el compañero Fidel Castro”

Comentarios Enviar Imprimir

El polémico contrato para usar mano de obra penitenciaria cubana para hacer muebles para IKEA fue parte de un acuerdo más amplio entre firmas controladas por los servicios de la Seguridad del Estado de Cuba y la Stasi alemana, que incluía además antigüedades, tabacos y armas cubanas, según un investigador en Berlín, informó este miércoles El Nuevo Herald.

Según declaró el investigador cubano Jorge Luis García Vázquez al rotativo de Florida, documentos sobre el acuerdo, encontrados en los archivos de la Stasi —el tristemente famoso órgano de inteligencia de la extinta República Democrática Alemana (RDA)—, hacen referencia también a mano de obra penitenciaria cubana e indican que Fidel Castro había aprobado en persona el acuerdo general.

García indicó que ya en 2006 había publicado un artículo sobre el acuerdo que mencionaba la manufactura de muebles “para Suecia” y una nota, a principios del año pasado, sobre el asunto en su blog STASI-MININT Connection.

Pero el escándalo sobre el acuerdo estalló la semana pasada cuando el periódico alemán Frankfurter Allgemeine Zeitungreportó que una sucursal de Ikea en Berlín y una compañía de la RDA habían firmado un contrato para usar mano de obra penitenciaria cubana en la fabricación de 45.000 mesas y 4.000 juegos de sofá en 1987.

Según García, quien fuera interrogado en las celdas de los servicios de inteligencia alemanes ese mismo año, todavía no ha quedado claro hasta dónde se cumplió este acuerdo.

El cubano nacido en La Habana actualmente sirve de guía en visitas dirigidas a las celdas e investiga los archivos de la Stasi, según la nota del diario El Nuevo Herald.

Tampoco se sabe si reclusos cubanos fueron usados en la elaboración de los otros productos mencionados en el contrato.

Un documento encontrado por él en los archivos muestra que las firmas de Alemania Oriental involucradas en el acuerdo fueron Delta GmbH y Comercio de Arte y Antigüedades, conocida como KuA, ambas controladas por el Ministerio del Interior, encargado de la seguridad nacional.

Sin embargo, las compañías eran oficialmente ramas de la agencia de comercio exterior del Gobierno alemán, Kommerzielle Koordinierung. La agencia era dirigida por el notorio negociante Alexander Schalck-Golodkowski, funcionario de la Stasi, quien desertó en 1989.

El documento muestra que la empresa de La Habana en el acuerdo era E.M.I.A.T., y la describió como propiedad del Ministerio del Interior de Cuba (MININT).

De acuerdo con el artículo de García, “Desde los años ochenta, EMIAT es una firma comercial cubana establecida y reconocida por la Cámara de Comercio de Cuba y de otras naciones.

El Ministerio del Interior cubano (MININT) está a cargo de la seguridad nacional y administra las cárceles de Cuba así como la Dirección General de la Seguridad del Estado.

García amplió que el documento, escrito en alemán, muestra que tres directivos de KuA y Delta visitaron Cuba y se encontraron con funcionarios del MININT y E.M.I.A.T. entre el 17 y el 26 de septiembre de 1987 para discutir una serie de acuerdos.

“Se realizaron visitas a los centros de producción. Parcialmente, estos centros se encuentran en establecimientos penitenciarios del MININT”, indica el documento, según la traducción de García. “EMIAT desea aumentar el uso de estas instalaciones para la fabricación de productos para la exportación”.

El mismo documento sostiene que el ministro de Comercio Exterior de Cuba, Ricardo Cabrisas, se había reunido con los visitantes alemanes y les dijo: “Esta cooperación ha sido autorizada por el compañero Fidel Castro”, según un artículo de García divulgado por el sitio digital Misceláneas de Cuba en 2006.

García agregó que el documento reportó también que EMIAT “abastece las casas de visita del gobierno y del Comité Central” del Partido Comunista de Cuba (único legal en la Isla). “Es además una rama comercial del MININT”.

Otro documento, en español, con fecha del 26 de septiembre de 1987, es un memorándum de entendimiento que enumera los acuerdos a que llegaron los visitantes de Alemania Oriental y sus huéspedes cubanos, pero no brinda detalles de todos los acuerdos, señaló El Nuevo Herald.

Y otro indica que los acuerdos incluyen la producción de muebles para Ikea con un valor total de 12 millones de marcos, si bien no menciona específicamente la mano de obra penitenciaria.

Los documentos parecen indicar que Delta estaba representando a la cadena sueca de muebles y artículos para el hogar en los negocios con Cuba.

También se mencionan en el memo acuerdos sobre productos textiles así como 10.000 toneladas de jugo de toronja, valorado en 4,5 millones de marcos, 200.000 botellas de ron y 200.000 tabacos (puros), tres productos altamente codiciados en Alemania Oriental por su imagen “tropical”.

KuA ordenó además tres contenedores de “muebles antiguos”, añadió el memo.

Los cubanos pidieron además ayuda a KuA para exportar al mundo no comunista lo que el documento llamó Oldtimers: autos y camiones estadounidenses antiguos que aún hoy pueden verse en las calles de la Isla. “Hay 400 Oldtimers listos para exportar”, precisó el documento.

En el memo se mencionan asimismo ventas a Alemania Oriental de crustáceos, café, metales preciosos y hasta ataúdes cubanos, explicó García por teléfono desde Berlín, quien facilitó además copias digitales de algunos de los documentos al rotativo de Florida.

Otros documentos publicados en Alemania la semana pasada mostraron que el lote inicial de sofás de Ikea hechos en Cuba tuvieron problemas de calidad, y que un grupo de funcionarios de Alemania Oriental tuvieron que viajar a la isla para resolver el problema. No hubo indicación alguna de qué sucedió.

El memorándum de entendimiento está firmado por tres representantes de Delta y KuA así como el jefe de E.M.I.A.T., el teniente coronel Enrique Sánchez, el primer secretario de la embajada cubana en Alemania Oriental y el general Santiago Borges. García afirmó que otros documentos de la Stasi muestran que Borges dirigía la logística en el MININT.

García amplió que otro documento de los archivos de la STASI, que informa sobre el viaje de los alemanes a Cuba, mostró que las autoridades de La Habana estaban tan contentas que habían hecho al presidente de KuA, Axel Hilpert, coronel honorario del MININT y mejoraron a primera clase su viaje de vuelta.

De acuerdo con El Nuevo Herald, que menciona documentos citados por García, a su regreso a Berlín Oriental, Hilpert también sirvió de mediador en la venta de 2.200 pistolas Colt de fabricación estadounidense en los almacenes cubanos —al parecer un remanente de la época previa a Castro— a un negociante de armas de Los Ángeles.

Hilpert, veterano agente de Stasi cuyo nombre de código era “Monika”, se hizo rico tras el colapso de Alemania Oriental, argumentando que había hecho lucrativos contactos con empresarios occidentales durante sus años en Kommerzielle Koordinierung.

Fue investigado en los años 90 en un caso relacionado con sellos de correo cubanos falsificados, así como el mal manejo de ciertos fondos durante los días finales de Alemania Oriental, y en estos momentos está en la cárcel bajo investigación por otras acusaciones.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.