cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

SINA, Michael Parmly, guerra de los carteles

Estados Unidos mantendrá la pantalla lumínica en su representación en La Habana

'No quiero hablar de romper relaciones. Como la meta es comunicarnos con el pueblo cubano, pusimos la pancarta', dijo el jefe de la SINA.

Enviar Imprimir

La misión diplomática de Estados Unidos en La Habana anunció este jueves que mantendrá la pantalla lumínica que Fidel Castro califica de "provocación" y que transmite noticias, fragmentos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y frases del líder de los derechos civiles Martin Luther King.

"Sabemos lo que hacemos. Seguiremos intentando comunicarnos con el pueblo cubano, sean las que sean las condiciones. Si ellos llaman a eso provocación, es una definición un poco extraña de lo que es provocación", dijo a la prensa internacional el jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos en Cuba (SINA), Michael Parmly, informó la AFP.

El diplomático prefirió no comentar declaraciones que hizo Castro la noche del miércoles. "Ellos quieren romper los vínculos, no sé si con oficina o sin oficina (de Intereses), ellos decidirán lo que quieran hacer", dijo el gobernante.

"No quiero hablar de romper relaciones. Como la meta es comunicarnos con el pueblo cubano, pusimos la pancarta. Vamos a seguir comunicándonos por todos los medios que podamos", señaló el representante estadounidense.

"Desde hace años llevamos intentando comunicarnos con el pueblo cubano, predecesores me hablaron de sus esfuerzos por comunicarse con el pueblo cubano. Solamente regímenes totalitarios hablan y hablan seis horas, siete horas, sin escuchar a su pueblo. Prefiero escuchar, para oír los deseos, los sueños del pueblo cubano, y esa es la verdadera meta", afirmó Parmly.

Frente a la pantalla lumínica de la legación estadounidense, Castro acusó la noche del miércoles a la SINA de ser un "puesto de mando" de la "contrarrevolución" en la Isla y "una empresa de contrabando", que en 2005 habría introducido en el país "mas de 100 toneladas" de artículos destinados a la oposición.

Castro acudió a ver las obras que realizan constructores en el espacio que separaba a la oficina norteamericana de la llamada Tribuna Antiimperialista José Martí —popularmente conocida como "protestódromo"— y que hasta el pasado martes sirvió de parqueo a los diplomáticos estadounidenses.

Un comunicado de la SINA indicó que las autoridades cubanas enviaron antes un mensaje a los diplomáticos estadounidenses, avisándoles de que no podrían usar el parque ubicado al frente del edificio hasta nuevo aviso. Poco después comenzaron las labores de remoción de tierra.

"No tengo la menor idea de qué es lo que van a hacer allí", dijo Parmly.

Las obras arrancaron pocas horas después de una marcha frente a la SINA, para la que el gobierno movilizó a 1,4 millones de personas, según cifras oficiales.

El día de la marcha, la Sección de Intereses comenzó las trasmisiones a través de su pantalla luminosa justo cuando Castro pronunciaba el discurso que daba inicio a la manifestación.