Actualizado: 25/06/2019 9:27
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Guerra de los carteles, SINA, relaciones Cuba-EE UU

Castro visita por sorpresa los trabajos frente a la SINA

El gobernante dijo que Cuba 'no perdería nada' si se rompieran los vínculos con Estados Unidos.

Enviar Imprimir

Fidel Castro se presentó por sorpresa este miércoles por la noche ante Sección de Intereses de Estados Unidos (SINA) en La Habana, donde obreros cubanos realizan inusuales trabajos de construcción.

Según EFE, Castro acudió a la zona para supervisar las obras y, de paso, echar un vistazo a los mensajes que emitía la oficina estadounidense, con citas del presidente George W. Bush, entre otros.

El gobernante improvisó un encuentro con un grupo de corresponsales extranjeros, a los que no aclaró el objetivo de los trabajos frente a la SINA. "No sé, se lo pregunté a los trabajadores y no me dijeron nada, pero si yo lo supiera no cometería la indiscreción de decirlo", bromeó.

Castro dijo a los periodistas que la SINA está dedicada "a ingresar (en la Isla) enormes sumas de dinero para promover la contrarrevolución y la desestabilización del país".

"Un Estado Mayor, un puesto de mando para dirigir la contrarrevolución aquí, es el papel que tiene la SINA. Es una empresa de contrabando. El año pasado vinieron más de cien toneladas, violando las normas internacionales y utilizando las valijas diplomáticas para traer cosas de contrabando", afirmó.

El pasado 16 de enero, la SINA comenzó a emitir mensajes desde unas pantallas instaladas en el quinto piso de su edificio en La Habana. Los textos incluyen noticias, fragmentos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y frases del líder de los derechos civiles Martin Luther King, entre otros contenidos.

El martes, la SINA inicio sus transmisiones cuando Castro pronunciaba un discurso frente al edificio, al inicio de una marcha para la cual el régimen movilizó a más de un millón de personas, de acuerdo con los datos oficiales.

"Cuando decidieron este disparate (la transmisión de mensajes), esta basura ante los ojos atónitos del mundo, no pueden tener otro propósito que una provocación para destruir estos tenues vínculos (con Cuba)", afirmó Castro este miércoles.

Pese las duras críticas que ha dedicado a la Sección de Intereses, el gobernante dijo que nunca ha hablado de la posibilidad de cerrar la sede estadounidense en Cuba.

"A ellos hay que preguntarles qué pretenden hacer, ellos son los que montaron todos esto, los que empezaron las provocaciones, no van a saber de gratis qué vamos a hacer nosotros", comentó.

"Ellos han dado todos los pasos para romper, nosotros estamos denunciando esto ante el mundo para que no se pretenda culpar a Cuba", añadió.

Estados Unidos "tiene el propósito de provocar la ruptura de esos vínculos mínimos de relaciones diplomáticas", insistió Castro.

"Si se interrumpen las relaciones, no perderíamos absolutamente nada", afirmó el gobernante.

Por si acaso, "nosotros estamos dando todos los pasos pertinentes, previéndolo todo para garantizar los suministros que este país necesita, para prevenir las contingencias", agregó.

Castro acusó nuevamente a Washington de querer "destruir" las relaciones entre La Habana y los empresarios estadounidenses que venden alimentos a la Isla.

También reiteró que el gobierno estadounidense tiene "el plan de romper los acuerdos migratorios", aconsejado por la "mafia" de Miami, como llama a los grupos del exilio cubano y a los legisladores cubanoamericanos.

"Cometen un error muy grande con esta política porque no han sido capaces de detectar los cambios que se están produciendo en nuestro pueblo" y "cometen un error muy grande al tratar de impulsar las salidas ilegales porque eso viola las propias leyes de Estados Unidos, están estimulando la violación de esas leyes", opinó.

A juicio del gobernante, lo que Washington tiene que hacer "es que suspender la Ley de Ajuste cubano" que, dijo, "estimula las violaciones de las leyes norteamericanas, estimula las entradas ilegales" a territorio estadounidense.