Actualizado: 18/10/2019 17:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Tribunales

Fiscalía pide 10 años de prisión para mexicanos por 'tráfico de inmigrantes'

'La Embajada seguirá atenta al desarrollo del caso', subrayó el embajador de México en La Habana, José Piña, en una rueda de prensa.

Enviar Imprimir

AFP/ La Habana. Tres mexicanos quedaron a la espera del fallo de un tribunal cubano ante el cual la fiscalía pidió 10 años de cárcel por tráfico de personas, en momentos en que el gobierno de la Isla arrecia sus denuncias por el uso de México como puente de inmigrantes ilegales hacia Estados Unidos.
La audiencia oral en el juicio contra los pescadores Juan Ramón Barco Rivera y Luis Nicolás Chan Campos, de 45 años, y Johnny Enrique Fuentes Koyoc, de 22, terminó la noche del miércoles en Cienfuegos, y pasó a fase de sentencia.

En una maratónica jornada de 13 horas, el fiscal Israel Ibarra pidió en un inicio 25 años de prisión, pero luego rebajó su demanda a 10 años para cada uno de los mexicanos, a los que acusa de ingresar a aguas cubanas en mayo de 2005 en un barco de pesca con el fin de recoger a 17 indocumentados, de ellos cuatro niños.

La defensa, a cargo de un bufete especializado para extranjeros en Cuba, reclamó la absolución y, a partir de ahora, según las leyes de la Isla, el juez dispondrá de seis días a un mes para emitir sentencia.

"La Embajada seguirá atenta al desarrollo del caso", subrayó el embajador de México en La Habana, José Piña, en una rueda de prensa en que estuvo acompañado por la madre y una hermana de Barco Rivera.

Los mexicanos sostienen su inocencia y argumentan que el 26 de mayo de 2005 salieron a pescar del puerto de Yucatán, pero su bote se averió y mientras buscaban ayuda fueron detenidos el día 31 frente a las costas de Cienfuegos.

"Mi hijo tiene una conducta intachable. No había ninguna relación con el tráfico de nada, lo que le pasó es que el bote se les descompuso. Estoy segura que el gobierno de Fidel Castro va a aclarar las cosas y los va a dejar libres", dijo Lucía Rivera, madre de Barco.

Según la defensa, fueron presentadas pruebas contra la versión de la fiscalía de que la embarcación no estaba averiada y llevaba alimentos para mantener a muchas personas por varios días.

"Se comprobó que era un bote pequeño, que llevaban la cabina cubierta de hielo, 4,5 toneladas de carnada, 600 anzuelos. No es lógico pensar que iban a meter allí 17 personas", dijo María Elena Barco, hermana de uno de los acusados.

La audiencia tuvo lugar una semana después de que la policía cubana abrió fuego contra una embarcación, que según ellos los embistió e iba a recoger a 43 emigrantes —siete menores— en las costas de la provincia de Pinar del Río.