Actualizado: 31/10/2020 1:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Guillermo Fariñas

Guillermo Fariñas en extrema gravedad

Con esta huelga, 'creo que desmiento la manida acusación de los que nos oprimen en nuestra propia tierra, de que somos 'mercenarios'', dijo el periodista en una carta.

Enviar Imprimir

El periodista independiente cubano Guillermo Fariñas, que este jueves cumple 44 días en huelga de hambre, se encuentra en "extrema gravedad", según un parte médico dado a sus familiares el miércoles, informó la organización del exilio Acción Democrática Cubana.

Fariñas, un psicólogo de 43 años que dirige la agencia independiente Cubanacán Press, inició su huelga el pasado 31 de enero, en reclamo de acceso a Internet. Se encuentra bajo constante supervisión médica en la sala de terapia intensiva del Hospital Universitario Arnaldo Milián Castro, de Santa Clara.

De acuerdo con las últimas informaciones, Fariñas, que realiza su huelga de hambre número 20, tiene convulsiones transitorias y continúa perdiendo sensibilidad en las extremidades inferiores.

Su familia y miembros de la disidencia interna cubana han alertado sobre el grave peligro que corre su vida y han solicitado al periodista que abandone su protesta. Sin embargo, este miércoles Fariñas dio a conocer una carta, escrita a mano y fechada el 14 de marzo, en la que reafirma su decisión de continuar la huelga hasta "las últimas consecuencias".

"Quiero mediante estas letras mi conmoción patentizarles por toda una gran serie de documentos con llamamiento y peticiones, a que abandone mi huelga de hambre y de sed", dice Fariñas en su carta.

"Sin embargo y a pesar de mi satisfacción, porque el necesario humanismo está presente en ustedes, mis hermanos de ideas y luchas, para lograr la única democracia autentica, que puede existir en este mundo que vivimos, tengo que respetuosamente rechazar sus peticiones para que salve mi vida", agrega.

Fariñas considera que con su huelga desmiente las afirmaciones del régimen cubano, que suele acusar a los disidentes de ser "mercenarios al servicio de Estados Unidos".

"…debemos demostrarle a los que me reprimen, en conjunto con ustedes, que un disidente cubano es capaz de ofrendar su mismísima vida, por lo que piensa, lucha y sacrifica día tras día, las cosas más queridas para todo ser humano, sus familiares más cercanos y queridos", dice.

"Con esta huelga (…) creo que desmiento la manida acusación de los que nos oprimen en nuestra propia tierra, de que somos 'mercenarios' al servicio de una potencia extranjera. Con mi abstinencia de nutrientes le estamos demostrando al dictador cubano y sus seguidores que ningún 'mercenario' muere por algo que no sea dinero, mientras yo y cualquiera de ustedes estamos decididos a entregar hasta nuestra vida por ideales".

El periodista opina que su muerte sería el mejor desenlace a la actual situación, "pues constituiría un desmentido muy práctico a las mentiras y calumnias castristas contra sus opositores".

La agencia independiente Cubanacán Press llamó la atención sobre "el delicado estado de salud" de su director y sobre "la intransigencia de las autoridades del gobierno cubano en darle respuesta a su justo reclamo" de que los cubanos tengan "acceso libre" a Internet.