Actualizado: 03/02/2023 19:25
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Represión

Preso político rechaza atención médica para protestar por su situación

Antonio Díaz Sánchez espera desde hace más de siete meses la respuesta de un tribunal que debe decidir si su estado de salud es compatible con su permanencia en la cárcel.

Comentarios Enviar Imprimir

El preso político Antonio Díaz Sánchez ha decidido rechazar los medicamentos y la atención médica "insuficientes" que le brindan las autoridades carcelarias para protestar por la demora de un dictamen judicial referido a la probable incompatibilidad de su estado de salud con la permanencia en prisión, informó en un comunicado el líder disidente Oswaldo Payá.

Díaz Sánchez considera que el "único recurso cívico y pacífico que le queda para defender su derecho a la vida es su propia vida" y "ha anunciado que irá tomando actitudes pacíficas más drásticas en protesta por el incumplimiento" de un tribunal que aceptó analizar su caso en junio de 2007 y que "de esta manera lo está condenando a una muerte temprana", advirtió Payá.

El preso político, de 45 años, es uno de los 75 disidentes encarcelados en la primavera de 2003. Cumple una condena de 20 años en la prisión de Canaletas, en la provincia de Ciego de Ávila. Es miembro del Consejo Coordinador del Movimiento Cristiano Liberación, que encabeza Payá, y gestor del Proyecto Varela.

Según el comunicado de Payá, difundido por el Puente Informativo Cuba-Miami, en diciembre 2004 a Díaz Sánchez le diagnosticaron una cardiopatía isquémica y una hiperplasia prostática durante chequeos realizados en el Hospital Nacional de Reclusos de la Prisión Combinado del Este, en Ciudad de la Habana.

Durante 2007, un especialista que le ha realizado varias pruebas dictaminó que padece "colitis inmunológica o ideopática", al observarle un "significativo deterioro y numerosas ulceras en los intestinos". Una de las causas del agravamiento de esa enfermedad sería "el estrés continuado".

Díaz Sánchez está recluido "en una galera de unos 5,5 metros de ancho e igual medida de largo, junto con 26 prisioneros comunes. En esa reducida área están situadas nueve literas de tres niveles cada una", explicó Payá.

La esposa del preso político "presentó, por medio de un abogado contratado en un bufete colectivo, una solicitud ante el tribunal que lo juzgó, para que realizara el proceso correspondiente" y decidiera si se le otorgaba "una licencia extrapenal por enfermedad", relató el líder opositor en su texto.

"Según este abogado encargado del caso, el tribunal, después de una semana, aceptó el proceso. Esta solicitud se produjo en junio del año 2007, pero (…) después de transcurridos alrededor de siete meses, el tribunal no ha respondido y no ha enviado a Antonio al peritaje médico correspondiente en el Hospital Nacional de Reclusos, incumpliendo lo establecido" en la "Instrucción 132" que "establece los procedimientos a seguir en caso de solicitud de licencia extrapenal", detalló Payá.

Los médicos han prescrito a Díaz una dieta "que le es parcialmente ofrecida por las autoridades del penal. Por ejemplo en los últimos veinte días Antonio no pudo desayunar en once días porque no le ofrecieron los alimentos de la rigurosa dieta que le corresponde por sus enfermedades", añadió el disidente.

Alertó que estas son las razones por las que "ha decidido no aceptar más lo medicamentos que le han indicado los médicos y que muchas veces recibe de manera incompleta e irregular, y tampoco aceptará más la consulta con el especialista".

De acuerdo con Payá, el prisionero de conciencia protesta así "contra la arbitrariedad del tribunal, que debería haberle enviado a peritaje médico hace muchos meses".

"Es evidente que la prisión injusta y las condiciones en que está confinado son la causa más directa de la agudización de su enfermedad", dijo el opositor en su comunicado. "La salud de Antonio se deteriora irreversiblemente cada día que pasa en la prisión. Le están sometiendo a un aniquilamiento a corto plazo", agregó.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.