Actualizado: 17/10/2017 10:31
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Derechos Humanos

Representante especial de la ONU sigue pidiendo sin éxito entrada a la Isla

En su informe ante el CDH, Christine Chanet llamó a La Habana a cesar los procesos contra ciudadanos que ejercen derechos políticos y civiles.

Enviar Imprimir

El gobierno cubano debe liberar a los detenidos políticos que no tengan delitos de violencia y autorizar la entrada a la Isla de organizaciones no gubernamentales, recomendó este martes la representante especial para la Isla del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Christine Chanet, informó EFE.

Al presentar su informe anual al Consejo de Derechos Humanos (CDH), reunido en Ginebra hasta el próximo 18 de junio, la jurista francesa pidió a La Habana que cese los procesos contra ciudadanos que ejercen derechos políticos y civiles consagrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Chanet, cuyo mandato el gobierno cubano desconoce desde su nombramiento en 2002, se refirió a los reiterados pero infructuosos intentos que ha realizado para establecer algún contacto con las autoridades cubanas, que le han impedido visitar la Isla desde el inicio de su labor.

La jurista recordó la ola de represión ocurrida en Cuba entre marzo y abril de 2003, con la detención 75 disidentes, de los cuales 59 siguen en prisión "en condiciones físicas, sanitarias y mentales que suscitan gran preocupación", subrayó. Sostuvo que algunos detenidos incluso padecen tuberculosis.

En su informe, la representante especial para Cuba señaló también que en 2005 y 2006 "se registraron nuevas detenciones y condenas desproporcionadas de personas que manifestaban opiniones políticas disidentes".

En un anexo del documento, enumeró asimismo la identidad de las 59 personas que permanecen encarceladas desde 2003, con los cargos o responsabilidades que tenían y las condenas que recibieron.

En esa línea, la representante especial pidió a La Habana que "revise las leyes que tipifican como delito el ejercicio de las libertades de expresión, de manifestación, de reunión y de asociación" y promueva el "pluralismo" para "las asociaciones, sindicatos, medios de comunicación y partidos políticos".

Chanet aseguró ante el CDH que, a pesar de los obstáculos a su labor, ha intentado "evaluar de manera equilibrada la situación" en la Isla, por lo que también destacó aspectos en materia de derechos económicos, sociales y culturales que consideró "positivos", particularmente en educación y salud.

Dijo que, a su juicio, las autoridades cubanas dedican esfuerzos notables a ambos sectores, lo que consideró más relevante debido a "los desastrosos y persistentes efectos" del embargo estadounidense.

"La tensión entre Cuba y Estados Unidos crea un clima poco propicio para el desarrollo de las libertades de expresión y de reunión" en la Isla, afirmó Chanet en su informe.

En respuesta, el embajador de Cuba ante la ONU, Juan Antonio Fernández, calificó la misión de Chanet como "un pesado fardo" de la desaparecida Comisión de Derechos Humanos y añadió que sus informes "no merecen credibilidad alguna".

Sostuvo que la jurista, "en un juego de malabarismos y supuestos equilibrios, ha sido el instrumento de turno" y ha presentado "la misma imagen de Cuba que proyectan las grandes transnacionales de la desinformación, la que se fabrica artificialmente en los laboratorios de la CIA y la Casa Blanca".

El diplomático criticó además a Chanet por no hacer referencia a la situación de los detenidos en la base naval estadounidense de Guantánamo.

Por otra parte, la organización defensora de los derechos humanos International Helsinki presentó en una mesa redonda a la hija del preso político cubano Francisco Chaviano, detenido hace trece años tras haber creado una entidad dedicada a recopilar los casos de desaparecidos en el Estrecho de Florida.

"Eso llamó la atención de las autoridades, que lo amenazaron con 15 años de prisión si no abandonaba su actividad, así que finalmente lo condenaron", explicó Lizi Chaviano, tras afirmar que su padre tiene un tumor en el pulmón y problemas circulatorios graves que requieren una intervención quirúrgica inmediata.

"No podemos esperar dos años más, así que pedimos su libertad, así como la de todos los presos políticos por tener una ideología diferente a la de la política cubana", agregó Chaviano, quien expondrá la situación de su padre en el segmento del CDH dedicado a las ONG.