Actualizado: 20/09/2019 11:30
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

espias, FIU

Universidad de Florida toma distancia de actividades de supuestos espías

El presidente de FIU aseguró que ningún estudiante hizo viajes oficiales a la Isla con el profesor y que ninguno fue reclutado para actividades ilícitas.

Enviar Imprimir

AFP/ Miami. La Universidad Internacional de Florida (FIU), donde trabajan los dos académicos acusados esta semana de ser espías cubanos, aseguró que no auspició ningún viaje estudiantil oficial a Cuba, en vistas de que una de las supuestas tareas de la pareja era reclutar a jóvenes para misiones de espionaje.

Informes de la prensa local señalaron que varios estudiantes de FIU viajaron a Cuba en años recientes junto a uno de los acusados, el profesor Carlos Álvarez, de 61 años, pero mediante una organización independiente que auspicia tales intercambios estudiantiles.

Fuentes gubernamentales citadas por el diario The Miami Herald dijeron que si bien el acusado y su esposa, Elsa Álvarez, de 55 años, recibieron supuestamente instrucciones de reclutar a jóvenes para actividades de espionaje, no existen pruebas de que lo hayan hecho.

Según el diario, Álvarez viajó a la Isla oficialmente como académico varias veces entre 1993 y 2003, pero sin estudiantes.

En sus primeras declaraciones tras el arresto de la pareja, el presidente de FIU, Modesto Maidique, aseguró en una comunicación escrita que una pesquisa independiente llevada a cabo por la institución ha determinado que ningún estudiante hizo viajes oficiales a la Isla con el profesor y que ninguno fue reclutado para actividades ilícitas.

Agregó que FIU tampoco violó los procedimientos establecidos para el financiamiento de viajes académicos a Cuba y que no se utilizaron fondos públicos en tales viajes.

Maidique, quien admitió conocer a Álvarez desde hace años, antes de convertirse en presidente de FIU, agregó que su "interacción personal y oficial con los Álvarez" no le dio "absolutamente ningún indicio sobre las actividades mencionadas en la acusación".

Agregó que las acusaciones "son extremadamente serias" y que, si son ciertas, "representarán una violación significativa a la confianza y los valores de la universidad".

Carlos Álvarez, de 61 años, y su esposa Elsa, de 55, están detenidos sin fianza en una prisión federal en Miami, acusados de trabajar como agentes de los servicios de inteligencia cubanos desde 1977, según la acusación presentada esta semana en el tribunal federal de Miami. Ambos fueron suspendidos de empleo y sueldo de la institución hasta que se aclaren los hechos.

Los medios cubanos, por su parte, no han hecho ninguna mención sobre el tema.