Actualizado: 22/02/2020 16:21
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Se dice que...

Las calles cubanas destrozan los nuevos ómnibus chinos

  • El deterioro de los equipos se debería a los graves problemas que presentan las redes viales y a los numerosos errores humanos que se traducen en accidentes.
  • Compra de puestos de trabajo y venta de pasajes a sobreprecio. Crece la corrupción en el sector del transporte.
Enviar Imprimir

El reciente accidente ocurrido en Pinar del río, en el que murieron cuatro estudiantes nicaragüenses y más de veinte resultaron lesionados, ha puesto de nuevo sobre el tapete la creciente preocupación por la inseguridad vial y el deterioro de las modernos ómnibus chinos, marca Yutong, puestos a circular por las pésimas carreteras de la Isla en los últimos meses, para contribuir a paliar la escasez de medios de transporte.

A pesar de que algunas agencias extranjeras no lo refieren, el diario Juventud Rebelde señaló que en el accidente estuvo involucrado uno de estos ómnibus, el cual quedaría casi totalmente destruido al volcarse "tras esquivar una bicicleta que se cruzó en la carretera", según dijo una funcionaria del consulado de Managua en La Habana, o al chocar contra un camión debido a una vaca que se cruzó en la carretera, según aseveró otra fuente.

El deterioro de los ómnibus se debería, en primer orden, a los graves problemas que presentan las redes viales de la Isla, y en segundo lugar a los numerosos errores humanos que se traducen en accidentes, algunos con un saldo notorio de víctimas fatales.

Según han apuntado especialistas, el gobierno se apresuró en poner a rodar los ómnibus buscando un golpe de efecto, sin prever la necesidad de realizar cuantiosas inversiones en materia vial, que a la larga tendrá que ejecutar.

Sin embargo, otras fuentes señalan que han sido detectadas graves violaciones en la política de captación de choferes que debían trabajar en los ómnibus. A finales del pasado año, el ministro de Transporte, Jorge Luis Sierra, debió trasladarse hasta su provincia de origen, Holguín, para combatir la corrupción en el sector y promover una mayor responsabilidad en el cuidado de los equipos.

Se dice que este territorio, junto con Ciudad de La Habana, es uno de los que mayores dificultades presenta con el parque de ómnibus que le fue asignado.

El Ministerio de Transporte había dispuesto que fueran los mejores y más capaces dúos de choferes quienes se hicieran cargo de las Yutong. A pesar de ello, en varios sitios se han comprobado ilegalidades, como la compra de puestos de trabajo y la venta de pasajes a sobreprecio.

Fuentes que prefirieron el anonimato también han revelado que Pekín no ha cumplido hasta la fecha con el envío de todos los ómnibus contratados, a pesar de que La Habana pagó por adelantado.