Actualizado: 03/02/2023 19:25
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Entrevistas

Literatura

«Biografía imaginaria, pero con personaje real»

Antonio Orlando Rodríguez, premio Alfaguara de Novela, habla sobre 'Chiquita', la historia de una vedette cubana.

Comentarios Enviar Imprimir

Sin embargo, todo lo encontré en Miami, en un centro maravilloso que se llama Colección Herencia Cubana, una biblioteca que está en la Universidad de Miami. Toda mi investigación sobre Matanzas y las dos guerras de independencia de Cuba, la hice en esa biblioteca.

¿Terminó la investigación antes de comenzar a escribir, o escribía en paralelo, a medida que iba descubriendo los escenarios del personaje?

La investigación me llevó todo un año. Claro que a veces necesitaba ahondar en una calle, un paisaje, pero era sólo para redondear detalles. Luego, escribir la novela me llevó cinco años.

¿Cómo compara sus primeros libros para adultos, los cuentos de Strip-tease, con Chiquita?

Aprendices de brujo y Chiquita son mucho más ambiciosas, complejas, atrevidas, burlonas, con todo un trasfondo histórico, escritas con más libertad creativa. En Cuba publique varios libros, me premiaron, pero fuera de Cuba me ha sido mucho más fácil abordar y publicar todas las temáticas.

Un total de 511 novelas inéditas se presentaron para la edición XI del Premio Alfaguara de Novela. De ellas, 120 de España, México (102), Argentina (73), Colombia (57), Chile (36), Estados Unidos (23) y Ecuador (22). ¿Pensó alguna vez que podría ganar el concurso?

Jamás. Estaba negado a mandar a ese o ningún concurso. No creía en concursos. Lo que pasa es que tengo un agente literario norteamericano, especializado en autores latinos, que se llama Tomás Colchie. Y él se paró en tres y dos e insistió en que tenía que mandar Chiquita al Alfaguara. Por mí, no la hubiera mandado. Sabía que en ese concurso participan cientos de novelas, y aunque la mía sea buena, pensaba que tenía que haber otras mejores. Nunca pensé que me ganaría el premio. Ha sido como un regalo.

Cuando me llamaron para anunciarme que era el ganador, eran las seis de la mañana, y claro, no pude dormir más.

En su novela, Chiquita se niega a ser reconocida con un fenómeno de circo. ¿Hubiera sido tan famosa de ser una mujer de tamaño normal?

El éxito de Chiquita, la artista, aparte de su talento, tiene una explicación. Cuando llega a Nueva York, Cuba está en todos los titulares de prensa. Si tú abres un periódico estadounidense de finales del siglo XIX, encuentras dos o tres artículos sobre la guerra en la isla vecina. Cuba estaba en el tapete. Y Chiquita se anunciaba como cubana.

Cuba hoy vuelve a estar en los titulares, no sólo en Estados Unidos, en los del mundo, con la renuncia a medias de Fidel Castro. ¿Cree que el éxito de Chiquita, la novela, le deba algo a esta coyuntura?

No creo. Es más una novela histórica, de fantasía, de humor, de farsa, de situaciones grotescas, de imaginación, más que una novela cubana.

¿No hay contradicciones entre una novela histórica y, al mismo tiempo, de imaginación?

No, para nada. Chiquita es una biografía imaginaria sobre un personaje real. Son reales los personajes que se mueven, que hablan, los muchos telones de fondo de la novela. Y ese trasfondo histórico refleja la época. Incluí muchas cosas inverosímiles que se ligan con la verdad. En Boston, Washington y Nueva York recorrí los lugares por donde Chiquita se movió. Rastreé todo lo que pude y el resto lo rellené con mi fantasía.

¿Reconoce influencias de algún escritor?

Yo diría ascendencia. Me siento muy afín con el mundo de Virgilio Piñera. La lectura de sus cuentos fue muy impactante para mí. Virgilio utiliza efectos dramáticos que yo he usado después. Su mundo narrativo es muy afín al mío.

Autor de la novela Aprendices de brujo (Alfaguara, 2002, Rayo/HarperCollins, 2005), de los libros de cuentos Strip-tease (1985) y Querido Drácula (1989), y de la obra de teatro El León y la Domadora (1998), es usted un escritor profesional, no puede negarnos la exclusiva. ¿Qué está escribiendo?

Estoy preparando la investigación de una novela. Se desarrolla en Cuba a principios del siglo XX. Pero te digo hasta ahí. Antes hablaba de mis novelas, que escribía y las por escribir, pero desde que le enseñé las fotos de Chiquita a mi agente, me dijo: "si dices una palabra sobre el libro, te mato". Y claro, me acostumbré al silencio.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Antonio Orlando Rodríguez, premio Alfaguara de NovelaGalería

Antonio Orlando Rodríguez, premio Alfaguara de Novela.