Actualizado: 22/01/2022 2:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

relaciones Bolivia-EE UU, Evo Morales

Bush llamó a Evo Morales para hablar de 'relaciones constructivas'

El presidente boliviano describió al estadounidense 'su agenda para un cambio social y económico en Bolivia', dijo el portavoz de la Casa Blanca.

Enviar Imprimir

El presidente estadounidense, George W. Bush, llamó este miércoles por teléfono al nuevo mandatario boliviano, Evo Morales, con el que coincidió en el deseo de establecer relaciones bilaterales constructivas, informó el portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan, según AFP.

"El presidente lo llamó para felicitarlo por su elección y su toma de posesión" el pasado 18 de diciembre y 12 de enero respectivamente, explicó el portavoz rumbo a Nashville (sureste), donde Bush tenía que ofrecer un discurso.

"Ambos líderes reiteraron su interés en una relación y un diálogo constructivos entre Estados Unidos y Bolivia", dijo McClellan, quien había dicho en varias oportunidades que las relaciones entre Washington y La Paz iban a depender del comportamiento de las nuevas autoridades bolivianas.

En la conversación telefónica, Morales "describió su agenda para un cambio social y económico en Bolivia", precisó.

Bush aprovechó la oportunidad para felicitar "al pueblo boliviano por su compromiso con la democracia" y expresó el "compromiso de su país en ayudar a los bolivianos a realizar sus aspiraciones de tener una vida mejor", explicó el portavoz.

Desde la victoria de Morales en las elecciones bolivianas, Estados Unidos ha evitado criticar las relaciones que el nuevo presidente mantiene con Fidel Castro y el mandatario venezolano, Hugo Chávez.

Por el contrario, Bush decidió enviar a su jefe de la diplomacia para América Latina, Tom Shannon, a la toma de posesión de Morales.

Estados Unidos desea conocer cuál será la política antidroga del nuevo gobierno. El año pasado, Washington otorgó 90 millones de dólares a La Paz con ese fin.

En paralelo a la llamada de Bush, el delegado antinarcóticos de la embajada de Estados Unidos en Bolivia, William Francisco, ofreció una declaración bastante poco habitual por parte de un país que apoyó en los últimos años las campañas de erradicación de los cultivos de coca en los países andinos.

"La lucha para nosotros no es contra la coca, sino contra la cocaína", declaró.

El gobierno del indígena izquierdista Evo Morales, líder de los cultivadores de coca del Chapare (centro del país), anunció el fin de semana último una política de "cocaína cero" sin reprimir a los cocaleros.

Morales llamó a los propios cultivadores a mantener el compromiso —suscrito en 2004 con el ex presidente Carlos Mesa— de mantener 1.600 metros cuadrados de coca por cada una de las 36.000 familias del Chapare.

Según fuentes extraoficiales en el Chapare —antiguo centro de tráfico de drogas— existen unas 10.000 hectáreas de coca ilegal.

La legislación boliviana permite además la plantación de 12.000 hectáreas de coca en los Yungas, unos valles cercanos a La Paz, donde, según estimaciones, existen 5.000 hectáreas excedentes.