Actualizado: 08/02/2023 20:13
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

terrorismo

Varios países europeos colaboraron con la CIA en prisiones secretas y el traslado de presuntos terroristas

El Consejo de Europa dijo que varias naciones permitieron a la CIA secuestrar a sus residentes, en tanto otras toleraron actividades de espionaje extranjero en su territorio.

Enviar Imprimir

Más de 20 países, la mayoría de ellos europeos, cooperaron secretamente en diferentes grados con la estadounidense Agencia Central de Inteligencia (CIA) en la "tela de araña mundial" de prisiones secretas y en el traslado de sospechosos de terrorismo para su interrogatorio, dijo este miércoles el Consejo de Europa, informó Reuters.

Los estados europeos desempeñaron un papel activo o pasivo en las operaciones dirigidas por la CIA, y no fueron simplemente víctimas involuntarias del programa, afirmó en un texto en su página web la asamblea parlamentaria del Consejo.

"Ahora está claro, aunque todavía estamos lejos de establecer toda la verdad, que las autoridades de varios países europeos participaron activamente con la CIA en estas actividades ilegales", declaró en el informe el investigador suizo Dick Marty, del Consejo de Europa, organización creada en 1949, integrada por 46 naciones y distinta de la Unión Europea.

"Otros países las ignoraron voluntariamente, o no quisieron conocerlas", añadió en las conclusiones de un texto de 65 páginas.

El sistema era una forma de "apartheid legal y judicial" que situaba a no estadounidenses más allá de las normas legales normales, simplemente porque los detenidos eran sospechosos de terrorismo, dijo Marty en una rueda de prensa en la capital francesa.

También admitió que no hay "pruebas formales" de centros de detención secretos de la CIA, pero el informe apunta a un número de países concretos por cooperar con la red de vuelos secretos y reclusiones extraordinarias.

El texto nombra a España, Alemania, Turquía y Chipre, por ser "puntos de parada" para los vuelos referidos al traslado ilegal de prisioneros; y a Polonia y Rumania, por la gestión de centros secretos de detención.

Además, a Irlanda, Gran Bretaña, Portugal, Grecia e Italia, por ser "escalas" de los vuelos; y a Suecia, Bosnia-Herzegovina, Gran Bretaña, la Antigua República Yugoslava de Macedonia, Alemania y Turquía, en casos relacionados con individuos concretos.

El Cairo, Amman, Islamabad, Rabat, Kabul, Tashkent, Argel y Bagdad servían como puntos de transferencia o llegada.

Marty no proporcionó evidencias directas, pero acusó a la mayoría de los gobiernos europeos de "no parecer muy ansiosos por establecer" los hechos, según AP.

El informe dijo que "inclusive si no hay todavía pruebas, en el significado clásico del término, una serie de elementos coherentes y convergentes indican que realmente existieron en Europa esos centros secretos de detención", y que se requieren ulteriores investigaciones.

Marty utilizó los registros de vuelo proporcionado por Eurocontrol, la agencia de tráfico aéreo de Europa, así como declaraciones de personas que denunciaron haber sido secuestradas por agentes estadounidenses, e investigaciones parlamentarias y judiciales en varios países.

El senador suizo dijo en su informe que varios países permitieron a la CIA secuestrar a sus residentes, en tanto otros dejaron que la agencia estadounidense usara su espacio aéreo, o simplemente se hicieron la vista gorda en relación a cuestionables actividades de espionaje extranjero en su territorio.

Marty dijo que todavía podrían salir más casos a la luz.

Está previsto que el informe se debata por el plenario de la Asamblea del Consejo de Europa en Estrasburgo, el 27 de junio.