Actualizado: 11/11/2019 11:18
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Opinión

Desalojo imperial

Tras los sucesos del hotel Sheraton, el tema cubano irrumpe en la batalla electoral mexicana.

Enviar Imprimir

Tal parece que los expertos en mala publicidad del presidente norteamericano George W. Bush acaban de anotarse otro tanto. La expulsión de 16 funcionarios cubanos de un hotel Sheraton, en México, tiene al gobierno de Vicente Fox buscando una salida que limite el alcance del hecho.

No hay discrepancias a la hora de condenar lo ocurrido. Tanto el Senado como la presidencia y la cancillería mexicana han condenado la expulsión. Esta última ha iniciado un proceso contra el hotel, que en caso de ser hallado culpable podría ser sancionado con una multa de hasta 442.000 dólares, e incluso clausurado. En igual sentido se han pronunciado varios candidatos presidenciales, a medida que el incidente se convierte en una referencia obligada en medio de la campaña electoral.

Cabe preguntarse si tras este acto de desalojo está sólo la típica arrogancia imperial demostrada por la actual administración estadounidense, empeñada en acciones torpes contra el régimen de Castro, que sólo complacen al exilio de "línea dura" de Miami.

¿No hay también el interés por crear una nueva disputa diplomática entre México y Estados Unidos, cuyas relaciones no pasan por su mejor momento debido a la política migratoria de Washington?

¿Por qué se escogió para celebrar el evento un hotel propiedad de una cadena norteamericana, situado a unos 100 metros de la embajada de EE UU en la capital mexicana?

Fox en aprietos

Con anterioridad, en encuentros destinados a influir en la posible apertura del mercado turístico norteamericano hacia la Isla, La Habana siempre fue muy cuidadosa en alejarse del centro del poder representado por la capital mexicana y en no provocar a los guardianes de la Ley Helms-Burton.

¿Qué hay de esa declaración evidentemente provocadora, formulada por el gobierno cubano al inicio del encuentro, de que éste garantizaba el secreto sobre cualquier inversión norteamericana en la exploración petrolera de la Isla?

Una vez más, Castro ha demostrado su interés en poner en aprietos al gobierno de Fox, o al menos de aprovechar al máximo una situación que logre ese objetivo. Porque, hasta el momento, el incidente sólo ha resultado en ganancia propagandística para el régimen de La Habana, que de nuevo se ha beneficiado de la política equivocada de Bush: lo que es bueno para Miami no es necesariamente bueno para Estados Unidos y tampoco para México.

Los hechos

El viernes 3 de febrero —segundo de los tres días que duró el primer encuentro entre empresarios norteamericanos del sector energético y un grupo de funcionarios del gobierno de la Isla, entre los que se encontraba el viceministro de la Industria Básica, Raúl Pérez de Prado—, el gerente del hotel Sheraton María Isabel le informó a los cubanos que había recibido la orden del Departamento del Tesoro de EE UU de que abandonaran la instalación.

El Sheraton se negó a reembolsarles el depósito y el evento tuvo que ser trasladado a otro hotel. El argumento empleado fue que la Ley Helms-Burton —que prohíbe a ciudadanos y compañías estadounidenses realizar negocios o prestar servicios a Cuba— rige para las corporaciones y sus subsidiarias, sin importar el lugar en que se encuentren.


« Anterior123Siguiente »