Actualizado: 18/10/2019 17:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Opinión

Desalojo imperial

Tras los sucesos del hotel Sheraton, el tema cubano irrumpe en la batalla electoral mexicana.

Enviar Imprimir

¿Hasta cuándo podrá el gobierno mexicano seguir eludiendo las implicaciones diplomáticas del incidente? Ya el secretario de Gobernación, Carlos Abascal, descartó que el asunto se tratara sólo de un incidente entre particulares. "Desde nuestro punto de vista no es sólo un asunto entre particulares", dijo Abascal de acuerdo con un cable de la agencia EFE. Fox ha ordenado investigar a fondo el incidente.

Por su parte, el Senado de México quiere una actuación más firme y extensa del gobierno federal. "Que se lleve a cabo una investigación exhaustiva en relación a los hechos acontecidos en el hotel Sheraton (…) y de ser conducente se apliquen las medidas diplomáticas adecuadas para evitar que este tipo de sucesos se repitan en lo futuro", afirma un acuerdo del Senado aprobado de forma unánime y recogido en un cable de EFE.

En medio de la campaña presidencial, de continuar cobrando fuerza el incidente, éste se perfila con una mayor incidencia sobre los candidatos, que en sus consecuencias para el gobierno de Fox. La posición de Derbez es cada vez más insostenible, pero a estas alturas el canciller tiene poco que perder.

Estímulos a diario

La incógnita principal la constituye en estos momentos la posición final de Manuel López Obrador, quien encabeza las encuestas de intención del voto. El candidato del Partido de la Revolución Democrática es un izquierdista que ha tratado de que no se le identifique con posiciones extremas, no quiere que se le perciba como el "Chávez mexicano".

¿No será todo más que una provocación al gobierno perredista del Distrito Federal, para "ver cómo reacciona a un asunto que es del mayor interés para Estados Unidos"?, como plantea la catedrática Rossana Fuentes en un reportaje aparecido en el periódico español El País.

En cualquier caso, la política hacia Cuba de la actual administración continúa empecinada en acciones que sólo favorecen a la imagen de Castro y dificulta hasta lo imposible el intentar un enfoque más constructivo.

No sólo el rumbo adoptado por Washington es erróneo, sino que trata de imponer sus errores al resto del mundo. Una nación tan celosa de su nacionalismo, como la mexicana, es el terreno ideal para que el gobernante cubano juegue su papel de "víctima" frente al poderoso "imperialismo". Bush le sigue proporcionando nuevos estímulos, casi a diario.


« Anterior123Siguiente »