Actualizado: 29/06/2022 10:50
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Opinión

Siete razones para liberar a los presos

Aunque el ámbito político no será prioritario para el nuevo Consejo de Estado, hay un aspecto que no puede esperar más.

Comentarios Enviar Imprimir

TEMA: Un 'debate' por decreto

El Consejo de Estado recién elegido ha asumido el mandato en medio de una profunda crisis estructural. Se espera que la disposición expresada por Raúl Castro el pasado 26 de julio, acerca de "cambiar todo lo que deba ser cambiado", el debate promovido con ese fin y el paquete de reclamos resultante —más de un millón de planteamientos que abarcan todas las esferas de la vida de los ciudadanos—, sean el arranque de la nueva administración.

El punto de partida no ofrece dudas: estancamiento social, carencias materiales, deterioro ético, desesperanza, sobrevivencia y escape. La diferencia está en el punto de llegada, que no puede ser otro que un Estado de derecho y una sociedad justa y solidaria; tendente al ideal martiano de todos y para el bien de todos. Como el punto de partida es compartido por los de abajo y los de arriba, en él están las bases del consenso para la arrancada.

Una particularidad de los cambios es que el sujeto inicial es la misma fuerza que ha ocupado el poder durante 49 años, que tiene intereses creados, los defiende y cuenta con todo lo necesario para hacerlo. Por esa razón, el ámbito de la política no es prioritario para el nuevo Consejo de Estado.

Sin embargo, la viabilidad de las transformaciones que se deben poner en marcha en la economía depende de algunos aspectos que atañen a la política, y que no pueden esperar. Se trata de la liberación de ciudadanos que guardan prisión por razones políticas, un aspecto que debe contemplarse en el paquete de lo que debe cambiarse.

Hay al menos tres razones fundamentales contra la permanencia en las cárceles:

-Los derechos humanos constituyen un paquete indivisible de valores que los hombres tienen, por la sencilla razón de haber nacido. Son resultado del desarrollo material y cultural alcanzado. Como patrimonio de la humanidad, su violación o limitación constituye un atentado a la dignidad humana.

-La libertad de opinión y de expresión —que incluye el derecho de no ser molestado a causa de sus opiniones, de investigar y recibir informaciones y opiniones y de divulgarlas, recogidas tanto en la Declaración Universal de Derechos Humanos como en los Pactos de Derechos Civiles y Políticos y de Derechos Económicos y Sociales, que el gobierno firmaó recientemente— es contradictoria con la prisión de ciudadanos por hacer uso de esas mismas libertades.

-La liberación —aunque haya sido con licencia extrapenal— de algunos prisioneros políticos, como Raúl Rivero, Oscar Espinosa Chepe, Héctor Palacios, Francisco Chaviano y Pedro Pablo Álvarez, anula cualquier razón para mantener a otros en prisión.

Hay, al menos, otras cuatro razones de importancia:

-Sería un paso importantísimo para la estabilidad de los cambios, con el cual se iniciaría un necesario e ineludible proceso de reconciliación nacional y una grata noticia para la familia cubana.

-Constituiría una señal clara de voluntad política y una manifestación de situar los intereses de la nación por encima de intereses ideológicos o políticos; una señal positiva que sería captada por los ciudadanos.

-Significaría un paso de acoplamiento con las normas de derechos reconocidas internacionalmente, contenidas en la Carta de Naciones Unidas y en todos los instrumentos de derechos, lo que legitimaría al gobierno ante una comunidad internacional que solicita la liberación de los prisioneros políticos.

-Demostraría la correspondencia de las palabras con los hechos. Me refiero a las declaraciones del general Raúl Castro acerca de la disposición a normalizar las relaciones con Estados Unidos en un plano de igualdad y el reconocimiento de que la salida no está en la guerra, sino en la política. Con ello se desmontaría uno de los argumentos de la política norteamericana hacia La Habana.

Siete razones que podrían convertir el proceso de cambios en un acontecimiento histórico de gran envergadura para la nación y una seria señal de la voluntad de cambios.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.