Actualizado: 23/10/2017 19:18
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Bruguera, Presidencia, Cuba

Ya tenemos candidata presidencial

Radio y TV Martí han lanzado la “candidatura” de Tania Brugera para la presidencia de Cuba

Comentarios Enviar Imprimir

Dentro del anticastrismo, todo
Revisionista de Castro

Tras noticiar la Enmienda Fariñas y hasta vínculos entre el terrorismo islámico y el entrenamiento militar en Cuba, Radio-TV-Internet Martí prosigue cumpliendo su misión de llevar la verdad a los cubanos dentro de la Isla con el engañoso titular: “¿Una mujer a la presidencia de Cuba? Tania Bruguera acaba de postularse”. En Cuba no hay elecciones presidenciales, pero por eso mismo hay que tirarle a la dictadura con todo. Hasta con engaños sensacionalistas.

Bruguera apenas dijo: “Hoy me propongo como candidata para las elecciones de 2018. Proponte tú”. No sabe ni de qué está hablando, porque en Cuba nadie puede proponerse para las elecciones generales de 2018, que contraen sus candidatos a la lista única de la Comisión Nacional. Lo que sí puede hacer es postularse para las elecciones municipales de 2017, que arrancan con las asambleas populares para nominar candidatos en las circunscripciones electorales.

Radio-TV-Internet Martí mejoró el despiste de Bruguera para asestar otro golpe al castrismo: a imagen y semejanza de la campaña presidencial en Estados Unidos, Cuba tendría ya su candidata a la presidencia y la patria nos contempla orgullosa. A fin de cuentas, los hermanos Castro son los únicos y absolutos culpables no solo de todas las tragedias, sino también de todas las disfunciones de la nación cubana. Hasta de la oposición que tenemos.

Presidencia

Bruguera merece presidir la transición inevitable y necesaria que salvará a la patria porque re-fundó el Partido Revolucionario Cubano —el 18 de diciembre de 2012 en Cayo Hueso— con performance en el Hotel La Concha seguido de tour por el Instituto San Carlos. Los exiliados acudieron en masa sin salir de sus casas.

Tal como apareció en algún recoveco de la prensa de Miami, Bruguera daría “un golpe de Estado poético” a fines de 2014, al convocar a otro performance en la Plaza de la Revolución. No pudo ejecutarlo por la represión contra ella y cuatro o cinco líderes o voceros de la disidencia. Entonces fundó el Instituto de Artivismo Hannah Arendt (INSTAR), con sede en la sala de su casa y misión de cambiar las políticas públicas y alfabetizar cívicamente al pueblo cubano. La trascendencia de esta misión se aprecia en el propio acto fundacional de INSTAR: la lectura en la sede, durante 100 horas, de un libro de Arendt. Los insiliados acudieron en masa sin salir de sus casas.

Ahora Bruguera tuvo el gesto generoso de donar, a los damnificados del huracán Matthew, $10 mil de los $114.048 que unas 915 personas y entidades donaron a INSTAR. Nada mejor que continuar con gestos y actos como Presidenta de la República. Y para ser fiel a la historia patria, así como recuperar la revolución traicionada por los hermanos Castro, Bruguera necesita un Ministro de la Presidencia. Nadie mejor que Liú Santiesteban, persona de su entera confianza que ya demostró sobrado talante anticastrista al declarar: “Poca importancia tiene si la huelga es real (…) Si Fariñas está comiendo no es lo importante. Lo importante es Cuba”.

Gabinete

Así se aclara también quién sería el Ministro de Estado. Luego de su gira gloriosa por la Unión Europea, además de sendas entrevistas igual de triunfales con Obama en casa de Jorge Mas Santos y en La Habana, Guillermo “El Coco” Fariñas es el indiscutible canciller de la dignidad.

No sucede así con el primer ministro, que podría ser José Daniel Ferrer o Antonio Rodiles. Ambos vienen movilizando al pueblo con fructíferos resultados, ya sea en excursión al Parque Baconao o marchas domingueras. Tiene poca importancia cuál terminaría siendo premier. Lo importante es que el otro sería Ministro de Defensa.

Para guardar la fidelidad y procurar la recuperación apuntadas más arriba, las demás carteras del Gobierno de transición tienen que seguir calcándose del primer gobierno provisional revolucionario que los hermanos Castro malograron.

Algunas vienen cantadas por razón profesional, como Salubridad (Dr. Oscar Elías Biscet) y Justicia (Laritza Diversent). Otras deben darse a líderes opositores con acendrado historial en el ramo. Así, el Ministro de Leyes debe ser Manuel Cuesta Morúa, quien está enfrascado con tesón en reformas constitucionales y legales, mientras el Ministerio de Recuperación de Bienes Malversados debe ponerse en manos de Berta Soler, por su magistral manejo de inmuebles y otros activos.

Poca importancia tiene que las alternativas no sean tan claras en otros ministerios. Las huelgas del aguacate y la concretera, por ejemplo, no bastarían para que Martha Beatriz Roque y Antúnez ocupen, respectivamente, Agricultura y Obras Públicas. Pero lo importante es que el acceso al poder ministerial será por méritos y no concitará riñas entre los líderes opositores, quienes fuera del poder han venido actuando sin estrechos intereses ni fisuras en la unidad patriótica.

Coda

Nada impide que ciertas carteras sean desempeñadas por exiliados. Saladrigas podría ser Ministro de Hacienda o Comercio y Demetrio Pérez, de Educación.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.