Ir al menú | Ir al contenido



China

China modifica la aplicación de la pena capital

En 2005 unas 1.770 personas fueron ejecutadas y casi 4.000 sentenciadas a muerte.

China aprobó una ley que obligará a pasar por el Tribunal Popular Supremo del país las sentencias de muerte, informó la BBC. La decisión llega tras una serie de fallos erróneos emitidos por los tribunales locales, que tienen a su cargo desde los años ochenta los casos de homicidios, violaciones y robos, y la facultad de dictar condenas a muerte.

La agencia de noticias estatal china, Xinhua, afirmó que esta reforma es considerada la más importante de la pena capital en más de dos décadas.

El cambio en la ley, aprobado por la legislatura del país, debe entrar en vigor el 1 de enero de 2007.

El presidente de la corte, Xiao Yang, dijo que se trata de "un importante paso burocrático para evitar sentencias incorrectas".

Según Amnistía Internacional China es el país que lleva a cabo el mayor número de ejecuciones en el mundo.

En 2005 realizó unas 1.770 ejecuciones y casi 4.000 personas fueron sentenciadas a muerte.

Crímenes no violentos, como evasión fiscal o corrupción, pueden ser castigados en el país con pena de muerte.

China no publica cifras oficiales sobre las ejecuciones. Los observadores afirman que muchos casos se deciden sobre la base de confesiones y en juicios que duran sólo un día.

"La nueva disposición dará a quienes enfrentan la pena de muerte una oportunidad más de hacerse escuchar", afirmó Xiao en comentarios hechos en la prensa estatal.

El Tribunal Supremo tenía la responsabilidad de revisar todas las sentencias de pena de muerte hasta que cedió la autoridad de dictarlas a las cortes provinciales.

A principios de este año, se empezó a hablar en público de la pena de muerte en China, ya que existía presión doméstica e internacional por el creciente número de fallos injustos.

Dos de estos casos recibieron amplia cobertura de los medios el año pasado.

Se probó que un carnicero ejecutado por un asesinato en 1989 era inocente, ya que su supuesta víctima apareció con vida.

En otro caso, un hombre recuperó su libertad después de que su esposa, a quien supuestamente había matado, fue encontrada sana y salva.

Las autoridades esperan que esta decisión refuerce y consolide el proceso actual, pero aún queda por verse si tendrá algún impacto en el número de ejecuciones que se llevan a cabo en China.

© cubaencuentro

Subir