Hazte amigo de Cubaencuentro y colabora

  • Registrarse
  • Iniciar sesión

Actualizado: 24/10/2014 17:24
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Música

Carlos Varela: “Siempre regresar al punto de partida”

El cantautor cubano Carlos Varela en la última etapa de su tercera gira por Estados Unidos

Comentarios Enviar Imprimir

Más que hermosos versos sabiamente fusionados con la música cuyo discurso identifica inquietudes actuales, puros sentimientos expresados en melodías antológicas fue la gira que ofrece el cantautor cubano Carlos Varela en su tercera visita a Estados Unidos.

El año 1978 marca el inicio de sus composiciones. Ya en 1980 forma parte del Movimiento de la Nueva Trova pero quizás por sus temáticas crea una dimensión diferente que se llamará Novísima Trova. Cronista y crítico de su época por la tangencia testimonial de sus canciones, recoge el sentir de toda una generación que veía en su imagen la ternura y la fortaleza de su propia voz. Hoy, a sus 48 años, Varela sigue siendo “el rebelde con causa” que no abandona definitivamente su país pero que juzga con osadía los viejos esquemas que frenan todo tipo de desarrollo en su Isla.

No todo el mundo tiene la suerte de fundar una banda musical a los 25 años cuya trayectoria ha ido en pináculo. Sus músicos desde los inicios, han poseído y poseen la calidad suficiente y necesaria para ser un complemento perfecto de un espectáculo que además de tener una sonoridad asombrosa despliega una belleza visual que cautiva al espectador, sumiéndolo en encontradas emociones. Súmese la personalidad del cantautor, la letra de sus canciones ¿contestatarias? la destreza melódica fusionada con los versos y tenemos al pequeño gigante devenido —muy a su pesar y con disgusto— el Bob Dylan cubano.

Carlos Varela realiza varias giras nacionales e internacionales al lado de los ya consumados cantautores cubanos Silvio Rodríguez y Pablito Milanés, lo cual consolida su imagen, y en 1995 acompaña al cantante español Joaquín Sabina en un extenso periplo por toda España dando a conocerse al público europeo.

Una de sus canciones, “Tan joven y tan viejo”, integra un disco de Sabina, devenido gran amigo del cantante.

El 2004 es la fecha que marca un meteórico ascenso en su carrera cuando acompaña nada más y nada menos que al gran músico estadounidense Jackson Browne por toda Inglaterra y varios países de Europa. Y un año después, en el 2005, el director mexicano Alejandro González Iñarritu selecciona una de sus canciones “Una palabra” como tema musical de un cortometraje suyo: The Hire: Powder Keg. Por su elocuencia subliminal la incluyo:

Una palabra

Una palabra no dice nada
y al mismo tiempo lo esconde todo
igual que el viento esconde el agua
como las flores que esconden lodo

Una mirada no dice nada
y al mismo tiempo lo dice todo
como la lluvia sobre tu cara
o el viejo mapa de algún tesoro

Como la lluvia sobre tu cara
o el viejo mapa de algún tesoro

Una verdad no dice nada
y al mismo tiempo lo esconde todo
como una hoguera que no se apaga
como una piedra que nace polvo

Si un día me faltas no seré nada
y al mismo tiempo lo seré todo
porque en tus ojos están mis alas
y está la orilla donde me ahogo

Porque en tus ojos están mis alas
y está la orilla donde me ahogo

La belleza de los versos imbricados con maestría a una tonalidad melódica sin par la distinguieron hasta el punto de ser escogida como fondo musical de la última escena del filme, Man on Fire, del director norteamericano Tony Scott, hecho que la convirtió en una especie de himno interpretado por diversos cantantes en varios idiomas.

Grandes músicos como Joaquín Sabina, Luis Enrique, Ana Belén, Ana Torroja, Miguel Bosé y muchos más, han interpretado las canciones de este pequeño gigante cantautor cubano que responde al nombre de Carlos Varela.

Interrogado sobre cuál sería su aporte en esta tercera gira que emprende por Estados Unidos el cantautor cubano responde que casi todas las canciones en sus giras anteriores procedían de su disco No es el fin y que después de muchos años sin tocar en este país que nuevamente lo acoge, dándole la oportunidad de brindar sus canciones, deseaba que el público conociera lo nuevo que estaba gestando. Explica que en esta gira incluyó temas de su último disco y otros que hace muchísimo tiempo no cantaba. Los fans tuvieron la posibilidad de comprobar en vivo, en directo y a todo color arreglos novedosos en temas que pudieran considerarse clásicos. Varela explica que conforma un espectáculo visual de acuerdo con el lugar en que se presente —para lo cual le vale de mucho haber estudiado Artes Escénicas en el Instituto Superior de Arte (ISA) en Cuba—, diseñado específicamente para las características de donde cante, y considera muy divertido estrenar nuevos temas y versiones ante espectadores que, si bien no están acostumbrados a él, al menos lo han seguido a lo largo de su trayectoria artística.

Para muchos es un misterio la forma en que los artistas crean sus obras, en este caso, la forma en que los compositores crean sus canciones. Al ser interrogado al respecto, Varela expresa que para él es un proceso inexplicable que una vez iniciado no descansa hasta haber finalizado la creación de la obra y que no hay nada mágico, solo mucho trabajo, unido a una férrea voluntad y profundo sentido de la responsabilidad con el respetable.

Carlos Varela se ha mantenido firme en su criterio de que morirá en Cuba, la tierra que lo vio nacer y su actitud ha sido consecuente con su palabra. En sus frecuentes giras internacionales cosecha grandes éxitos y sólidas amistades pero siempre regresa al punto de partida porque para el cantautor “es una bendición poder peinar la Isla, y descubrir que puedes conocerla más a través de tu música. Es verdaderamente una suerte saber que a través del oficio de la canción estás vivo, que tus temas más allá de la radio, de la televisión, de los piratas, están todavía en los corazones de las personas. Tengo el privilegio de contar con una banda de músicos y técnicos excelentes, somos como una familia, sabemos sacarle el partido a todos los obstáculos, lo que más nos interesa es que el concierto quede como Dios manda, y así lo hemos tratado de hacer.”

Sus palabras han sido consecuentes con su manera de pensar o de actuar, aunque su actitud es criticada por muchos todavía. Inicialmente sus canciones se tildaron de contestatarias cuando apenas era un desconocido por lo cual terminó siendo líder de muchos jóvenes de su generación en una etapa en que todo lo que oliera a rebeldía tomaba protagonismo mayor en una Isla donde respirar de forma diferente al Gobierno cubano significaba la desaparición de la arena pública.

Ello ha contribuido a crear aún involuntariamente, una especie de leyenda alrededor de su persona, imagen que ha contribuido también a consolidarlo como una atractiva figura pública independientemente de su gran talento como artista.

Su opinión la ha expresado sin tapujos o falsos temores. En una gira nacional antes de emprender la que lo traería a tierra americana dijo que “conozco muchos cubanos que están fuera de Cuba, y sienten, sufren este país tanto como los que estamos adentro; igual sé de muchos dentro que no sienten nada por este país. Cada cual lleva su Revolución a su manera, cada cual lleva su Patria a su manera. Hay muchas personas que las llevan en la espalda, otras en los bolsillos; hay mucha gente que se fue de Cuba, como mismo hay muchos que estando dentro de ella, Cuba se les fue de su corazón. Lo que ha sufrido mi generación ya sea desde adentro o afuera, es una obsesión por separarnos todo el tiempo; y al final no sabemos quién se equivocó, ¿el que se quedó? ¿el que se fue? Todo ha estado matizado por muchas cosas, de manera que se confunden valores que tienen más que ver con la familia y con todo el derecho que te da el haber nacido en esta tierra, el simple hecho de ser cubano. No porque vivas en Egipto, en Estocolmo o en Miami, no tienes derecho a opinar sobre tu tierra, que es tuya también. Lo importante no es dónde se esté sino lo que aporten los cubanos de dentro y fuera de Cuba, que sí son verdaderamente cubanos, que sienten y tienen el derecho de cuidar a su Isla por encima de todas las cosas”.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

El cantautor cubano Carlos VarelaFoto

El cantautor cubano Carlos Varela.

Relacionados

MÚSICA

“Siete”, Carlos Varela en el programa de Alexis Vadés

Tras ser entrevistado por Alexis Valdés y declarar al presentador que está a favor de que artistas del exilio viajen a la Isla al igual que los de dentro se presentan en EEUU, el cantautor cubano interpretó "Siete", donde habla de orillas, mares y del “quédate o vete” que ha dividido a los cubanos durante tantos años. [alexisvaldesoficial]

Comentarios