Actualizado: 23/01/2017 23:58
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Acapulco, Literatura, La denuncia de hoy

“Cuba”, país invitado a la Feria Internacional del Libro de Acapulco 2016

Una feria literaria y las afirmaciones de un poeta mexicano de visita en la Isla

Comentarios Enviar Imprimir

Escribí el nombre de la Isla entre comillas en el título porque en los textos que nos ocupan hay en verdad muchas frases que, por lo inexactas, o por la exageración que manifiestan, deberían entrecomillarse.

Empecemos porque eso de “país invitado” se refiere solo, por lo que dicen ambos textos y tratándose de un evento literario, a dos poetas residentes en Cuba y algún que otro creador que también se halla en la Isla.

Se trata de dos poetas residentes en La Habana (cómo le mortifican estas cosas a mi amigo y poeta Joe Luis, aún domiciliado en la patria, pero en provincia) que, independientemente de los valores literarios que puedan poseer, son del “mazo”, del “power”; o sea, están arriba, se codean, por sus cargos culturales, con homólogos de diversas latitudes.

Y eso da trigo. No vayan a creer que el “sociolismo” solo opera a nivel de la cola del pan y de la venta en la farmacia del algodón para la menstruación. No hombre, en la onda del rango cultural eso funciona perfecto. Solo hay que caer un poco bonito y, en pago a la invitación que te extendiera un poeta-ejecutivo de Abisinia o un novelista en jefe de octava categoría de Burkina Faso, corresponderle con otra para cualquier evento que se organice en la patria de Martí. Y ya está.

Bueno, algo que creo inexacto asimismo sobre el asunto que nos ocupa es que en el post de Facebook sobre la Feria (uno de los dos textos que comentamos), dice: “Cuba como país invitado, con el objeto de honrar el extraordinario papel que la isla caribeña ha tenido en las últimas décadas en el plano del desarrollo artístico y cultural de América Latina y del mundo”.

¿Cómo ven esto? ¿Será?

Yo tengo mis dudas. ¿Se refiere esta frase al establecimiento de algo de tan “extraordinario papel que la isla caribeña ha tenido” como el establecimiento del Realismo Socialista, la Censura de obras literarias y artísticas de cubanos y extranjeros, bien sean Severo Sarduy o Mario Vargas Llosa, o acaso a un política cultural tan democrática como “Con la Revolución todo; contra la Revolución nada” o quizás alude a ese eslogan que aún resuena en tantos oídos: “La Universidad es de los revolucionarios”?

Ta’raro.

Y más raro cuando se afirma que ese “papel” promotor de la cultura revolucionaria cubana se extiende al “mundo”. Es decir, debemos dar por sentado que Kuwait, Belice o Luxemburgo han recibido la influencia del arte, la literatura, la cultura de la Cuba marxista.

Ya decía que son exageraciones. Si uno le aplicara comillas a todo lo que en el texto las merecen, creo que solamente algunas líneas se quedarían sin ellas.

Y seguimos con el post en Facebook que anuncia la Feria Internacional del Libro de Acapulco 2016, que se celebrará del 25 de septiembre al 1 de octubre, y aquí otra hipérbole: “se abrirá la puerta a la poesía cubana de nuestros días, con participaciones como los de, también mundialmente famosos,”... y menciona a los dos poetas invitados a los que antes hacíamos referencia.

Sí, se les fue un poco la mano a los divulgadores con eso de “mundialmente famosos”. Pero nadie es perfecto, me digo en busca de consuelo.

El otro texto que nos atribula es una entrevista aparecida en el diario cubano Granma (ya saben, como toda la prensa autorizada en la Isla, en la nómina del Gobierno), el pasado 2 de septiembre, al poeta mexicano Julio Moguel, quien, bien dicho sea de paso, es asimismo director de la Feria Internacional del Libro de Aca­pulco 2016 (FIL-A).

Se nota en el tono expresado por el poeta Moguel ese frenetismo, esa pasión de alguien que anda en pos de la redención de los humildes, el degüello, cueste lo que cueste, de los poderosos y todo lo demás de este estilo.

Se nota, enfatizo, en el decir vehemente de sus respuestas; en lo categórica que se proponen estas.

Vean. Afirmó el poeta Julio Moguel —quien, por cierto, además de su decir enfático, se advierte, en la foto que ilustra la entrevista, algo pasado de peso; demasiadas calorías, demasiadas proteínas, malo esto para la salud: mire que la lucha es larga, compañero— que “Cuba es la nación de mayores aportes a la cultura latinoamericana tras el triunfo en 1959 de la Revolución, encabezada por Fidel Castro”.

¿Qué les parece?

Agárrenme esa ballena por el chorrito.

Tremendo. Siguen las exageraciones.

Esta afirmación —que parece pariente cercana a cierto decir de barricada de la década de 1960— del entusiasta Moguel no resiste el menor análisis. Y por demás, en esencia ya la habíamos comentado en líneas anteriores.

Ah, qué Moguel este... En la entrevista citada expresa que en la Isla “crece ahora una pléyade de escritores, poetas o creadores y promotores culturales”... y cita a seis de ellos.

Naturalmente, si dijo “en Cuba crece” pues se refiere a los que viven en la Isla. Los otros no. Los que por una u otra razón han debido abandonar su tierra, esos, se infiere de lo expresado por el poeta mexicano Moguel, se quedaron sin nómina.

Les voy a decir lo que sin dudas contestaría el maestro Moguel si le preguntaran por Manuel Díaz Martínez, Belkis Cuza Malé, Joaquín Gálvez, José Kozer, Armando Añel, Manuel Vázquez Portal, Ena Columbié, Luis de la Paz, Antonio José Ponte, Sonia Díaz Corrales, Raúl Rivero, José Abreu Felippe, Juan Carlos Recio, Rita Martín, Félix Anesio, Magali Alabau, Germán Guerra, Claude de Jesús, Odette Alonso, Denis Fortún, Raúl Ortega Alfonso, Tinito Díaz o Frank Dimas, por solo mencionar a uno de los equipos que clasificarían en cualquier evento ligamayorista..., pues... respondería el dómine Moguel: no, de ninguna manera, esta gente no tiene derecho a estar en la Feria Internacional del Libro de Acapulco 2016 (FIL-A), por una sencilla razón: son apátridas, gusanos, excubanos, vendepatrias, traidores de su pueblo, enemigos del progreso, pro imperialistas y en fin, todo lo malo que pueda ser un cubano, poeta o no, que haya huido del paraíso revolucionario.

Así, caen por peso propio algunas preguntas:

¿El maestro Julio Moguel no ha politizado la Feria al invitar, porque entendemos que sus facultades dan para eso, solo a los escritores cubanos que residen en la Isla?

¿Para tales fines —políticos— está concebido el presupuesto que entrega el Estado mexicano para esta actividad?

¿Un presupuesto del Estado mexicano para excluir e incluir por razones extraliterarias?

¿El camarada Moguel no ha politizado la Feria solo por lo antes dicho, sino además porque sus discursos previos poseen un tinte manifiestamente parcial a favor de la política existente en Cuba?

¿Eso está bien?

¿Quién responde?

https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=538797919643792&id=168427796680808http://www.granma.cu/cultura/2016-09-02/destacan-en-mexico-aporte-de-cuba-a-la-cultura-latinoamericana-02-09-2016-22-09-40


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.