Hazte amigo de Cubaencuentro y colabora

  • Registrarse
  • Iniciar sesión

Actualizado: 19/09/2014 17:11
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cine, Censura

Pineda Barnet: “He sufrido la censura en carne propia muchas veces en mi vida”

El realizador cree que los jóvenes cubanos que hacen cine al margen del ICAIC “no están siendo bien valorados por ese temor que hay hacia todo lo nuevo” por parte del “censor”, a quien describe como un ser “incapaz” que cumple esa función “porque es torpe y no tiene armas para defender una idea, una ideología o un concepto”

Comentarios Enviar Imprimir

El reconocido cineasta cubano Enrique Pineda Barnet ha hablado sobre la censura y la crítica dentro del entorno cubano en entrevista para el diario espirituano La Demajagua, donde ha tratado además la acogida que recibió en la Isla su último largometraje Verde verde.

El realizador de, entre otros títulos, La bella del Alhambra (1989), quien viajó a Sancti Spíritus para presidir el jurado del IX Encuentro Provincial de Cine-Clubes, ha mostrado preocupación por la desaparición del debate cinematográfico en Cuba a raíz del debilitamiento del movimiento de cines clubes en la Isla.

“La crítica en torno al cine tuvo una etapa de auge, cuando surgieron los cine-clubes, el llamado ‘cine móvil’ y llegó a impulsarse hasta el ‘cine mulo’, para escalar la montaña, y el ‘cine en bote’, para ir hasta los cayos”, recordó Pineda Barnet.

Pero el movimiento “ha ido decayendo” gracias a “detractores” temerosos del debate. “Como el debate hace pensar, hay quien tiene miedo de que la gente piense”, añadió.

Sin embargo, el cineasta manifiesta satisfacción porque “actualmente se perciben indicios de renacimiento” del debate sobre la cinematografía en la Isla, que “estimula mucho porque ejercita al hombre en la contemplación y lo hace, por tanto, mucho más completo, más pleno, más apto para disfrutar la vida”, expresó.

El autor de la polémica cinta Verde, verde opinó sobre la censura en Cuba que, dijo, haber sentido en carne propia en muchas ocasiones y añadió que tiene “un efecto desgarrador que pretende ser demoledor, lo que pasa es que uno se robustece, uno se hace más fuerte”.

Su filme más reciente fue exhibido a salas repletas en el circuito nacional y, según indica La Demajagua, “polarizó los criterios de los espectadores entre el elogio y la adnimadversión por el tratamiento descarnado al homoerotismo”.

“Con Verde, verde me sucedió algo muy interesante que vino a confirmar la tesis del filme”, dijo el cineasta.

“Realizamos esa película con toda la libertad y la apertura que se podía esperar de la presidencia del ICAIC”, si bien la institución “tuvo una función orientadora”, añadió

“Después, el filme se estrenó y el entonces ministro de Cultura, Abel Prieto, lo puso por las nubes: que era muy necesario, de una estética muy valiosa”. No obstante, asegura el realizador, “empezaron a funcionar los mecanismos intermedios y a aparecer los obstáculos que encontraban los burócratas. Por suerte, Verde, verde se ha abierto paso por sí misma”.

“Por otra parte, yo no estoy contra la crítica, creo que la crítica es un instrumento muy importante, inclusive le digo a mis alumnos: no critiquen a los enemigos porque aprenden”, agregó.

Pineda Barnet no teme a la crítica “inteligente” y hace uso de ella, pues según su punto de vista “enriquece”. Pero advirtió que su cinta Verde, verde recibió “la crítica del prejuicio”, una crítica que describe como “sorda”.

Según el diario, sobre el tema de la homosexualidad “se tejen demasiadas mojigaterías”, razón por la cual algunos críticos reprochan al cineasta haberlo tratado “con crudeza”, lo que supuso para Pineda Barnet muchas dificultades que se reflejaron incluso en “las soluciones de la cinta”, cuando se preguntaba si podía darle a la historia retratada “un final feliz”.

En términos cinematográficos, “los americanos terminarían”, aseguró el realizador, “montando al sobreviviente o a los dos en un convertible y llevándoselos por una carretera lejana rumbo a las montañas; los soviéticos hubieran alzado un bebé en brazos hacia el crepúsculo”. “No me quedaba más remedio que condenar a este hombre sin matarlo, tenía que enfrentar a ese personaje consigo mismo que es lo más difícil, el juez más cruel es el yo, la propia conciencia”, añadió.

Pineda Barnet dio además su opinión sobre los jóvenes cubanos que hacen cine al margen del ICAIC, que considera “no están siendo bien valorados por ese temor que hay hacia todo lo nuevo” por parte de esa figura que es “el censor”, a quien describe como un ser “incapaz” que cumple esa función “porque es torpe y no tiene armas para defender una idea, una ideología o un concepto”.

“La lucha ideológica”, aseguró, “no es posible liderarla si no hay una inteligencia, no tiene que haber detrás una carrera universitaria, sino una inteligencia, un cerebro adiestrado, una sensibilidad abierta”.

Y como el censor carece de todo lo anterior, “se apertrecha de actitudes del estilo esto lo tapo, esto lo callo, esto lo encierro, le vendo los ojos. La prohibición viene de gente bruta, vamos a llamarlo por su nombre, gente bruta e inepta”, advirtió Pineda Barnet.

Respecto a su trabajo en estos momentos, el también guionista y productor habanero dijo estar “en medio de una situación muy trágica: tratando de hacer esta, la película que no encuentro”.

Verde, verde, producida por el ICAIC, fue estrenada en La Habana a mediados del pasado diciembre. Sobre ella, ha expresado su realizador al portal Noticine: “Las fobias son una enfermedad social. El tema de Verde, verde es la homofobia, el crimen de la homofobia contra el amor. Es el no respeto al derecho de la diversidad…”


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.