Actualizado: 07/12/2022 17:02
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Sociedad

Agudos como punta de colchón

¿Cuáles celebraciones acentúan más las desigualdades sociales? ¿Las religiosas, las 'revolucionarias' o ambas?

Enviar Imprimir

Extraer de la realidad lecciones contrarias a las que ella sugiere, es uno de nuestros deportes favoritos en los últimos tiempos. Tal vez debamos tomarlo como una prueba, una más, de la distrofia cerebral ocasionada por casi medio siglo de represión del pensamiento y de todos los conductos para expresarlo.

Semanas atrás algunos habitantes de la Isla manifestaron (mediante la prensa estatal, no más faltara) su preocupación por el rebrote de ciertos "patrones consumistas y de diferencias sociales" que, según ellos, habían estado observando por acá a propósito del 6 de enero, día de los Reyes Magos.

Una profesora de Sociología de la Universidad de La Habana dijo inquietarse ante la desigualdad creada por los padres de niños a quienes se les compran regalos excesivos, mientras que otros niños del país no pueden recibirlos.

Tal vez habría que puntualizar eso de la "desigualdad creada por las padres", pero es ya de sobra conocido en todo el mundo que este es un país en que el gobierno ostenta el control absoluto de la economía. De modo que es el único que tiene el derecho, por voluntad tiránica, de repartir desigualdades.

Otras personas citadas por la prensa advirtieron (revolucionariamente, se supone) que el rescate de la tradición del día de los Reyes Magos podría poner en evidencia las diferencias sociales que existen en Cuba. Era un planteamiento extraño. Tanto que resultó difícil determinar si esas personas se pronunciaban contra las desigualdades o contra el desliz de ponerlas en evidencia.

Patrones consumistas… revolucionarios

La administradora de la tienda (shopping) La Época, una de las más grandes de la capital, afirmó que este año las ventas de juguetes superaron las de años anteriores. Hubiera sido útil preguntarle cómo se comportaron las ventas en horas previas al "Día del Maestro" (22 de diciembre), fecha que desde hace algún tiempo pone de manifiesto entre nosotros patrones consumistas y diferencias sociales que, aunque no parecen alarmar a nadie hasta hoy, deberían alarmarnos, por lo que son y aún más por lo que representan.

Ni siquiera sería necesario confrontar estadísticas. Basta con tener buena vista y querer ver para darse cuenta de que en Cuba ninguna otra motivación arrastra a tanta gente hacia las shopping como el imperativo de comprar regalos para el Día del Maestro.

No es algo impuesto por ley, nadie está obligado formalmente, pero nadie se siente libre de la coyunda social de halagar con bienes materiales a maestros, auxiliares, directores, subdirectores y personal de mantenimiento, entre otros empleados de las escuelas.


« Anterior12Siguiente »