Actualizado: 01/02/2023 22:50
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Ventana del lector, Cuba

Con la Iglesia hemos topado

La sola aceptación como interlocutor de una institución tan independiente como es la Iglesia católica, por parte del Estado, representa un paso sin precedentes

Comentarios Enviar Imprimir

Don Quijote de la Mancha, el personaje cumbre de Cervantes, cuando tropieza en su camino con una parroquia, disipa todos sus delirios, por primera vez interpreta rectamente la realidad e identifica correctamente ―al bulto que hacía la sombra... cuando vio una gran torre― como la iglesia principal del pueblo. Y punto. Esta vez el locuaz caballero, respetuoso, se guarda todo comentario y sigue en su afanosa búsqueda del alcázar de la del Toboso, sin otra alusión al súbito encuentro con la Casa de Dios.

En el tortuoso camino del ahora estancado proceso cubano, con sus crónicas dificultades económicas en estado de agudización, su tradicional intolerancia para el disenso y abierta represión de la oposición al sistema, con presos “contrarrevolucionarios” pacíficos cuyos delitos han sido expresar, de una forma u otra dentro de la Isla o al exterior, su inconformidad con el régimen, y divulgar además presuntas violaciones de derechos humanos; en medio de un marasmo financiero sin precedentes, cuando el embargo comercial del mercado más favorable y cercano hace mayores estragos, aparece de súbito ―por primera vez atendida por el poder en forma significativa― la Iglesia cubana.

Las conversaciones entre Raúl Castro y el Cardenal Jaime Ortega y Alamino, como ocurre en las negociaciones serias, se realizan con discreción e información muy limitada a los medios. Resultan de ellas la liberación de decenas de presos por motivos políticos que acceden a trasladarse a otros países; se controla abruptamente la sospechosa ira del “pueblo enardecido” que se traducía en actos de repudio relativamente violentos contra las Damas de Blanco y la madre de Orlando Zapata en Banes, y se promete excarcelar después a los presos que no accedan a abandonar su país, cosa que todavía está en veremos.

El resto no es silencio. De la gestión entre la Iglesia y el Gobierno, y que pareció iniciarse a instancias de éste, conocemos ―como en los témpanos de hielo― lo que vemos sobre la superficie del agua, una mínima parte del total.

Y he aquí que aun con ese conocimiento escaso, algunos se comportan con mayor grado de locura y fantasía que el caballero de la triste figura y la emprenden contra la jerarquía católica que ha participado y dado la cara en una gestión que ha sido conducida fundamentalmente por el Gobierno, pero que ha propiciado decisiones por parte de éste que por primera vez implican el reconocimiento y la aceptación de demandas de la sociedad civil y la comunidad internacional. Es verdad que quedan muchas interrogantes, pero la sola aceptación de una institución tan independiente, cual es la Iglesia católica, como interlocutor válido representa ―como dijo su Eminencia el Cardenal― un paso nuevo sin precedentes.

Fortalecer ese interlocutor, y aglutinar a los cubanos de todas las tendencias en el reconocimiento y el respeto a esa institución podría conducir potencialmente a una salida gradual, no traumática y aceptable para todos, del estancamiento suicida en que se halla la sociedad cubana. Apostar por ello debiera aplazar las ansias protagónicas de aquellos prontos a la crítica y a las exigencias sin base de sustentación.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.