Actualizado: 23/07/2018 12:41
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Constitución, República, Constitucionalismo

Constitucionalismo retrógrado (II)

Segunda y última parte de este trabajo

Comentarios Enviar Imprimir

La vigencia de la Constitución del 40 no llegó a tres mandatos presidenciales, a once años y cinco meses el auto bautizado y auto ascendido General Fulgencio Batista interrumpió —apoyado por minúsculos sectores políticos, el ejército y la delincuencia organizada estadounidense— el orden constitucional e implantó los llamados Estatutos Constitucionales auto otorgándose poderes omnímodos. “Electo” en elecciones no aceptadas por el país, en 1955 restituyó la Constitución como fachada para un régimen despótico y corrupto, un “Estado de corte delictivo” lo llamó Enrique Cirules.

Derrocado Batista se dictó la Ley Fundamental otorgando al Consejo de Ministros los tres poderes, legislativo, ejecutivo y judicial: poder absoluto para Fidel Castro, Primer Ministro que designaba a los demás. Esa situación “provisional” duró 17 años causando miles de fusilados (menos del 10 % “esbirros” batistianos) cientos de miles de presos y más de un millón de exiliados.

Este período se caracteriza por la inserción de Cuba al campo socialista, implicando compromisos en el orden económico, militar y político. En lo económico se implantó la economía centralmente ¿planificada? y la integración al CAME[1]. En lo militar los soviéticos armaron, calzaron, vistieron, entrenaron, adoctrinaron y dieron información de inteligencia a más de un millón de elementos que derrotaron a quienes reclamaban la prometida restitución de la Constitución y su Ley Electoral, luego cobraron utilizando esas fuerzas armadas para sus intereses geopolíticos en cualquier lugar del mundo. En lo político significó la implantación de una constitución calcada de la soviética, como en el resto del campo socialista.

Existen similitudes y diferencias entre el comportamiento de Fulgencio Batista y Fidel Castro. El primero sustituyó la Constitución por Estatutos Constitucionales que le concedieron amplísimos poderes, pero la restituyó en 1955 presionado y sin respaldo popular ni internacional, pues al contrario de lo que se afirma el Gobierno estadounidense siempre lo tuvo “en la mira”: demoró 17 días en reconocer su Gobierno, en marzo del 58 le embargó todas las compras y asesoría militar y a fines de ese año lo amenazó de retirarle la representación de no renunciar inmediatamente[2].

Fidel Castro en lugar de restaurar la Constitución plenamente dictó la Ley Fundamental vigente durante 17 años y luego implantó la copia soviética en 1976, obviamente no se cumplieron los pasos establecidos en los artículos 285 y 286 de la Constitución del 40, confeccionada por constituyentes electos libremente y aprobada en referendo libérrimo, por lo tanto aún legalmente en vigor. El argumento de la discusión y aprobación con noventa y tanto por ciento en 1976 es absurdo, pues a 17 años de gobierno unipersonal, fusilados, presos o exiliados los oponentes, con monopolio de los medios y las direcciones de las organizaciones políticas y de masas designadas por el propio poder unipersonal, con comisiones para filtrar las propuestas incómodas ¿De qué discusión democrática puede hablarse?

Las constituciones soviéticas (tres en setenta años) pudieron resultar pasos de avance tras el absolutismo zarista en Rusia, o la burocracia milenaria en nombre de un emperador invisible en China, pero no en Cuba, parte de la civilización occidental, heredera del republicanismo ateniense y romano, con la cultura enriquecida de los pensadores europeos y norteamericanos, más ese gran caudal que representa el más insigne pensador político y social hispanohablante: José Martí.

La constitución unipartidista, con preponderancia absoluta de un 5 % de los cubanos afiliados a ese partido, sin división de los poderes del Estado, sin límites de tiempo a los mandatos, coartadora del derecho de opinión, asociación, información, generadora de autocracia, inmovilismo, burocracia y otros muchos males, representa una regresión histórica que ha repercutido desastrosamente en el deterioro socio económico que muestra el país, reconocido por el partido&gobierno en su último documento programático[3], donde paradójicamente propone como remedio “más de los mismo”.

Como hasta el propio Carlos Marx en toda su obra establece la vinculación recíproca entre la base y la superestructura, en este caso las constitución y demás cuerpo legal existente, y tomando en cuenta el susodicho documento (aunque históricamente el partido&gobierno ha hecho poco caso de sus programas y legislación) puede adelantarse el análisis de dónde ha llevado a Cuba y su diáspora y las consecuencias de lo propuesto para el futuro por la gerontocracia en tránsito hacia el mutis final.


[1] Consejo de Ayuda Mutua Económica, entelequia del “socialismo real” europeo.

[2] Pérez Louis A. Cuba and the United States y prensa de la época.

[3] Conceptualización del modelo económico y social cubano de desarrollo socialista (prólogo).


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.