Actualizado: 05/06/2020 14:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Economía

Crecimiento fantasmal

Quienes intentan presentar la Isla como el 'dragón asiático' de América Latina, no hacen otra cosa que el ridículo.

Comentarios Enviar Imprimir

El ministro de Economía, José Luis Rodríguez, no ha querido esperar el Balance Económico de CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), que generalmente se publica a finales de año, para anunciar unas cifras de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en la Isla que vuelven a causar sorpresa; al menos desde la perspectiva de lo que se observa en la realidad del día a día del país.

Como ya se ha expuesto en ocasiones anteriores, desde hace varios años, el régimen castrista ha querido introducir un frente de polémica en un aspecto tan pacífico como la estimación estadística de la economía.

A través de una decisión unilateral, característica del sistema totalitario, el régimen rompió con cualquier planteamiento metodológico contrastado por los servicios técnicos de la CEPAL para estimar el crecimiento económico en la región. También exigió a esta entidad que aceptase unas nuevas cifras, elaboradas por las autoridades de la Isla, que no se someten ni a las reglas convencionales ni a los procedimientos técnicos empleados por los servicios de estadística de las organizaciones internacionales especializadas.

Evidentemente, CEPAL no aceptó. Ahora ofrece los datos de Cuba de forma separada y con las correspondientes referencias explicativas.

En suma, lo que La Habana pretende es desvirtuar las estimaciones de la producción basadas en el análisis sectorial, dados los bajos niveles de productividad de la economía nacional en sus distintos renglones. Quiere introducir, alternativamente, un enfoque de renta que combina los ingresos del petróleo venezolano con los sueldos y salarios de médicos, educadores, servicios sociales, etcétera, que el régimen intercambia por la generosa ayuda del presidente Hugo Chávez.

Cualquiera que entienda un poco de economía se percata inmediatamente que este mecanismo de estimación no supone generación de riqueza real, sino un mero intercambio. La realidad es que no existe sector —o actividad alguna— en la economía cubana que se sustente o se beneficie del efecto del petróleo barato procedente de Venezuela, lo que supone un intercambio de rentas, más que una generación inducida de éstas.

Sin embargo, y dado que esta polémica abierta por el castrismo en el ámbito de la estadística económica tiene un claro perjuicio (en términos de lo que se denomina credibilidad del país), la información objetiva y contrastable que utilizan los analistas y expertos a nivel internacional para realizar sus evaluaciones periódicas de la gestión macroeconómica de los países, lo mejor es situar el análisis en el mismo terreno que se intentan mover las autoridades castristas.

Números que hablan

En una nota reciente, la número 54 del pasado mes de septiembre, CEPAL realiza una evaluación del crecimiento económico en América Latina durante 2007 y anticipa cuál puede ser la dinámica para 2008.

La conclusión no puede ser más favorable. Después de seis años de crecimiento continuo, la región ha vuelto a aumentar un 5% en 2007 y se prevé que en 2008 lo haga en un 4,6%. De ese modo, desde 2003, el crecimiento medio anual se sitúa en un nada despreciable 3%, que ha permitido avanzar en la necesaria corrección de los desequilibrios y afrontar el futuro con más optimismo.

Para aportar más información sobre estas tendencias, se analiza el dinamismo experimentado por un capítulo muy importante para el desarrollo económico en la región, que es el comercio de servicios de las empresas (informática, viajes, turismo, transportes, comunicaciones, servicios financieros…).

Y se ofrecen datos muy relevantes de los países, correspondientes al año 2005, excepto los de Cuba, que se refieren a 2002.

El caso de la Isla, como se observa, sigue sin dejar demasiado espacio para el optimismo.

 

Total servicios
(millones $USD)

Otros servicios
(millones $USD)

México 16.137 2.169
Brasil 16.095 7.798
Argentina 6.236 2.186
Chile 7.172 1.738
República Dominicana 3.910 203
Cuba 2.836 539
Uruguay 1.329 268

Fuente: CEPAL, Nota 54, septiembre 2007.

Se excluyen los servicios personales, culturales y de gobierno, salvo en el caso de Cuba, donde la información no lo permite.

El pretendido objetivo de situar el comercio de servicios de la Isla como clave para su dinamismo económico es bastante pobre, a la vista de los datos ofrecidos. Apenas, alcanzan el 13% del valor total de los servicios totales, y eso que la cifra cubana no excluye los servicios personales, culturales y de gobierno, que no aparecen en las cifras del resto de países. Comparado con otras magnitudes, como las remesas que los exiliados y emigrantes envían a sus familias en la Isla (alrededor de 800 millones de dólares), no parece tampoco excesivo.

¿Hasta cuándo?

Una vez más, los hechos no dan la razón a La Habana en su intento de manipular la realidad económica. Los que se esfuerzan por ocultar la verdad y presentar la Isla como un "dragón" asiático en América Latina, no hacen otra cosa que el ridículo.

¿Dónde está el crecimiento económico de un país que lleva casi 50 años con racionamiento, escasez, miseria y deterioro de las infraestructuras principales?

La realidad es que todavía en 2006 el gobierno no ha sido capaz de superar el ajuste provocado durante el Período Especial, y que el nivel de renta per cápita de la Isla sigue sin remontar la tendencia de largo plazo.

El comercio exterior se encuentra estancado ante la falta de productos para comerciar en los mercados mundiales y, salvo la ayuda puntual de Venezuela o los dólares de las remesas, la realidad es que el modelo centralista y planificado, en el que se suprime la propiedad privada y el mercado, ha llegado a su fin, y toca el recambio. ¿Hasta cuándo van a esperar?


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.