Actualizado: 19/10/2020 19:46
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Expedición, Brigada, Bahía de Cochinos

Efemérides de la Contrarrevolución Cubana

Desde su planificación por la administración Eisenhower, esta operación se concibió como encubierta y sujeta al principio de denegación plausible de toda participación de Estados Unidos

Comentarios Enviar Imprimir

El 16 de abril de 1961, una fuerza expedicionaria de 160 hombres al mando de Higinio “Nino” Díaz [AMNORM-1 para la CIA] enrumbó definitivamente hacia Bahía de Cochinos, tras haber desistido del desembarco de distracción (Operación Marte) por Mocambo, a casi 50 km de Guantánamo, como parte del plan de invasión (Operación Zapata) pergeñado por la CIA. El barco madre Santa Ana llegaría tarde al teatro de operaciones y recibió entonces la orden de retirarse a Islas Vieques (Puerto Rico). Las malas lenguas del exilio darían a esta peripecia anticastrista el motete de “Bojeo a Cuba”.

Misión imposible

Nino Díaz había sufrido ya la amarga experiencia de otro embarque de la CIA en desembarco por la costa sur de Oriente. El 2 de octubre de 1960 salió de Florida (FL) en “un yate nuevo, como de 55 pies de eslora, blanco como un coco”, que debía llevarlo a la playa Río Escondido pero lo dejó en Playa Berraco. La presencia de milicianos allí forzó a desembarcar en balsa de goma —entre arrecifes— un kilómetro más al oeste [1].

Esta vez destructores de la Armada de USA se habían estacionado costa afuera, cerca de la base naval de Guantánamo, para dar impresión de flota invasora. A cuatro millas del litoral, una lancha rápida se despegó del Santa Ana para acercarse en misión nocturna de reconocimiento. De aquella salió silenciosamente una balsa de goma con los exploradores, quienes detectaron luces y actividad indicadoras de presencia militar.

Nino Díaz sugirió cancelar el desembarco, pero el liaison de la CIA, un tal Curly Sánchez, insistió en posponer la acción para la noche siguiente. Esa noche se rompió la lancha intermedia, al chocar la propela con arrecifes, y otra de motor tuvo que recoger a los exploradores. En medio de la situación, ellos observaron y escucharon el ajetreo de camiones y jeeps: las fuerzas de Castro estaban esperando. Nino Díaz dio entonces la orden de “¡Al carajo albañiles, que se acabó la mezcla!” El único que rezongó fue Sánchez, quien no tenía que desembarcar.

Desde octubre de 1960 Castro venía denunciando los preparativos de invasión en Guatemala y para abril de 1961 tenía montadas defensas en lugares propicios al desembarco. Por la zona de la Operación Marte aguardaba el comandante Eddy Suñol con batallón de infantería reforzado con cañones antitanques y ametralladoras antiaéreas, más 400 milicianos. Al recibir el parte de haberse avistado el Santa Ana, Raúl Castro mandó a Suñol a emplazar una batería antiaérea en la costa y esperara a que los invasores pisaran tierra para barrerlos con las “cuatro bocas”.

¿Qué misión era aquella?

Desde el 12 de febrero de 1961, la fuerza expedicionaria de Nino Díaz venía preparándose en el depósito de municiones de Algiers/Belle Chasse, cerca de Nueva Orleans (LA), habilitado por la CIA como campo de entrenamiento [JMMOVE]. Entre los instructores había desde “un alemán [hasta] un filipino que daba las clases de explosivos” [2]. El 9 de abril, el presidente del Consejo Revolucionario Cubano, José Miró Cardona [AMBUD-1], recibió en Nueva York informe por teléfono del jefe sobre el alto espíritu combativo de la tropa.

Nino Díaz reportó también que tenía sólo tres bajas por enfermedad, pero en su informe a la Comisión Rockefeller (1975) la Oficina de Seguridad de la CIA puntualizó que por incapacidad y/o renuencia tres reclutas habían sido transferidos el 9 de abril de JMMOVE a Port Sulphur (LA) y guardaron prisión hasta el 20 de abril para evitar que se filtrara información [3].

La Operación Marte consistía en hacer ruido en Oriente para que Castro trasladara fuerzas y sorprenderlo por Bahía de Cochinos. Sólo que tal misión diversionista no tenía por qué concitar movilización adicional, pues Castro tenía fuerzas suficientes en Oriente para enfrentar incluso la invasión principal. El detalle de que la tropa de Nino Díaz vestía uniforme verde olivo da pie a pensar que la misión verdadera consistía en atacar la base naval de Guantánamo y justificar así la intervención militar directa de USA [4].

Entretanto

Aquel domingo 16 de abril, Castro aprovechó los funerales de las víctimas de los bombardeos a tres aeropuertos el día anterior para declarar algo tan consabido como que su revolución era socialista. El G-2 y la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) se engolfaron en detener a toda persona que oliera a contrarrevolucionario. Así quedó desarticulada la Operación Generosa, urdida por la CIA para levantar quinta columna contra Castro al filo de la invasión.

A las 9:30 p.m., la CIA se enteró de que los ataques aéreos previstos para la mañana siguiente no podrían realizarse antes de que la Brigada de Asalto 2506 asegurara la pista de aterrizaje de Girón. Los jefazos Richard Bissell y Charles Cabell protestaron ante el Secretario de Estado, Dean Rusk, quien había dado tal recomendación al presidente [5]. Tras afirmar que este había aceptado, Rusk propuso a Bissell y Cabel hablar directamente con JFK. Ambos declinaron hacerlo por considerar que la suerte estaba echada.

Coda

A eso de las 11:45 de la noche, el jefe de los milicianos apostados en Playa Girón, Mariano Mustelier, vio unas luces en el mar que atribuyó a pescadores extraviados. Procedió a apagar y encender las luces de su jeep para guiarlos y recibió como respuesta la ráfaga que disparó el hombre-rana Eduardo Zayas-Bazán para principiar la batalla de Girón. Mustelier salió espantado gritando: “Llegaron los americanos”.

Notas

[1] En esta misión Nino Díaz supo arreglárselas para llegar a Santiago de Cuba y esconderse en el Asilo San José, frente a la casa del arzobispo Enrique Pérez Serantes, quien esperaba visita de Raúl Castro. Nino Díaz esperó también para arrancársela a Raúl, pero pasaron tres semanas sin que apareciera y tuvo que retirarse. Tras peripecias como romper el cerco en un cafetal gracias a un aguacero tempestuoso, Nino Díaz consiguió escapar a la base naval de Guantánamo. Siguió en auto al ómnibus de los trabajadores y burlaría la posta cubiche sobrepasando como una salación al ómnibus por la izquierda. Nino Díaz había estado bajo el mando de Raúl Castro en el II Frente Oriental contra Batista, pero allí mismo se reviró y luego de arreglárselas para escapar a USA fue reclutado por la CIA.

[2] Declaración al G-2 de Enrique Fernández Ruiz de la Torre, alias Pedrito, capturado en Pinar del Río el 6 de diciembre de 1963. Cf.: Frasquieri, Manuel Hevia y Andrés Zaldivar Diéguez, Girón, preludio de la invasión, el rostro oculto de la CIA, Editora Política (2006), Nota 84.

[3] Número de Registro 157-10011-10069 (NARA).

[4] Vid.: Hinckle, Warren y William Turner, Deadly Secrets, Basic Books (1993), 84 s. En alta mar la fuerza de Nino Díaz sería confundida como fuerza de Castro por los barcos de la Brigada 2506 que se retiraban de Girón.

[5] Desde su planificación por la administración Eisenhower, esta operación se concibió como encubierta y sujeta al principio de denegación plausible de toda participación de USA. De ahí que los bombardeos del 15 de abril se atribuyeran —ante la ONU y la opinión pública— a pilotos desertores de la fuerza aérea castrista. Otro bombardeo el 17 desmentía a Washington y desacreditaba todavía más la operación encubierta.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.