Actualizado: 26/09/2018 10:19
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Comentarios, Prensa, Debate

El debate y los comentarios en la Web (I)

Este trabajo aparecerá en tres partes

Comentarios Enviar Imprimir

Cuando se leen trabajos de opinión resulta difícil separar la paja del grano en los comentarios, pues suelen pasar del análisis argumentado —estemos de acuerdo o no con el comentador— al insulto y descalificación. Estos últimos suelen señalar como una firma digital al agente de ¿inteligencia? y/o partidista que tiene como oficio evitar el debate de toda opinión discrepante, aun basada en fuentes oficialistas, como estas:

Raúl Castro: ahora si vamos a construir un socialismo próspero y sostenible ¿Durante el medio siglo anterior qué se hizo? Debemos limitar el ejercicio de cargos a dos mandatos ¿Basado en la pésima experiencia cubana? Ahora que Fidel no está deben jugar su papel las instituciones ¿Le dijo autócrata? Las obligaciones financieras vencidas dificultan el pago a proveedores ¿Qué se hizo con la reserva de 500 millones USD en 1958, más los miles de millones de Patrimonio estatizados más los recursos de los créditos no pagados? Ni el más sabio de nosotros podrá calcular en daño que ha hecho la doble moneda ¿Por quién y para qué se implantó la dualidad monetaria y cambiaria? Que no existe democracia lo afirma designando públicamente a Díaz-Canel como mandante por los próximos trece años.

El programa del partido&gobierno (Conceptualización del modelo…) en su prólogo: desequilibrios entre la oferta y demanda de productos y servicios (escasez crónica); obsolescencia tecnológica (agricultura medieval); subutilización e ineficiencia de la base productiva, la infraestructura y el proceso inversionista; crecientes riesgos y daños medioambientales; impacto de la dualidad monetaria en el poder adquisitivo; diferencias económicas y sociales no provenientes del trabajo, que además no es convenientemente retribuido (29 y 8 CUC mensuales salario medio y mínimo respectivamente); éxodo hacia actividades de menor calificación (pero mejor pagados) y al exterior (migración masiva).

También menciona afectación a la motivación para trabajar y ser eficientes;erosión de valores e incremento de la corrupción, delitos, indisciplinas y otras formas de marginalidad social. No menciona la tierra poblada de marabú mientras se importa el 80 % de un consumo de alimentos muy restringido, la deuda externa gigantesca ni los crecimientos económicos nulos mientras Cuba cayó del lugar 51º al 68º del Índice de Desarrollo Humano en la década.

El Granma (25 de enero de 2018) publica que el 47 % de las viviendas en Cuba resultan inadecuadas, solo superado en América Latina por Brasil (64 %) y lejísimo de Argentina (22 %) y Chile (23 %). El ritmo de construcción desciende hasta menos de 22 mil en 2017 según el Anuario Estadístico, la menor cantidad desde que se dispone de estadísticas. En su edición del pasado 1º de junio el Granma informa: en total existen 201 mil viviendas afectadas por huracanes sin recuperar, de ellas 61 mil derrumbes totales; 42 y 25 mil respectivamente anteriores a 2012.

El propio órgano oficial publica los viernes cartas reflejando ineficiencias, burocratismo y negligencias que parecen escritas por Kafka.

Sin argumentos para debatir se insulta a quien opina que es necesario democratizar, no reprimir la libertad de opinión, información, expresión, de asociación y tantas otras y sobre todo eliminar lo que divida a los cubanos —de adentro y de afuera— para salir de la crisis, inocultable para el propio partido&gobierno.

Éste paradójicamente receta más de lo mismo, proponiendo una constitución que en lo político acentuará el poder totalitario del boss del partido&gobierno y en lo económico entregará el país al capitalismo extranjero. Más limitaciones a los derechos humanos y más discriminación en su tierra para los nacidos en Cuba.

Es momento de olvidar diferencias que pueden discutirse en democracia, ahora hay que conquistarla, porque:

Si la república no abre los brazos a todos y adelanta con todos, muere la república.

José Martí.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Un taxi pasa frente a un cartel en La Habana en marzo de 2016Foto

Un taxi pasa frente a un cartel en La Habana en marzo de 2016.