Actualizado: 04/10/2022 22:11
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Crónicas

El gran acertijo

Un ensayo publicado en el número 43 de 'Encuentro' tiene patas arriba a muchos en la Isla por su crítica al gobierno, el Estado, el Partido y los sindicatos.

Comentarios Enviar Imprimir

La llegada a la Isla del número 43 de la revista Encuentro, empezó por sacar a la intelectualidad de la modorra en que había caído después de la guerrita que librara a principios de año contra un pasado que tal vez no ha pasado, sino que sólo habría cambiado de máscara y que el gobierno ganó (o detuvo) utilizando la mejor de las medicinas: dejó hablar, permitió que el inválido de ayer y el que temía serlo mañana hicieran su catarsis, lanzaran lejos sus bastones y muletas.

A unos y otros les dejó gastar horas-email filosofando al respecto, y por último, gentil, exquisito, con elegancia poco común, interesado en escucharles en persona, en conocer de cerca sus penas de antaño (que oyó asombrado y solidario), le abrió las puertas de la benemérita Casa de las Américas y del Instituto Superior de Arte (ISA).

Trae ese Encuentro que tal revolico ha formado un ensayo titulado ¿Cuba, dilema y esperanza? (originalmente publicado por Kaosenlared.net el 3 de enero, pero que aquí en Cuba, donde internet es un medio para uso del Estado, no vino a conocerse hasta junio, y ello en un número que en España salió a fines de abril). Lo calza un sorprendente Pedro Campos Santos y es algo increíble.

Haciendo allí uso de las libertades de los analistas de la prensa capitalista se despacha con la cuchara grande este señor acerca de lo que él estima errores cometidos en la economía cubana. Critica al gobierno, al Estado, al Partido, a los sindicatos, deja muy mal parada a la Asamblea Nacional, e inclusive se atreve a indicar recetas para hacer bien las cosas después.

Por la libertad con que habla y la imagen fúnebre que al unirse crean sus dos apellidos, se pensó que Campos Santos fuera un seudónimo. Pero no.

Quienes lo han investigado dicen que el nombre es real, que el hombre existe, que es un antiguo oficial de la Inteligencia que años atrás estuvo designado en Londres, que es graduado de Historia, y lo más asombroso, aseguran (yo no aseguro nada) que vive en Cuba y que no está en prisión.

Según el rastreo que le han seguido, es un nombre que emergió cuando la guerrita de los emails aunque entonces no llamó la atención (también entonces fue muy crítico, aunque desde posiciones gubernamentales, lo cual no es demérito, ya que sinceramente o no muchos ilustres veteranos del dolor presentes en aquellos fuegos, próceres que en el pasado anduvieron en sillitas de ruedas, dicho sea metafóricamente, procedieron igual que él).

Lo que sigue estando en discusión, me dicen quienes de tarde en tarde pasan por casa (yo no tengo teléfono ni hago visitas), es si el ensayo en cuestión (o quizá balón de ensayo) salió de las oficinas de Raúl Castro o si lo escribió Campos Santos por su cuenta. Si lo primero, estaríamos asistiendo a un espacio de libertad inédito en el casi medio siglo de gobierno socialista, con los anuncios que esto permite imaginar. Si lo segundo, estaría gestándose una revolución dentro de la Revolución, de magnitudes impredecibles por ahora.

Tamaña interrogante, desde luego, no habría podido permanecer presa en el ámbito gremial de los artistas y literatos, como ocurrió con la guerrita de los emails. El adivinador de la calle la hizo suya enseguida, el precio del nuevo número de Encuentro en el mercado de publicaciones prohibidas por el gobierno se disparó, y ahora en toda la isla, intelectuales o no, permanecen absortos con la revista delante. Como delante de una guija.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.