Actualizado: 23/09/2019 16:12
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Campo, Hippies, Universidad

Los hippies cubanos (III)

Un espectáculo más de la bizarra vida de mi generación

Comentarios Enviar Imprimir

Cierre este tríptico el fenómeno colectivo más extraño que he presenciado; la Orgia de la Facultad de Humanidades.

En la universidad, como modo de atarnos más y robarnos el tiempo libre, existía el llamado 3 x 1. Tres fines de semana para lo esclavos y uno laborando en el campo para el señor feudal.

Yo vivía en familia 2 x 2; el padre de mis hijos y yo nos alternábamos para cuidar a los niños.

Sucedió un sábado por la noche que el ICAIC iba a filmar esa hazaña de los jóvenes, la vanguardia, el Hombre Nuevo, el hombre del Siglo XXI (menos mal que soy mujer y no se me incluye en el asqueroso discurso machista de la nomenklatura)

Todos conversábamos amigablemente mientras el equipo del ICAIC armaba el tinglado. Eran tiempos de Ley Seca, no había bebida o había poca clandestina.

Había algunos, hasta de la politically correct Ciencias Política, que ya se habían ido a los matorrales, normal, jóvenes. Los demás seguíamos en alegre charla en las mesas del campamento (barracón), escuchando la música que no había de ser.

Se va la luz (¡que raro!), el silencio sepulcral de aquella circunstancia interrumpido solo por un grito desde los matorrales, anónimo pero iracundo, “¡Viva Fidel!”.

La conversación iba amainando; se lo atribuíamos al sopor del apagón.

¡Vino la luz!

Apenas quedábamos unos cuando en las mesas.

¿Y donde se ha metido la gente?

¿Y ese camión del ICAIC abandonado?

De pronto divisamos el “Jardín de las Delicias” de Gerónimo Bosh.

Las parejas, de toda orientación sexual, habían inundado las literas y los menos afortunados pal monte.

Se escucha en la noche callada un susurro colectivo de los más divertido.

Los espectadores estábamos atónitos, desternillados de la risa. Nos fuimos a nuestras literas, no abríamos la boca. Nos encontramos a una tarada de Ciencias Políticas, fea, resentida y con odio a la Humanidad. Cual cangrejo estaba encaramada en una litera chillando:

—¡De esto se va a enterar el decano (Carlos Amat)! Los van a botar de la universidad a todos.

No me enteré como termino el divertido sucedido. Solo sé que debe haberse tratado de un caso de histeria colectiva. Todos conversando amigablemente y de buenas a primeras una orgia que ni en filmes he presenciado. Me alegro haberlo presenciado, un espectáculo más de la bizarra vida de mi generación.

¿Y Talía? ¿Y Amat?

¿Quién mató al Comendador?

Habría que haber vaciado la facultad, hasta a los cuadrados de las escuelas.

Todo se tapó.

Sabemos que no hubo nada reprobable. Los títeres del imperio quieren desprestigiarlos. Les felicito por su productiva jornada.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Estudiantes universitarios cubanos en trabajo agrícolaFoto

Estudiantes universitarios cubanos en trabajo agrícola.