Actualizado: 10/07/2020 19:25
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Sociedad

Réquiem por el idioma

Miles de estudiantes están a punto de ser universitarios, gracias a la 'ahudasia ingreible y marabillosa' del sistema educacional.

Comentarios Enviar Imprimir

Estudiantes universitarios, durante la Marcha de las Antorchas por el aniversario 156 del natalicio de José Martí, el 27 de enero de 2009 en La Habana. (AP)

Estudiantes universitarios, durante la Marcha de las Antorchas por el aniversario 156 del natalicio de José Martí, el 27 de enero de 2009 en La Habana. (AP)


Para ellos, mujer es una palabra de cuatro letras, bohío se escribe "voio", "igno nasional" resulta ser el himno nacional, la histórica ciudad de Bayamo se trueca en "Vallamo" y José Martí, quien tenía una "basta cultura e ideas martianas", "vivió antes de nuestra era".

Exámenes diagnóstico, hechos en mayo último a unos 16.500 estudiantes de grados terminales de sedes universitarias municipales, hacen trizas la ortografía y en muchos casos demuestran un coeficiente intelectual propio de iletrados o, especulativamente, de mentes perturbadas.

Uno de los profesores de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana, que colgó en internet un botón de muestra de los tests, no tardó en calificar los resultados de "bestiario".

"Realmente es para llorar", añadió el docente y precisó que los examinados provienen de carreras deportivas, pedagógicas, Medicina y Estomatología, "muchos de los cuales no habían estudiado nadita de nada en lo referente a cuestiones de ortografía y redacción".

La mala ortografía consigue cotas alucinantes. "Hipno" por himno, "ahudasia" por audacia, "vellesa" por belleza, "obedad" por humedad e "ingleible" por increíble, puede leerse en los textos, entre otras decenas de faltas.

"Es el colmo. Con tantas campañas masivas de lectura, y que los jóvenes de ahora no sepan ni escribir", se lamentó un tenedor de libros que tuvo acceso al documento.

A veces, las palabras se distancian tanto de su correcta escritura, que logran ser irreconocibles. Decodificarlas, obliga a releer el contexto varias veces. Alguien escribió "la bian" queriendo decir "la habían".

Atontados ante esa colección de gazapos, los revisores no imaginaban que aún faltaba lo peor: las truculencias mentales en el apartado de redacción.

Martí da mucho de sí

El ejercicio en cuestión pedía un comentario sobre una conocidísima frase de José Martí: la mujer "vivirá a la par del hombre como compañera y no a sus pies como juguete hermoso".

"José Martí no quería a ninguna mujer vagueando por la calle", "siendo esto lo que predijo Pepe, no se equivocó", "Martí luchó por la igualdad del hombre por el hombre", "en todos los centros de trabajo existe la raza femenina, iluminando con su belleza el lugar", "la mujer es el condón umbilical" y "ella debe trabajar en orgasmos estatales", son algunas de las consideraciones en torno al concepto martiano.

Con menos parquedad y más entusiasmo, otros aventuraron relatos paralelos al ejercicio.

"Esta es la historia de una mujer que sufrió en carne propia los abusos de una época, de una sociedad prejuiciosa. Rita era ama de casa, cuidaba muy bien de sus hijos, tenía muy buena posición social, pero contaba además con un esposo extremadamente machista (…) pasaba noches fuera de casa, cuando llegaba ebrio la golpeaba sin descanso y luego la llenaba de besos y caricias. Un día Rita decidió suicidarse ya que encontró en la muerte su única salida. Pasaron los años y quedó demostrado que la mujer no es fuerte como el hombre pero con nuestras sencillas manos hacemos cosas valiosas".

El texto salido de la Escuela de Letras, y que salta de correo en correo, no aclara qué peso estadístico suponen los errores respecto a la totalidad de los exámenes, ni tampoco el número de suspensos; aunque, presumiblemente, no debieron ser numerosos, pues se aprobaba con 60 puntos y cada falta restaba 0,5 puntos.

Un sistema destrozado

La crisis de calidad en la educación cubana es una vieja herida que el sistema no ha podido cerrar y que arrancó en los años setenta, con el primer éxodo de maestros y profesores hacia otros sectores laborales o la emigración al extranjero.

Al responder al desafío, el Estado armó a la carrera un cuerpo de profesores sacado de las filas del estudiantado medio superior, una estrategia que se viene repitiendo desde entonces, ante un enquistado déficit docente y que consigue magros resultados.

Vocacionalmente desmotivados, en su mayoría, los profesores son reclutados en los preuniversitarios, tienen bajas calificaciones y ninguna experiencia, frente a un aula de muchachos casi de la misma edad. A los alumnos les es difícil conceder autoridad a unos docentes que trabajan de mala gana y que apenas dominan las clases que imparten.

Buscando alternativas, el gobierno autorizó en 2008 el regreso de maestros retirados a las aulas, que en número superior a los 4.000 accedieron a la invitación, pues reciben el salario de docente más las retribuciones de la jubilación.

Igualmente, hace unas semanas el gabinete decidió aumentar los sueldos al personal educativo —con un máximo de unos siete pesos convertibles al cambio actual—, reconociendo, empero, que el alza era una "modesta" contribución.

En julio pasado, la ministra de Educación, Ena Velázquez, precisó que el déficit de maestros superaba los 8.000, y mencionó entre los "retos" el "escaso hábito de lectura; los problemas de ortografía, caligrafía y geometría; y las indisciplinas de los alumnos en los centros".

Por su parte, José Ramón Fernández, uno de los vicepresidentes del ejecutivo e investido como "superministro" para las cuestiones educacionales, llamó en 2008 a "combatir el irrespeto, la grosería, los malos hábitos, pues más que enseñar tenemos que educar".

Fernández, un ex militar de carrera, de 86 años, y cercano colaborador de Raúl Castro, consideró "muy importante" que el maestro domine en forma plena el contenido de la clase.

Las críticas salidas del propio seno del gobierno fueron replicadas tangencialmente por Fidel Castro, quien en una de sus frecuentes columnas de prensa bajó el tono de los reparos.

"No creo, en primer lugar, que estemos tan mal", estableció el ex gobernante y recomendó no desalentase "con las noticias de los enemigos, que tergiversan el sentido de nuestras palabras y presentan nuestras autocríticas como tragedias".

Faltaría un año para que los cubanos alcancen una escolaridad promedio de nivel superior, según vaticinó Fidel Castro a Federico Mayor en una entrevista publicada en 2000.

"Nadie podrá ya impedir que alcancemos la condición de ser el pueblo más culto de la Tierra", aseguró entonces al ex director de la UNESCO, sin saber que casi una década después hay "revolucionarios" que tienen la "ahudasia ingreible y marabillosa" de colgar un título universitario, gracias al "arturismo" de una sociedad donde la mujer es una "baluarta" de la Revolución.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.