Actualizado: 21/10/2019 9:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Política

Socialismo de porcelana

Un aliado 'peligroso'. La prensa cubana escamotea la información sobre el congreso comunista chino.

Comentarios Enviar Imprimir

Si el embajador de Pekín en La Habana se enterase únicamente por el periódico Granma de lo que fue el XVII Congreso del Partido Comunista chino, se perdería lo mejor del cuento: la meta de construir una sociedad socialista "modestamente acomodada".

El término, empleado por Hu Jintao en su informe al congreso, fue invisible en los escasos reportes que sobre el foro partidista publicó Granma. Debió parecerle pretenciosamente burgués.

"Había que leer entrelíneas y así todo no se supo mucho", se quejó un miembro del partido cubano luego de releer la prensa de la semana y ver los noticieros.

La visita a La Habana del viceministro de Educación Zhao Camping y la noticia de que unos mil jóvenes chinos cursarán estudios de español, medicina y enfermería en Cuba, como parte de un convenio educacional, tuvo casi más prominencia que las sesiones congresionales en el Palacio del Pueblo.

En medios académicos de la Isla se comenta que las autoridades quieren espantar la idea de una China convertida en un laboratorio donde la antigua teoría de la convergencia entre los sistemas capitalista y socialista, en boga en los sesenta, disponga por fin de un útero para su nacimiento.

Por otra parte, consideran que el sistema chino ha sembrado el capitalismo de Estado con todos sus desarreglos sociales y ambientales, y que tarde o temprano ese socialismo de porcelana sólo necesitará de un toque para hacerse añicos.

Un plan delicado

El plan en la prensa oficialista fue delicado: buscar un equilibrio entre la información conveniente y la inconveniente sin ocasionar disgusto en la embajada pekinesa.

De tal modo, el vocero del Comité Central del Partido Comunista cubano colgó en su página de internacionales tres reseñas de todo el congreso, que duró una semana. Una sobre el comienzo del evento, en la que aludía a "los problemas que aún subsisten en un país tan gigantesco", sin apenas detenerse en ellos, salvo los referidos a los "recursos, el medio ambiente, y a los desequilibrios entre la ciudad y el campo".

La segunda, titulada "Llaman en congreso del PCCh a incrementar la capacidad defensiva", citaba con pinzas una de las pequeñas tormentas del cónclave comunista: las sanciones a miles de miembros del partido por corrupción, uno de los males que roen la sociedad china.

Los datos ofrecidos por Ouyang Song, subjefe del Departamento de Organización del Comité Central del PCCh, se presentaron en Granma con la fuerza de una brizna: personas sancionadas —unas 9.000 en un año— por "violar la disciplina de la organización". No se dieron más explicaciones.

En realidad, las estadísticas de Ouyang eran mucho más abultadas. En tres años fueron investigados un total de 133.467 militantes del PCCh —cerca del 0,2 por ciento de la membresía—, de los cuales más de 2.500 resultaron destituidos o degradados y el resto fueron sancionados con las regulaciones partidistas o enviados incluso a encarar procesos penales.

La tercera de las notas ofreció la reelección de Hu Jintao al frente del partido de más de 70 millones de integrantes, las nuevas figuras del poderoso Comité Permanente y el llamamiento de Hu "a enarbolar la bandera del socialismo con peculiaridades chinas y a apreciar más que nunca el camino socialista y el sistema teórico del socialismo con estas peculiaridades".

"El Congreso aprobó en forma unánime la revisión de los Estatutos, para incluir en ellos la concepción científica del desarrollo, caracterizándola como la consideración del ser humano como lo primordial y un desarrollo integral, coordinado y sostenible", cerró la última de las notas de Granma.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.