Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Derechos Humanos, Represión

Un canciller «desinformado»

El canciller cubano aparenta estar muy preocupado por la prisión existente en la Base Naval y Aérea de EEUU en Guantánamo, pero no parece interesado por la situación en las cárceles de la Isla

Comentarios Enviar Imprimir

La primera mentira del canciller Bruno Rodríguez en su Informe a la Comisión de Derechos Humanos es la siguiente: “Lo hace orgullosa de su obra humanista y de su ejecutoria en la garantía del ejercicio de todos los derechos humanos por todos sus ciudadanos”. Creo que ningún político se atrevería a dar un diagnóstico tan absolutamente positivo, ni siquiera de los países más avanzados en los derechos humanos en el mundo. Pero nuestro canciller, ni se sonroja al decirlo.

El derecho al salario digno es una demanda pedida desde 2007 por la abrumadora mayoría de la población, que no puede suplir la canasta básica del mes. Este derecho está en la Constitución de la República pero al Canciller se le “olvidó”. Los derechos a la educación y a la salud pública son ciertos pero la calidad de los mismos no puede ser peor. Pero el canciller no tiene tiempo para leer los testimonios de los ciudadanos, ni los resultados del Debate de los Lineamientos. Mucha inversión y ningún resultado. Del derecho a una vivienda, consagrado en la Constitución, ni hablar, es un “no derecho” acumulado por décadas y aumentan los desalojos y los derrumbes o riesgos de derrumbe y al ciudadano, si bien le va, vive en un “albergue” de por vida cuyas condiciones de hacinamiento e insalubridad son similares a las de las cárceles cubanas o a las de cualquier favela tercermundista.

Los derechos cívicos y políticos inexistentes, sino, atrévase a hacer una gestión con algún tribunal civil y/o penal y recibirá el trato y la solución que se le puede dar a un “enemigo”. ¿A quien reclamar? No se inquiete, no puede reclamar porque nadie es responsable. Eso sí, las calles de las ciudades y los poblados son las más seguras del mundo, porque en cualquier momento los ciudadanos caen presos sin ninguna razón. Puede estar 24 horas, seis meses, o algún año sin que le presenten causa alguna, pero nuestro canciller no se ha enterado. El maltrato y la prepotencia de la policía tampoco aparecen en el Informe.

Los niños reciben una educación de calidad. Aquí el término calidad parece no corresponder con la lengua española, pero habría que ver con quién está haciendo la comparación. No hay ancianos abandonados a su suerte, aunque se les lleve presos por vender los cigarrillos de la “cuota mensual”, porque el retiro no les alcance para comer, no hay pordioseros en las calles. En fin, la protección de la que habla nuestro canciller a los sectores más vulnerables, es un bonito cuento de hadas.

Dice el canciller, que EEUU no han podido “impedir la participación activa, democrática y directa de sus ciudadanos en la edificación del orden constitucional, en las decisiones de Gobierno ni en la elección de sus autoridades”. ¿Desconoce el canciller que las “elecciones” son periódicas, pero ni secretas ni libres?, ¿que las “elecciones” son designaciones de candidatos de unas comisiones seleccionadas por la cúpula del poder y que rinden cuenta sólo a esa cúpula? ¿Y qué me dice el canciller de un sistema de justicia que no cuenta ni con un Tribunal de Garantías Constitucionales de manera tal que la ley y su aplicación es un asunto discrecional, por no decir arbitrario?

No recuerdo haber participado en la edificación de ningún orden constitucional en Cuba, pero entiendo que es una frase bonita para presentar en público. Eso sí, introducir a EEUU como la variable más importante de la política interna es ya una “muletilla plattista” del discurso oficial cubano.

En cuanto al resultado de los Debates de los Lineamientos, debate acotado a los temas económicos y sociales, hay 50.000 demandas que no fueron publicadas, y la primera y más votada demanda de los salarios, sigue esperando por una “productividad” que no llega y que el gobierno pospone esperando “un milagro que caerá del cielo” como el arreglo de un transporte público decente. Pero estos son sólo detalles para el Canciller que seguro “olvidó”, o no forman parte de los derechos humanos según el gobierno cubano.

Dice el canciller que Cuba es “un Estado sin un solo ejecutado extrajudicialmente, torturado ni desaparecido, sin secuestros ni cárceles secretas” Lamento esta desinformación del canciller. Los “juicios sumarios” que se han practicado en Cuba, han sido por decisiones políticas extrajudiciales y con el manejo político de la ley, la arbitrariedad de su aplicación es flagrante y para dar escarmientos ejemplarizantes. Pero más allá de los juicios sumarios absolutamente subordinados a la política del momento, existen testimonios de torturas hoy en la cárceles cubanas y los secuestros pueden durar 24 horas pero se realizan en la calle a opositores pacíficos que salen de sus casas a hacer alguna gestión y son apresados a plena luz del día. Y lo de cárceles secretas, parece ser cierto porque eso de permitir a la prensa nacional y extranjera visitar cuatro cárceles “preparadas” al efecto, cuando hay más de 200 centros penitenciarios en el país, es mantener en secreto para la opinión pública nacional y para los relatores oficiales de las Naciones Unidas para el tema de los derechos humanos en Cuba, la situación real de las mismas. Pero el canciller “desconoce” el nivel de impunidad que reina en las cárceles cubanas.

Una política “secreta” frente a los ciudadanos

Cito al canciller cuando dice, “Se han adoptado nuevas normas que amplían la base legislativa de los derechos humanos, como las relativas a la seguridad social, la vivienda, el empleo y el trabajo por cuenta exclusivamente personal, la entrega de tierras en usufructo, entre otras. A su vez, se viene avanzando en el perfeccionamiento y actualización del sistema jurídico del país, a través de la aplicación de un grupo de modificaciones que se corresponden con las necesidades de la sociedad cubana y los más elevados estándares internacionales en la materia”.

El párrafo anterior debe ser un asunto de seguridad nacional, porque salvo el cuentapropismo, y la entrega de tierras en usufructo, ambos asfixiados por los impuestos y con mercados mayoristas con productos más caros que los mercados minoristas, el resto de las supuestas nuevas normas son “secretas”: las relativas a la seguridad social, la vivienda, el empleo y la actualización del sistema jurídico. ¿Qué ampliación de derechos se han abierto en estos rubros? El canciller sufre de la misma enfermedad que critica el Presidente: el secretismo.

Quedé profundamente impactada con la preocupación del canciller sobre la cárcel de Guantánamo. Si el asunto no fuera trágico me hubiera proporcionado una carcajada porque competimos con la Base de Guantánamo en las condiciones de limbo jurídico de los presos políticos cubanos. Las condiciones de hacinamiento e insalubridad y la espantosa comida en las cárceles cubanas superan con creces esos mismos rubros en la cárcel de Guantánamo. En eso las cárceles cubanas ganan ampliamente la competencia. Pero nuestro canciller está preocupado por un pedazo de país adonde el Gobierno no tiene jurisdicción, sin embargo sobre el resto de territorio que sí le compete, nos hace un cuento de hadas. Desde hace varios días, se mantiene la huelga de hambre de 60 opositores pacíficos en la zona oriental del país, justo a unos pocos kilómetros de la cárcel que preocupa a nuestro canciller. Sin embargo, hay más de tres en inminente peligro de muerte, y sus compañeros se rotan para mantener la exigencia de liberación de un preso político, pero eso no aparece en el Informe.

El limbo jurídico de los presos de Guantánamo es el mismo en el que están los presos políticos cubanos, alrededor de 90 personas, pero de eso no habla Bruno Rodríguez en su Informe.

Pobre nuestro canciller, definitivamente está desinformado.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

El canciller cubano Bruno Rodríguez en Ginebra, el 1 de mayo de 2013Foto

El canciller cubano Bruno Rodríguez en Ginebra, el 1 de mayo de 2013.