Actualizado: 24/01/2022 15:55
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

La opinión de...

«Raúl no será Gorbachov, pero podría ser Andropov»

Jorge G. Castañeda, Manuel Cuesta Morúa y Pablo de Cuba Soria. Analistas opinan sobre la situación actual en Cuba.

Enviar Imprimir

No obstante, la mayoría vota con los pies y quiere emigrar, a falta de esperanza. En junio y julio, la red telefónica de la oficina de intereses de EE UU en La Habana estuvo inundada por medio millón de llamadas. En los últimos cuatro meses, más de 20.000 cubanos han presentado una solicitud con miras a obtener la doble nacionalidad española.

Los disidentes, por nuestra parte, debemos dar muestras de serenidad para desbaratar el resentimiento y el odio acumulado desde hace 47 años. Un conflicto civil tendría consecuencias imprevisibles, en detrimento de una transición pacífica. En la oposición debemos buscar una plataforma común, que contemple el rechazo a la injerencia de EE UU y la suspensión del bloqueo económico. Cuba tiene necesidad de un proyecto nacional que abarque a todos los ciudadanos.

Pablo de Cuba Soria
Escritor cubano radicado en Miami.

En la presentación de su cuaderno Journey to Love (1955), Williams Carlos William fue exhortado por Allen Ginsberg a que discurriera acerca del hecho poético. El autor de Pictures from Brueghel and Other Poems (1962) miró hacia una de las ventanas del local donde se presentaba el libro, y dijo: "There are a lot of bastards out there".

Trazo la analogía. La recurrente y lógica pregunta de estos días para (hacia, desde) cada cubano, ya sea rodeado de agua por todas partes o en tierras allende todos los mares, acerca del día después, bien podría merecer la respuesta de Williams al poeta de TV baby poems (1967). O, quizás, merecería recordarse aquella frase de Bertolt Brecht a la muerte de Hitler: "Señores, no estén tan contentos con la victoria. Porque aunque el mundo se haya puesto de pie y haya detenido al Bastardo, la Puta que lo parió está caliente de nuevo".

Vivo o muerto Fidel Castro, cercano o no al descenso a los ínferos, la mayor parte del insilio se ahoga entre un angustioso silencio (el jodidamente comprensible "mejor sometidos que decapitados") y millones de vivas y aplausos y desfile de marionetas; y casi en su totalidad el exilio oscila desde bulliciosas celebraciones y bailoteos que entristecen en vez de traer un aliento de tiempos auténticamente mejores (no imagino a los exiliados alemanes, italianos y/o rusos, regresando a su tierra tocando rumba en calderos: su angustia al parecer era más cerval, lejana de una tradición del choteo), a ese otro silencio (el sempiterno viceversa) que prefiere ahogarse en sí mismo antes de explotar en multiplicidad de voces.

Duele decirlo (que no complejos de culpa o inferioridades por el estilo): estamos asistiendo a otro capítulo (¿o es el mismo que cíclicamente hace honor al genial loco de Röcken?) de esa insoportable novela cubana de lo por llegar.

Capitanes generales, República de bombines, generales y doctores, dictadores, el máximo gángster. La nostalgia del pan con bistec, la melancolía de demócratas del vacilón, el culto de esquina a la botella de ron (sea Bacardí, Havana Club o Chispetrén) mientras fichas de dominó pactan con el aburrimiento, el desfile de fantoches que no hacen más que aplaudir. "Todo lo que es un mitin tropical" (Fernando Lles). La paciencia de los espejos sólo conlleva a lo apócrifo, lo falso. Ya Reina María Rodríguez cierra uno de sus textos desoladoramente: "Y tú me exiges todavía alguna fe?".

La piñata está al romperse. Unos se frotan las manos, otros asoman o se escabullen como gatos boca arriba. Yo me alisto a las filas de aquéllos que de vuelta se encuentran de casi todo. Yo cargo con el peso de mis incredulidades, otros que carguen con el de sus certezas. Me sumerjo (aunque voces humanas me despierten) en la Cuba profunda: el lenguaje Lezama, los espectros de Fidelio Ponce, los pasmosos arlequines de García Vega, el ánima de Kozer. Otros que se jacten de esa Cuba de la abundancia, esos pretéritos por llegar.


« Anterior123Siguiente »
Raúl Castro, junto al general ruso Hurov Alexander y a una diputada de la DUMA, en La HabanaFoto

Raúl Castro, junto al general ruso Hurov Alexander y a una diputada de la DUMA, en La Habana. (AP)