Actualizado: 19/01/2022 23:52
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Arcos Bergnes, Gustavo Arcos Bergnes

Consternación en la disidencia interna y el exilio por la muerte de Arcos Bergnes

Es 'una pérdida irreparable para el movimiento opositor y de derechos humanos en Cuba', dijo Vladimiro Roca.

Enviar Imprimir

Disidentes y exiliados cubanos expresaron este martes su pesar por la muerte de Gustavo Arcos Bergnes, uno de los más antiguos líderes de la oposición al régimen de Fidel Castro.

Es "una pérdida irreparable para el movimiento opositor y de derechos humanos en Cuba por la figura y la historia que representó", dijo el opositor Vladimiro Roca, portavoz de la coalición Todos Unidos, informó AFP.

"Fue una persona con un historial muy rico y unas cualidades personales muy grandes", añadió.

"Será muy difícil llenar el hueco que deja Gustavo, que era un hombre de una fe grande en la victoria de los derechos humanos y de la democratización en Cuba", afirmó Roca en otras declaraciones citadas por EFE.

Arcos Bergnes, líder del Comité Cubano Pro Derechos Humanos (CCPDH) y, desde el año 2000, presidente de la Fundación Hispano Cubana (FHC, con sede en Madrid), falleció este martes a las 11:30 en La Habana, a los 79 años de edad, víctima de un paro cardiorrespiratorio.

Había ingresado en el Hospital Calixto García de la capital cubana a finales de julio, afectado de neumonía e infección urinaria.

La líder de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil, Marta Beatriz Roque, a quien la esposa de Arcos, Teresita Rodríguez, entregó los detalles del suceso para que informara la prensa, señaló que, atendiendo a la última voluntad del opositor, su cadáver será incinerado en el Instituto de Medicina Legal de La Habana.

El entierro se realizará en su pueblo natal, Camajuaní, en Villa Clara, sin velatorio público.

En un comunicado, la Fundación Hispano Cubana calificó a Arcos Bergnes como "un héroe de nuestro tiempo, un tipo especial de héroe cívico".

"Su desaparición se produce en unas circunstancias particularmente sensibles para los destinos de Cuba. Gustavo Arcos Bergnes ya no podrá contribuir con su sabiduría ética a los cambios que se avecinan, pero su vida y su ejemplo con toda seguridad estarán presentes en la inteligencia y en el corazón de los cubanos que conseguirán la nación libre que él tanto amo", afirmó la organización.

Católico y de origen humilde, Arcos integró las filas del Partido Ortodoxo en 1952 y se unió a la lucha clandestina contra Fulgencio Batista. En 1953 participó junto a Fidel Castro en el asalto al Cuartel Moncada.

Por ese hecho fue condenado a 10 años de cárcel, pero se benefició de una amnistía en 1955. Luego viajó a México y se unió a Castro en la preparación de la expedición del yate Granma, junto a su hermano Luis.

No viajó en el yate porque Castro le encomendó la misión de obtener armas en el exterior y enviarlas a Cuba. Su hermano murió en combate durante el desembarco.

Tras el triunfo de la revolución de 1959, Arcos Bergnes fue designado embajador en Bélgica, misión que cumplió entre 1960 y 1964, cuando renunció por discrepancias con el rumbo tomado por el proceso político en la Isla.

Sus críticas al gobierno de Castro le llevaron a la cárcel de 1966 a 1969. Estuvo en prisión nuevamente de 1982 a 1988, por "intento de salida ilegal", según la acusación oficial.

Con su hermano Sebastián, Ricardo Boffil y Elizardo Sánchez Santacruz, fundó en 1988 el Comité Cubano Pro Derechos Humanos.

Era "un símbolo de la oposición, es el decano de la oposición y para nosotros". Su muerte "es algo tremendamente penoso", dijo Martha Beatriz Roque.


« Anterior12Siguiente »
Arcos BergnesFoto

Gustavo Arcos Bergnes. (TERRA)