Actualizado: 23/04/2019 9:57
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Castro-salud

Cuba, entre la aparente normalidad y la incertidumbre

El gobierno no ha ofrecido nuevas informaciones sobre el estado de salud de Fidel Castro.

Enviar Imprimir

El nuevo escenario político que vive Cuba bajo el mando provisional de Raúl Castro, el segundo hombre de la jerarquía de la Isla, no ha afectado —al menos en apariencia— la rutina del país, que este martes funcionaba con normalidad y a la espera de noticias sobre Fidel Castro, reportó EFE.

Pero en centros de trabajo, paradas de autobuses, parques y tiendas no se hablaba de otra cosa que de la salud del gobernante, y de la falta de nuevas noticias al respecto.

Las instituciones oficiales abrieron con normalidad en La Habana, así como los establecimientos comerciales, los mercados, bancos, gasolineras y cafeterías.

En algunos centros de trabajo del Estado la jornada comenzó con "actos de reafirmación revolucionaria" en los que los trabajadores refrendaron su compromiso con la revolución y con Raúl Castro.

La aparente tranquilidad de La Habana contrasta con las manifestaciones de júbilo que tuvieron lugar el lunes por la noche en Miami, donde se concentra la mayor parte del exilio cubano, y centenares de personas salieron a las calles a celebrar lo que consideraron "el principio del fin" del régimen de Castro.

"Por qué no va a haber normalidad aquí si no hay pasado nada. Los que se ponen nerviosos son los de Miami, aquí todos estamos tranquilos porque está Raúl, que es como si estuviera él (Fidel)", dijo un residente en el barrio del Vedado.

"La situación es muy dura, porque la edad no lo acompaña mucho y es lógico que el enemigo se quiera aprovechar del mal del contrario, pero que no se hagan muchas ilusiones tampoco porque la revolución no es de un hombre solo y este pueblo está preparado para todo", afirmó un chofer habanero.

Las largas colas para conseguir visados en los consulados extranjeros se mantenían en la mañana de este martes.

Decenas de personas aguardaban turno en un parque próximo a la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana (SINA), aunque preferían mantener silencio sobre la nueva situación.

"Aquí nadie va a hablar de eso porque estamos todos para resolver nuestros problemas de visa y de salida", dijo un joven.

"Confío en que no haya cambio en la política migratoria y que ahora la SINA no cambie los trámites, no creo que lo haga", añadió.

"Lo que deberían decir es cómo está el comandante y qué ha pasado", reclamaba una mujer que leía con avidez en el periódico la proclama divulgada el lunes por la noche, en la que Castro anunciaba la cesión temporal del poder en favor de su hermano Raúl.

Los medios oficiales cubanos, controlados por el Estado, se limitaron este martes a reproducir la proclama de Castro, leída en la televisión oficialista local por su jefe de despacho, Carlos Valenciaga.

Varias emisoras de radio repetían insistentemente la proclama, pero ningún medio ha ofrecido información adicional sobre la evolución del gobernante o la posible publicación de un parte médico.

"No hay nuevas informaciones sobre las que se han facilitado hasta ahora", apuntó una fuente oficial consultada por EFE.

Por primera vez en sus 47 años en el poder, Fidel Castro, que cumplirá 80 años el 13 de agosto, delegó provisionalmente su jefatura del Consejo de Estado, la Secretaría del Partido Comunista y de las Fuerzas Armadas en su hermano Raúl, de 75 años.

En su proclama, el gobernante dijo que tomó la decisión tras ser sometido a una operación para frenar una hemorragia intestinal.

"La operación me obliga a permanecer varias semanas de reposo alejado de mis responsabilidades y cargos", afirmó.