Actualizado: 18/10/2019 17:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

carta de invitación

El gobierno exonera a algunos cubanos de la carta de invitación para viajar al exterior

Enviar Imprimir

AFP/ La Habana. Las autoridades cubanas, que en mayo reforzaron los requisitos para viajes privados de sus ciudadanos al exterior, anunciaron una serie de excepciones para la presentación de cartas de invitación, la principal de esas condiciones.

Los cubanos que aspiran a viajar de forma particular deben presentar a las autoridades una carta de invitación, con certificación notarial o policial del país del que procede, además del pasaporte y el permiso de salida otorgado por las autoridades migratorias.

Según una información publicada en el sitio en internet de la cancillería cubana, se exoneran de la carta de invitación los cubanos nacidos en el exterior; los que viajen para tratamiento médico y por razones humanitarias.

Igualmente los nietos y el cónyuge de los hijos de los cubanos nacidos en el exterior que los acompañen en su viaje; padres, hijos y nietos de cubanos que tienen unión matrimonial formalizada con extranjeros y viajen en unión de éstos; quienes posean pasaporte, residencia permanente o provisional del país al que se dirigen o asistan a actos no oficiales.

También los cubanos que soliciten viajar a recibir cobro de herencias, pensiones o premios en el exterior, los padres de los cubanos nacidos en el exterior y los que viajen al país de nacimiento de padres, cónyuge, hijos y abuelos.

El trámite de legalización de la carta de invitación ante los consulados cubanos en el exterior cuesta unos 200 dólares, a lo que se suma el pasaporte, cuya confección cuesta 85 pesos convertibles (unos 100 dólares), el permiso de salida, por el que el gobierno cobra 150 pesos convertibles (180 dólares), y el valor de la visa del país de destino, el seguro médico y el pasaje.

Desde mayo, la carta de invitación, formalizada hasta entonces en notarias especiales de La Habana, sólo se puede presentar en consulados cubanos en el país correspondiente al invitante.

Esos documentos se presentan desde el pasado mes sólo ante los cónsules cubanos, que "están facultados para rechazar la invitación cuando concurran elementos que así lo aconsejen", según la ley.