Actualizado: 23/09/2019 16:12
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Centro de Formación Cívica y Religiosa, José siro, Enrique Serpa, Iglesia católica, Vitral, Dagoberto Valdés

Incertidumbre sobre el futuro del Centro de Formación Cívica y Religiosa de Pinar del Río

Organizaciones del exilio lamentan el cierre de la revista católica 'Vitral'.

Enviar Imprimir

Después del anuncio del cierre de la revista católica Vitral, reina la incertidumbre sobre el futuro del Centro de Formación Cívica y Religiosa (CFCR) de la Diócesis de Pinar del Río, dirigido también por el laico Dagoberto Valdés.

Las autoridades del Obispado de Pinar del Río, a cargo del CFCR, no han hecho aún declaraciones al respecto, ni tampoco sobre el cierre de Vitral.

Fundados durante el episcopado de José Siro, a quien se identifica con los sectores más críticos de la Iglesia en la Isla, la revista y el Centro de Formación Cívica y Religiosa han funcionado durante más de 12 años en medio de dificultades y presiones, tanto por parte del Estado como de algunas autoridades religiosas del país.

Varios medios de prensa ya han señalado sus temores sobre la posible desaparición del CFCR a raíz de la clausura de la revista. El diario español El País refiere en su edición de este miércoles que monseñor Jorge Enrique Serpa, obispo de Pinar del Río, "no ha dado todavía su versión de lo sucedido, ni tampoco se sabe aún si el Centro Cívico continuará existiendo o se desmembrará".

El Centro de Formación Cívica y Religiosa, creado en 1993, ofrece diversos cursos: desde clases de computación y programas de formación para pequeños empresarios y economistas, hasta materias más controvertidas, como derechos humanos o pluralismo y participación política.

En una nota publicada este miércoles, El Nuevo Herald cita a la secretaria del CFCR, la cual aseguró al rotativo vía telefónica que "el Centro sigue funcionando''.

El diario agregó que fuentes relacionadas con la Diócesis de Pinar del Río y la Arquidiócesis de La Habana describieron el cierre de Vitral como una medida estratégica, objeto de discusión en la cúpula católica por más de un año.

Asimismo, una fuente anónima dijo a El Nuevo Herald que, "por su agudeza de planteamientos sobre el poder político y su compromiso con la sociedad civil, Vitral se había convertido en una piedra peligrosa que inquietaba tanto a las posturas conservadoras de la Iglesia como a los 'duros' del gobierno".

En tanto, en declaraciones a EFE, Valdés dijo no tener más detalles sobre los motivos para el cierre de la publicación, que el anunciado en la nota del número 78.

"No los tenemos y nos remitimos exclusivamente" a la nota del Consejo de Redacción, indicó Valdés, y agregó que "en esta ocasión el Consejo de Redacción ha acordado no hacer declaraciones públicas".

Vitral, afirmó, se comenzó a publicar en 1994 y contaba a día de hoy con una tirada de 10.000 ejemplares. "Cerramos el año 13 con 78 números, sin que faltara ninguno".

Un portavoz de la Oficina de Prensa de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC) dijo a EFE que no tenía información sobre el cierre de la revista, y agregó que Vitral era una de las treinta publicaciones católicas existentes en la Isla, de las cuales una decena son diocesanas y el resto boletines parroquiales y breves hojas impresas que proliferaron desde comienzo de los años noventa.

"Es un problema de financiamiento, no tenemos materiales. Este año salieron dos ediciones. La última la estamos terminando en este momento", dijo a Reuters un miembro del equipo editorial de Vitral que pidió no ser identificado.

Según Reuters, la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba dijo que no tenía información disponible sobre el cierre de la revista. La agencia informó que fue imposible contactar con monseñor Serpa.

Un diplomático extranjero en La Habana dijo a Reuters que Valdés había advertido sobre crecientes dificultades por parte de la Diócesis de Pinar del Río para adquirir el papel y tóner necesario para la publicación.

Vitral se editaba en el mismo edificio del Obispado de Pinar del Río con cuatro fotocopiadoras y gracias al trabajo de un equipo de voluntarios .

Organizaciones del exilio lamentan el cierre de 'Vitral'

La organización Cuba Democracia Ya!, en un comunicado distribuido este martes, lamentó que "un proyecto tan valiente y cívico como Vitral, liderado por Dagoberto Valdés, un hombre que ha decidido permanecer en la Isla a pesar del acoso de la Seguridad del Estado y que lo ha puesto todo en juego en favor de la revista, concluya sin ver realizados sus objetivos plenos".

"¿Adónde va la Iglesia cubana? ¿Qué pretenden sus actuales líderes? ¿Por qué abandonan a su suerte a los cubanos con decisiones tan polémicas como el cierre de uno de los pocos medios de prensa independientes del país y con el apabullante silencio sobre las reiteradas violaciones a los derechos humanos en la Isla?", se preguntó la organización tras el cierre de la revista católica.

La Asociación Española Cuba en Transición (AECT) culpó del cierre al gobierno y dijo que este hecho pone en evidencia que el régimen "sigue desconfiando de cualquier tipo de apertura" y "está clausurando hasta el más mínimo espacio de libertad".

"Vitral se ha convertido en un espacio de libertad, en el que se han planteado debates sobre temas prohibidos a los medios de comunicación oficiales", agregó la AECT en un comunicado divulgado este martes.

Por su parte, la ONG Solidaridad Española con Cuba instó "a todos los españoles, que gozan de libertades, a que se dirijan al Obispado de Pinar del Río y, haciendo uso de la libertad de expresión que se le niega al pueblo cubano, le pidan que apoye a la revista Vitral y no permita su cierre".