Actualizado: 23/09/2019 16:12
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Centro de Formación Civica y Religiosa, Diocésis de Pinar del Río, Vitral, Dagoberto Valdés

La redacción de 'Vitral' anuncia que no garantiza la salida de la revista

En una nota publicada en su último número, la publicación informa a sus lectores que la decisión se debe a la 'falta de recursos'.

Enviar Imprimir

En su último número publicado, el 78, correspondiente a los meses de marzo-abril de 2007, el consejo de redacción de la revista católica Vitral, dirigida por el laico Dagoberto Valdés, ha anunciado que "no podrá garantizar más la salida de la revista por falta de recursos".

El consejo de redacción no menciona en su anuncio, que llama "Nota Importante", nada referente al concurso Vitral, cuya décima convocatoria cierra el próximo 30 de mayo, así como a la edición en internet de la revista Vitral, perteneciente al Centro de Formación Cívica y Religiosa de la Diócesis de Pinar del Río.

En el número 76, la publicación hizo una encuesta entre sus lectores, cuyos resultados aún no han sido publicados y donde entre otras cuestiones se pregunta si la revista debe seguir publicándose y por qué.

Recientemente, en entrevista concedida al diario español El País, el cardenal Jaime Ortega consideró "un signo positivo" que, pese a las fricciones con el gobierno, se hayan mantenido las casi 30 publicaciones que tiene la Iglesia en toda la isla, aunque alguna, como la revista Vitral, sea bastante crítica con la política oficial.

En la celebración por el aniversario 12 de Vitral, el propio Valdés, director también del Centro de Formación Cívica y Religiosa, invitó "a todos los pinareños y los hombres y mujeres de buena voluntad y ansias de renovadas vertientes" a que se asomaran "a éste Vitral, tan discutido y malentendido por unos y tan querido y defendido por otros".

Además de la nota para informar a los lectores de que no se garantiza la salida de la revista, Vitral incluye en su número 78 el editorial Cuba: hora de oportunidades, donde se refiere que "muchas personas, de muy diferentes modos de pensar y de creer, coinciden en que este pudiera ser un tiempo de oportunidades para Cuba", con respecto a la actualidad de la Isla tras la enfermedad del Fidel Castro y la delegación de poderes en su hermano Raúl.

El texto insiste en que la "oportunidad" es "para todos y cada uno de los cubanos y cubanas" de la Isla o "cualquier lugar de la Diáspora", y apunta que "es hora de optar por la verdad sin odios", "por la justicia sin ensañamiento, con magnanimidad", y por "la reconciliación sin ocultar las cicatrices, pero sin hurgar en ellas".

Asimismo, habla "de dejar atrás los anacronismos", lo que implica, agrega, no "aferrarse a una manera de participar que pertenece a la edad de los autoritarismos y los paternalismos, propios de la adolescencia cívica y no de la madurez ciudadana, que sabe que la autopista para llegar a la democracia es la participación efectiva, eficaz, plural, transparente, tolerante y cotidiana".

Y aclara que dicha participación es "unas veces de apoyo y otras como participación discrepante, pero siempre con la misma validez, respeto y espacios para el debate público y el consenso negociado".

El editorial de Vitral menciona "otros anacronismos", tales como "las medidas económicas impuestas contra los ciudadanos", "las inversiones económicas que desconocen y violan los derechos de los trabajadores cubanos", "manipular, con utilitarismos políticos, las necesidades y pobrezas de los pueblos, para intercambiar bienes de indiscutible justicia social por influencias políticas de un lado y de otro", "cerrar y aislar el país ya sea desde dentro o desde fuera, y prohibir la libre circulación de los ciudadanos dentro y fuera de sus fronteras provinciales y nacionales".

Para concluir, insta a "no cerrar la puerta (…) a la oportunidad para que cada cubano pueda crear y protagonizar su propio proyecto de vida y para que podamos encontrarnos, asociarnos, organizarnos libre y pacíficamente para buscar comunitariamente la igualdad de oportunidades y la oportunidad para que Cuba cambie para bien", añade.