Actualizado: 17/10/2017 10:31
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Cambios, Inversiones, Economía

La Cuba de los negocios despega

El éxito de su nueva transición, o actualización económica, dependerá en gran medida de su capacidad de generar un círculo virtuoso de crecimiento que genere prosperidad para el pueblo cubano

Comentarios Enviar Imprimir

La imagen de decenas de aviones despegando y aterrizando en Cuba es una buena forma de mostrar la efervescencia del turismo y la atención económica y empresarial internacional en la Isla. Una imagen reveladora del momentum que vive la isla, especialmente tras la autorización del Departamento de Transporte del Gobierno de EEUU de autorizar a seis aerolíneas para comenzar a operar las rutas comerciales entre los dos países tras más de 50 años, escribe Pau Solanilla en elEconomista.

El país está en ebullición, y se multiplican los turistas y las visitas de delegaciones empresariales e institucionales. El interés por la perla del Caribe se ha disparado, y encontrar hoy cama en un hotel de la Isla, ya sea para hacer turismo o para organizar viajes de exploración de negocios, es una misión cada vez más complicada.

Cuba siempre ha sido un enclave económico de una relevancia inversamente proporcional a su tamaño, y los importantes cambios que se están produciendo en los últimos años están generando una serie de nuevas dinámicas internas y externas que constituyen nuevas oportunidades de negocio e inversión. La Isla tiene un excelente posicionamiento geoestratégico, un extraordinario potencial en el terreno del capital humano, con una población altamente cualificada y formada, con un ingenio y creatividad más que probado, y un mercado de consumo de once millones de habitantes quasi virgen.

Además del sector turístico, locomotora económica del país, con casi cuatro millones de turistas en el año 2016, los sectores de salud y educación generan respectivamente un 17,1 % y 8,3 % del PIB, lo que constituye unas sólidas bases en el terreno del desarrollo humano y sitúa a Cuba en la cuarta posición en América Latina en el Índice de Desarrollo Humano tras Chile, Argentina y Uruguay.

El país tiene, sin embargo, importantes deficiencias que debe y quiere corregir. La actual estructura productiva cubana se caracteriza por una insuficiencia crónica en muchos sectores económicos con baja producción, ausencia de incentivos y precios regulados, que hace poco eficiente el sistema de producción y distribución. El país ha apostado por iniciar un camino de actualizaciones económicas, según el léxico institucional local, con importantes cambios en su estructura productiva y de gestión de la economía y las empresas para modernizar el enorme aparato burocrático estatal que retrasa y desalienta tanto la inversión, así como la emergencia del sector de los emprendedores o cuentapropistas.

Así, el país ha decidido transitar por un modelo económico, que, sin renunciar a un modelo socialista de planificación estatal, apueste por la apertura económica y la atracción de la inversión extranjera. Para ello ha promulgado una nueva Ley de Inversión Extranjera, la creación de la Zona Especial de Mariel, la introducción de importantes incentivos y la apertura de sectores económicos clave de su economía tales como el sector agroalimentario, la industria, la energía o la biotecnología.

En ese sentido, hace pocos días se celebró en la Feria Internacional de La Habana el primer Foro de Inversiones en el que el ministro de Inversión Extranjera y Comercio Exterior, Rodrigo Malmierca, presentó la nueva cartera de oportunidades de negocios para atraer inversiones extranjeras directas con un total de 395 proyectos por un monto superior a los $9.000 millones.

Un portafolio de oportunidades en las que destacan, además del turismo, la energía y el sector agroalimentario, nuevas e importantes iniciativas en el terreno de la financiación y construcción de infraestructuras asociadas al turismo, las telecomunicaciones, los recursos hidráulicos, el sector bancario o la posibilidad de participación foráneo en la actividad de las cooperativas agropecuarias.

Toda una revolución en la apertura económica del país, que puede permitir identificar interesantes oportunidades de negocio para las empresas extranjeras. Y es que, a pesar de todos los desequilibrios y deficiencias que Cuba tiene —y reconoce—, cuenta con unos activos nada despreciables que la hacen única en la región y que pueden constituir una de las pistas de despegue de su economía para los próximos años.

Sin embargo, el éxito de su nueva transición, o actualización económica, dependerá en gran medida de su capacidad de generar un círculo virtuoso de crecimiento que genere prosperidad para el pueblo cubano, transitando hacia un modelo económico actualizado que permita liberar todo el caudal de creatividad que radica en la Isla y sobre todo aumentar los salarios.

Para ello, Cuba tenía hasta la fecha restringida los mecanismos de financiación internacional, pero abren nuevas ventanas de oportunidad con la negociación con el Club de París que ha permitido la reestructuración de su deuda externa. De igual forma, la colaboración con instituciones financieras como CAF, Banco de Desarrollo de América Latina, de la que Cuba entrará a formar parte en breve, así como otras instituciones y fondos internacionales como el Banco Europeo de Inversiones que han declarado estar dispuestos a apoyar el desarrollo económico y social del país, pueden permitirles financiar parte de su modernización y desarrollo económico.

Sin embargo, la victoria de Trump supondrá en el corto plazo un cierto impasse ante la prudencia e incertidumbre de cómo gestionará el nuevo presidente de EEUU las medidas de apertura y deshielo que Obama impulsó. Muchos pensamos, que más allá de la retórica política y los aspavientos, el camino iniciado no tiene marcha atrás, por lo que Cuba y las empresas extranjeras tienen y deben aprovechar el momentum actual para tener la habilidad de conciliar los intereses externos e internos que permitan concretar y consolidar las oportunidades que genera la Isla.

Cuba es un destino de inversión interesante, pero complejo y único, en el que la audacia, paciencia y perseverancia tienen premio.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.