Actualizado: 23/10/2019 9:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Castro-salud

Miles de exiliados celebraron en Miami lo que creen es el 'principio del fin'

La Casa Blanca dice que 'monitorea' la situación en la Isla.

Enviar Imprimir

Miles de personas se lanzaron el lunes por la noche a las calles de Miami a celebrar la decisión sin precedentes de Fidel Castro de delegar el poder de forma provisional a su hermano Raúl, tras ser operado de urgencia por un problema intestinal, informó la AFP.

Poco después del anuncio, difundido por la televisión oficialista cubana, los manifestantes comenzaron a congregarse frente a un restaurante de la Pequeña Habana, en Miami, esperando que este sea el "principio del fin" del régimen.

"Yo no creo que esto sea un teatro, este es el comienzo, le pido al pueblo de Cuba que no se me eche atrás, es el principio del fin", dijo Fausto Estrada, un cubano de 72 años de edad.

Cientos de personas salieron también a las calles en ciudades vecinas como Hialeah y Westchester, donde viven gran parte de los más de 600.000 cubanos del condado de Miami-Dade.

Deseándole la muerte al gobernante, la gente se paseaba por la calle tocando bocinas, portando banderas cubanas, gritando "Viva Cuba" y "Libertad", y con carteles que decían que Fidel "se partió".

"Yo no lo dudo que esté muerto, en 40 años esto nunca lo habían hecho", dijo la esposa de Estrada, Belkys, ante rumores que corren en la calle de que el líder ya falleció.

En 47 años en el poder es la primera vez que Castro cede sus funciones de líder máximo.

Aunque la proclama oficial, firmada por el gobernante, aclaró que la transferencia es "provisional", los manifestantes cruzaban los dedos deseando que sea permanente.

"Debe acabar ya. Transfirió el poder, ya, se acabó", afirmó Mercedes Armas-Bach, una jueza de Miami que dijo haber salido de la cama para unirse a la celebración en la Pequeña Habana, frente al Versalles, restaurante en el que el presidente George W. Bush desayunó el lunes por la mañana junto a líderes cubanos.

"Es un momento maravilloso para que la democracia florezca en Cuba", dijo Armas-Bach.

"Es una noticia fabulosa, es algo que estábamos esperando. Este es el principio de otra forma de vida en Cuba", dijo Rafael Estrada, de 46 años de edad, otro de los que festejaba la noticia portando una bandera cubana.

Estrada le dio "algunos meses" en el poder a Raúl Castro, máximo un año si Fidel quedara incapacitado.

Policías intentaban mantener el orden en la celebración y la Calle Ocho abierta al tránsito, y el alcalde de Miami, Manny Díaz, dijo que no tomaría medidas extraordinarias contempladas para la muerte de Castro.

Según EFE, Díaz dejó en claro que él, como muchos otros cubanoamericanos, esperaba que Castro muriera pronto, pero llamó a la calma en la ciudad.

"Si ocurre una buena noticia que todos esperamos, tenemos que estar todos con calma, sentirnos obviamente con mucha alegría, pero mantenernos de una forma muy tranquila", dijo. "Esta noche no duermo", añadió.

En Washington, la Casa Blanca dijo que está "monitoreando" la situación en Cuba.

"No queremos especular sobre su salud (la de Castro). Continuaremos trabajando para el día que Cuba sea libre", dijo el portavoz Peter Watking.