Actualizado: 23/07/2019 15:01
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Disidencia

Opositores desalojados de templo en La Habana dicen que la Iglesia “mintió”

Los comunicados de la Iglesia “han mentido desde un principio” y también “mintió” el canciller de la Archidiócesis”, dijo Fred Calderón, uno de los plantados en el templo católico

Comentarios Enviar Imprimir

El disidente Fred Calderón, uno de los trece ocupantes de la iglesia de la Caridad, en La Habana, dijo el viernes que el desalojo fue violento, aunque reconoció que no se produjeron heridos, reportó la AP.

“La iglesia está mintiendo”, señaló Calderón en una entrevista telefónica.

Sin embargo, vecinos consultados dijeron que la policía llegó al sitio y en pocos minutos se llevaron en autobús a los disidentes, pero sin que se produjeran escenas de violencia.

“El párroco abrió las puertas y rejas de la Iglesia a la brigada antimotines y nos sacaron brutalmente, nos arrastraron, nos empujaron, nos dimos golpes contra los bancos”, afirmó Calderón a la agencia Efe.

Calderón dijo que los comunicados de la Iglesia cubana “han mentido desde un principio” y también “mintió” el canciller de la Archidiócesis, monseñor Ramón Suárez Porcari, porque les manifestó que un “representante del Gobierno” iba a “dialogar” con el grupo.

En tanto, Vladimir Calderón, otro de los disidentes desalojados y director del Partido Republicano de Cuba, lamenta “que los representantes de la Iglesia” les “hayan engañado”.

El activista negó que él y sus compañeros hayan tratado de boicotear la próxima visita del Papa Benedicto XVI o causar daño a la Iglesia.

La pretensión de este grupo era aprovechar la visita del Pontífice “para decir que hay oposición en Cuba aunque el Gobierno lo niegue”, agregó.

Calderon apuntó que aunque están disgustados por el desenlace de este episodio, “se ha demostrado que el régimen cubano no quiere dialogar con quienes piensan distinto”.

Los 13 disidentes se encontraban en la iglesia de la Caridad desde el martes para demandar que el Papa pidiera en su nombre al Gobierno cubano libertad para presos políticos, derecho pleno a la propiedad privada, acceso a la información, eliminación de requisitos para viajar y la instalación de un gobierno provisional, entre otros.

Al día siguiente de que los opositores se plantaran, la Iglesia Católica cubana calificó de “irrespetuosos” e “irresponsables” a los trece ocupantes y aseguró que los templos no podían ser usados como “trincheras políticas”.

“Creo que un templo es un lugar de oración, no me parece que deba ser usado con fines políticos ni de un lado, ni del otro”, comentó el laico y opositor Dagoberto Valdés, quien sin embargo indicó que la Iglesia podría haber “canalizado” el mensaje de esas personas.

Valdés prefirió “no comentar” sobre el desalojo hasta tener más elementos.

El Vaticano apoyó decididamente la decisión del cardenal Jaime Ortega. “Hemos aprobado la posición del cardenal… No tengo nada más que añadir”, dijo Federico Lombardi, portavoz de la Santa Sede.

El reverendo Thomas Moore, investigador principal en el Centro Teológico Woodstock de la Universidad de Georgetown, indicó que aunque siempre es mejor evitar llamar a la policía, la Iglesia no ve con buenos ojos a las personas que tratan de ocupar un lugar sagrado.

“Los manifestantes estaban haciendo dos cosas: ellos utilizaron a la iglesia para una declaración política, pero también trataban de obligar al Papa a hablar con ellos, y creo que eran en realidad dos puntos en su contra”, dijo Moore.

“No deja de ser una medida controvertida, aunque en algún momento el templo debía retomar su actividad”, comentó el escritor y fotógrafo Orlando Luis Pardo Lazo, quien informó por Twitter de los sucesos en la iglesia.

“Tal vez la Iglesia hubiera podido manejar de manera interna la situación... Creo que aprovecharon para sellar una alianza con el gobierno de cara al futuro”, indicó Pardo Lazo.

Buena parte de la disidencia en la Isla tomó distancia de la ocupación. Sin embargo, la decisión de convocar a la policía para el desalojo fue consideraba incómoda.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.