Actualizado: 12/08/2020 19:20
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Mariela Castro, transexuales, homosexuales

Sobrina de Castro impulsa un proyecto de ley sobre derechos de los transexuales

El proyecto busca reconocer el cambio de identidad de los transexuales y ofrecerles operaciones gratuitas de cambio de sexo.

Enviar Imprimir

Mariela Castro, sobrina de Fidel Castro, impulsa en Cuba un proyecto de ley para reconocer los derechos de los transexuales que, de aprobarse, convertiría a la Isla en el país más avanzado de América Latina en ese campo.

Su objetivo, dijo en una reciente entrevista concedida a la agencia Reuters, es llevar al terreno de la sexualidad la revolución que su tío y su padre, Raúl Castro, hicieron hace 47 años.

"Es hacer realidad la revolución en estos aspectos de la vida que no se han tocado por históricos prejuicios y que, poquito a poco, se están abordando", dijo la sexóloga de 43 años.

"Tratamos de que los principios humanistas (de la revolución) incluyan estas cosas de las que no se habla y —por lo tanto— no existen", comentó en el patio de una antigua mansión de La Habana donde tiene sus oficinas el Centro Nacional de Educación Sexual.

Desde la dirección de ese centro, Mariela Castro promovió una telenovela sobre el sida, que escandalizó este año a muchos cubanos porque incluía historias de personajes homosexuales y bisexuales, hasta el momento generalmente caricaturizados en los medios de comunicación de la Isla.

El proyecto de ley en el que trabaja busca reconocer el cambio de identidad de los transexuales y ofrecerles operaciones gratuitas de cambio de sexo.

La iniciativa, esbozada a fines del 2005 a los miembros de la Asamblea Nacional del Poder Popular, fue bien recibida, sostuvo Castro.

Si todo sale bien, la ley sería votada en diciembre. "El momento es muy oportuno. La telenovela ayudó al debate a todo nivel. Todo lo que sea mover opinión es útil", dijo.

Pero la gente está asustada y cuando se la cruzan por las calles de La Habana le preguntan si es verdad que piensa también legalizar los matrimonios homosexuales.

"No sabemos lo que vamos a proponer. Todo depende de lo que se identifique como las necesidades principales de los homosexuales y lesbianas", dijo Castro.

"En Cuba el matrimonio no es tan importante como en otros países con más influencia católica. En Cuba es mas importante la unión consensual", agregó.

La sexóloga afirma estar convenciendo poco a poco a la vieja guardia de la revolución sobre la necesidad de construir una sociedad más tolerante.

Mucho ha cambiado, afirma, un país que a fines de la década de lo sesenta enviaba a los homosexuales a campos de trabajo forzado y en los setenta los discriminaba de ciertos empleos por considerar su orientación sexual una "desviación ideológica".

"Eso se paró. Se resolvió un problema de injusticia, pero no quiere decir que se haya superado la homofobia", dijo.

El delito de "sodomía" estuvo en el Código Penal cubano hasta 1979. Actualmente se aplican sanciones bajo la figura de "escándalo público", utilizada en muchas ocasiones de forma arbitraria.

Mariela Castro afirma que ella no es líder, sino parte del movimiento por la tolerancia.

"Yo me identifico como una activista social en el campo de la salud sexual. No me siento líder del proceso, porque no tengo tanto poder. Si lo tuviera, hubiese hecho muchas cosas", comentó.

Sin embargo, reconoce que su acceso privilegiado a los dos hombres más importantes del país le ayuda a promover políticas para cambiar la mentalidad de los cubanos.

La sexóloga dice contar con el apoyo de su padre.