Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Che Guevara, Jon Lee Anderson, Che Guevara. Una vida revolucionaria

Biógrafo del Che: 'queda la duda de por qué la operación' de La Habana para salvarlo 'fue tan chapucera'

Jon Lee Anderson admitió que 'era obvio que el Che estaba en aprietos y en La Habana lo sabían', pero que ambos habían pactado esa aventura.

Enviar Imprimir

El escritor Jon Lee Anderson, que acaba de sacar al mercado una nueva edición en español de la biografía del Che, dijo que "sólo queda la duda de por qué la operación" para salvar al guerrillero argentino por parte del gobierno de Fidel Castro "fue tan chapucera", reportó el diario español El País.

"Lo que montaron los cubanos allí fue una operación encubierta de un Estado en otro; cuando las cosas fueron mal, decidieron limitar los daños; y al final el Che se quedó solo", señaló Anderson.

El reportero estadounidense expresó que "la relación entre Fidel y el Che no fue la de Stalin con Trotski", y añadió que "era obvio que el Che estaba en aprietos y en La Habana lo sabían", pero que ambos habían pactado esa aventura.

Che Guevara.Una vida revolucionaria, publicada por el sello Anagrama, saca a flote una imagen del Che que nada tiene que ver con el pacifismo que muchos le endilgan. En el libro se constata la etapa estalinista de un líder que ordenó ejecuciones sumarísimas y que incomodó a Castro ante la URSS por su tendencia maoísta.

"Se sentía responsable por los males de la sociedad; su afán misionero le llevó a Marx, que hablaba de los desheredados. Iba con sus libros por el continente en pleno apogeo del imperialismo de Estados Unidos, que alimentaba esas desigualdades. Y de ahí salió todo", afirmó Andersen, quien consultó 220 libros e investigó en nueve países, en total, cinco años, tres en La Habana.

Según el periodista de The New Yorker, el momento clave sería su estancia en Guatemala, en 1953, donde vivió el derrocamientodel gobierno democrático de Jacobo Arben, auspiciado por Estados Unidos.

"La indignación social, la rabia, hizo de gatillo ideológico para él (…) allí dejó su búsqueda ideológica y se paró en el peor momento, con el estalinismo", porque, agregó Anderson, cuando murió Ernesto Guevara, en 1967, "estaba madurando ideológicamente; con el tiempo, se hubiera moderado".

El País reportó que la investigación de Andersen cambió hasta la fecha de nacimiento del Che (del 14 de junio de 1928 al 14 de mayo del mismo año) y permitió en 1997 que se hallaran sus restos, enterrados en la selva boliviana, a partir de las declaraciones que arrancó al militar que comandaba la patrulla que le capturó.

El escritor consultó en La Habana archivos oficiales hasta entonces cerrados y contó con el apoyo de la viuda del Che, Aleida March.