Actualizado: 04/08/2020 9:23
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Carlos Fuentes

El mexicano Carlos Fuentes ve que Cuba se dirige hacia un 'capitalismo autoritario'

Hugo Chávez 'quiere presentarse como el verdadero sucesor de Fidel Castro', imponiendo su 'política, sus locuras, su demagogia', agregó el Premio Cervantes.

Enviar Imprimir

El escritor mexicano Carlos Fuentes dijo en una entrevista que ve a Cuba dirigirse hacia un "capitalismo autoritario", si no lo echa a perder el "nefasto" pretendiente de Venezuela, Hugo Chávez, reportó EFE.

Chávez, agregó Fuentes, "quiere presentarse como el verdadero sucesor de Fidel Castro" imponiendo su "política, sus locuras, su demagogia", expresó el autor de La muerte de Artemio Cruz.

De visita en Cartagena de Indias, Fuentes deseó "que haya suficiente inteligencia política en Cuba para evitar contagio con Chávez", a quien definió como "el mago del birlibirloque", que plantea políticas de "tipo personalista" y, cuando desaparecen de la escena, "los problemas quedan".

En tanto, comentó que para el desarrollo de América Latina hay que buscar políticas que "rebasen el liderazgo de las personas, sean buenas o malas".

Hace falta "la voluntad interna, la asociación entre todos los países de la región y la apertura al mundo", agregó, y advirtió sobre las consecuencias de "un falso desarrollo por la vía autoritaria".

El Premio Cervantes mostró preocupación por la violencia que genera "el narcotráfico y la narcoviolencia", presente, en "mayor o menor grado", en todos los países de América Latina que, según el escritor, "distraen" de las tareas de salud, educación y, en definitiva, de "las mejoras en el nivel de vida de 250 millones de latinoamericanos que viven en la miseria".

Sobre este tema se mostró "muy partidario" de la despenalización de la droga "a nivel mundial", porque dijo estar convencido de que ocurriría como con el alcohol en Estados Unidos: "Hubo borrachos, pero ya no hubo Al Capone; con la droga pasaría lo mismo".

Fuentes mencionó en el caso de México la falta de seguridad y es consciente de que "la presencia del narcotráfico y la narcoviolencia" no permite al gobierno de Felipe Calderón "solucionar los grandes problemas".

Asimismo, reconoció como una buena iniciativa del gobierno mexicano pretender generar empleo para no depender "tanto" de la exportación de mano de obra a Estados Unidos.

El escritor calificó la gestión del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, como "catástrofe que todavía puede llevarnos a situaciones muy peligrosas", y reclamó una Europa "fuerte" que contribuya a asegurar un "mundo multipolar" en el que América Latina tenga un lugar reservado.

"En un país estable, con tradición democrática, los escritores no son muy tomados en cuenta, pero deje que venga una dictadura totalitaria y lo primero que se hace es perseguir escritores y quemar libros", señaló.

"¿Se necesita un dictador para darle valor a la literatura, que las democracias no saben darle?", se preguntó.