Actualizado: 03/12/2021 11:36
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Vicente Ferraz, cine, soy cuba, Michael Kalatozov

Estrenan en Nueva York documental del único filme cubano-soviético, que data de 1964

'Me interesaba hacer, a través de ese filme, una analogía de la historia de Cuba de los últimos cuarenta años', dijo el realizador brasileño Vicente Ferraz.

Enviar Imprimir

El documental Soy Cuba, el mamut siberiano, del realizador Vicente Ferraz, se estrena este viernes en Nueva York, informó EFE.

Presentada este año en la selección oficial del Festival Sundance y en el último Festival Internacional de Cine de La Habana, Soy Cuba, el mamut siberiano explora las causas del olvido y el rescate 30 años después de creado del único filme cubano-soviético, Soy Cuba, del cineasta ruso Michael Kalatozov (1903-1973).

El filme de Kalatozov, rodado en catorce meses y estrenado en 1964, presenta a la Cuba revolucionaria, pero con un carácter monumentalmente propagandístico y una imagen idealizada y romántica de la realidad de esa época.

Según señaló Ferraz, era una época "de cambios mundiales: la Guerra Fría estaba en pleno auge e imperaba la utopía y el romanticismo".

Con una visión épica de la vida en la Isla, Soy Cuba tuvo poca acogida popular y cayó en el olvido durante más de treinta años.

En 1995 fue rescatada del olvido gracias a la fascinación que despertó su estética y calidad técnica en los cineastas estadounidenses Martin Scorsese y Francis Ford Coppola, quienes llevaron la película a formato DVD.

Sin embargo, según el revela el documental de Ferraz, los creadores de Soy Cuba desconocían hasta hace muy poco que la película se había lanzado en DVD.

"Me interesaba hacer, a través de ese filme, una analogía de la historia de Cuba de los últimos cuarenta años. El lado humano de la película, de la experiencia de hacerla, fue lo que más me llamó la atención", dijo el director brasileño y explicó que cuando supo de esta historia, se interesó por realizar un documental que no fuese un making of.

En su opinión, el hecho de que el filme sólo alcanzara a plasmar una visión romántica de los hechos, "causó un shock en Cuba y la Unión Soviética".

"A mí me llamó la atención cómo los soviéticos y los cubanos pudieron convivir por casi dos años de filmación, uno de los rodajes más largos de la historia, siendo dos culturas tan diferentes", añadió Ferraz.

En Soy Cuba, el mamut siberiano, mezcló escenas originales del filme de Kalatozov con entrevistas al elenco e integrantes soviéticos y cubanos del equipo de producción, para investigar las razones por las que la película fue olvidada durante 30 años.

"Lo maravilloso es que todas estas personas tenían ganas de hablar de eso. De alguna manera, destapé su memoria de la película. Cuando la presenté en La Habana hubo actores extras del filme que se me acercaron muy emocionados para darme las gracias", comentó.