Actualizado: 03/12/2021 11:36
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Jorge Edwards, Pinochet

J. Edwards: Castro creía que los escritores eran el sector más atrasado de la revolución

El escritor chileno afirmó que las 'bibliotecas de Fidel y Pinochet eran idénticas'.

Enviar Imprimir

Jorge Edwards afirmó que Fidel Castro recelaba de los escritores y creía que eran el sector más atrasado de la revolución, en una entrevista ofrecida a la agencia DPA, reportó el diario chileno La Segunda.

"Tenía mala relación con la poesía y el mundo del arte le producía una cierta aversión, le molestaba", señaló el escritor.

Edwards reveló que las "bibliotecas de Fidel y Pinochet eran idénticas" y advirtió de "tener cuidado" con estos personajes que ven en el arte una bifurcación peligrosa del mundo.

Sus obras, comentó, fueron prohibidas por los gobiernos de Cuba y Chile en la década de los años ochenta.

Durante su etapa de agregado cultural en Cuba del gobierno socialista de Salvador Allende (1970-1973), el autor de Persona non grata comentó que visitó dos bibliotecas de Castro.

"Una que tenía de joven, en una casa que todavía la conservan como reliquia" y "la otra estaba en una cabaña a la que fui invitado con marinos de la Esmeralda", el buque insignia de la armada chilena. "Había libros de historia, ciencias naturales, oceanografía, viajes y navegaciones, al igual que Pinochet, que tenía pura historia militar, biografías y mapas", dijo.

"Lo de Pinochet lo supe porque una bibliófila que conozco, Berta Concha, fue comisionada por un juez para que inventariara sus libros y después me contó", señaló.

Asimismo, dijo que la denostación de Castro hacia los escritores fue la causa de su pelea con el poeta comunista chileno Pablo Neruda. "Nadie entendía que tuvieran tan malas relaciones", indicó Edrwards, amigo personal del Premio Nobel desde 1952 hasta su muerte, en 1973.

La relación entre Neruda y Castro llegó a su punto más álgido en 1966, cuando un grupo de intelectuales de la Isla firmaron una dura carta contra Neruda, en la que lo acusaban de alejarse de los principios revolucionarios.

"Neruda sabía perfectamente que esa declaración era ordenada por Fidel Castro, porque esos escritores jamás se iban a atrever a atacar a un connotado comunista chileno si no había luz verde de arriba", señaló Edwards.

"Pero detrás de esa misiva había una crítica al Partido Comunista chileno, por su reformismo. Fidel no quiso hacer una crítica directa y lo hizo a través de una de sus figuras emblemáticas", añadió.